Supuesta agresora de Miss Tierra da su versión: “Soy la víctima, temo por mi vida”

Hace varios días una noticia acaparo los espacios de los medios digitales especializados en tema de entretenimiento. En ella, se acusaba a la joven Yineiri Fiordaliza López de provocar heridas cortantes en el rostro de la Miss Tierra RD 2020, María Villalona. Sin embargo, según sus declaraciones, nada de esta historia es contada de la forma precisa.

La joven Yineiri, reveló que en redes sociales se le ha tildado de envidiosa, agresiva y estar ardida por el amor de un hombre, dañando de forma irrevocable su imagen pública. Por esta razón decidió contar su historia. Una que reproducimos de forma íntegra, luego de pedir su derecho a réplica.

Ella dice que no es cierto que cortó a la reina de belleza, tampoco que estuviera celosa y mucho menos que sea agresiva. De hecho, asegura que fue ella a quien agredieron y tiene testigos, además señala que fue estafada por la pareja de la miss, e incluso dice la amenazó de muerte.

“Yo me mudé a una torre de la capital, y en el transcurso de ese proceso de mudanza yo conocí al señor Rafael Campos. Esa persona se acercó a mí de manera amistosa, salimos por un tiempo (un mes). La tercera vez que salí con esa persona me di cuenta de algunas cosas y decidí ir alejándome, cortando poco a poco la relación que se pudo formar”, inicia su relato.

Y continúa: “En medio de la mudanza, el señor me ofreció comprarme un televisor, él mandó una persona a desinstalarlo a mi apartamento, este era de 83 pulgadas con un valor de medio millón de pesos, era muy costoso y a él le interesó, para que no se rompiera durante la mudanza decidí vendérselo por RD$ 200 mil, junto con unos cuadros (unas pinturas), él aceptó y quedamos que en una semana me entregaría lo acordado”.

Tras eso, sigue relatando, “se ofreció voluntariamente a que, si yo tenía algo de valor lo podía guardar por mí en su apartamento, porque tiene caja fuerte para que en la mudanza no me robaran nada, porque en las mudanzas siempre se pierden o se roban cosas, yo acepté, le entregué una mochila con mis cosas de valor, porque me iba a mudar para Bonao, que es donde resido actualmente”.

“Pasó el día siguiente, y fui a reclamar la mochila, donde el señor Rafael Campos, y cuando llegué a mi casa y revisé la mochila, me di cuenta que me faltaban 4 mil dólares en efectivo, fui a reclamarme y él me contestó con evasivas. Le sugerí revisar las cámaras colocadas en su casa, donde se podía ver el lugar donde guardé la mochila, por si alguien entró y se la robó. Ya en ese tiempo había estudiado al señor, y me habían llegado algunas historias, por eso traté de manejar el tema de la forma más pasiva posible para que el me devolviera mis cosas y me pagará mi televisión”, reiteró.

Dijo tener pruebas de las conversaciones donde le pedía que le devolviera su televisión y el resto de sus artículos, sin embargo, él se negaba, señala ella, por lo que tuvo que acudir a las autoridades y denunciarlo por robo, abuso de confianza y estafa.

“Todo fue planeado para estafarme, al igual que hizo con los cuatro mil dólares. Ese mismo mes fui a las autoridades y le puse una querello al señor Rafael Campos por robo y abuso de confianza. Al día siguiente de poner esta denuncia, fui con mi abogado a recoger unas pertenencias que me habían quedado en el edificio, y ahí mismo el señor, Rafael Campos, estaba llegando al edificio, me vio y mi abogado le pidió hablar con él, él accedió, pero solo con él y subieron a su apartamento, entonces, m abogado baja y dice que le presentó el televisor y que estaba en buen estado, incluso la prendió, y prometió regresársela al siguiente día, pero que debía firmar un documento que señalara que había entregado el artículo voluntariamente”, reseñó.

Dijo que esto la tranquilizó. “Al día siguiente fuimos a retirar el televisor que el señor se comprometió a entregar, ahí estaba la señora María Villalona, él nunca bajó, mi abogado subió con dos ayudantes, se bajó la televisión al lobby, el señor Rafael Campos, llamó a la compañía donde se había comprado la televisión, y les dijo que tenía una televisión robada que yo le había vendido, que la tenía yo, y que vinieran a buscarla, a la hora que yo iría. Yo fui a firmar el acuerdo, me quedé en mi vehículo, y mi abogado me dice que salga y vaya al lobby, porque hay unas personas que dicen que la televisión no es tuya y se la quieren llevar. Yo entro, ellos no estaban, y empiezo a discutir, pidiendo que me la devolvieran, porque el señor me quería estafar”.

Es en ese momento cuando según ella se produce la agresión en su contra por parte de la reina de belleza. “En ese momento la señora María Villalona baja y me agrede, obviamente mandada por el señor Rafael Campos, entonces ahí iniciamos una pelea, tengo cinco testigos, el conserje, mi abogado, dos ayudantes y los técnicos que fueron a llevarse el televisor; yo no soy de pelear fue la primera pelea que he tenido en mi vida”, aseguró.

“Ella bajó ofendiendo y lanzando acusaciones en mi contra, me agredió, yo me defendí, pero jamás la corté, porque no tenía ningún objeto cortante en mis manos, me hizo una marca en la cara, yo me defendí como pude. Ella tiene 6 pies y yo 5’3. Eso fue un pleito de un minuto, luego nos separaron, salí con la cara sangrando, ella subió al apartamento del señor”, expresó.

Recalcó que, “ella me agredió a mí por reclamar una televisión, que él entregó rota y de ahí vino todo ese problema. Fui a la fiscalía y le puse una denuncia a la señora María Villalona, tengo las fotos, no me la aceptaron porque cuando fui el médico legista estaba. La señora fue y la puso también en mi contra y le dio seguimiento, porque tiene una hermana fiscal, yo no sabía lo que estaba pasando, porque yo decidí dejar eso así, porque iba a perder más, porque estaba bregando con personas violentas”.

“Ese mismo día él me llamó a mi teléfono amenazándome de muerte, diciéndome que me pasaría algo. Yo lo dejé así, no le di seguimiento a mi denuncia, porque no conocía los procedimientos, porque nunca había tenido problemas con la justicia”, expresó.

Sobre su apresamiento en el aeropuerto

Reveló que, por su trabajo viaja de forma constante fuera del país, en uno de esos viajes, para realizar una sesión de fotos para una tienda de una amiga residente fuera, se le informa que no podía salir porque tenía una orden de impedimento de salida, tuve que durar desde las tres de la mañana, cuando salía mi vuelo hasta las 2 de la tarde cuando me llevaron a la fiscalía”.

“Ahí comenzó mi calvario”, continúa. “Ellos programaron un viaje para México ese día, con la finalidad de coincidir conmigo y ver cuando me apresaban porque sabían todo. Fue todo planeado, ellos sabían que estaría allá, publicaron sus fotos y una mía detenida. Acusándome de querer huir del país. Amanecí detenida sin saber nada, tenían periodistas esperándome. El juicio fue virtual e hicieron un montaje de mí sacándoles el dedo para insultarlos, cuando no fue así”.

“Me denigraron, y me acusaron de agredirla porque le tenía envidia, que éramos dos modelos y yo por envidia le raje la cara. Eso se está promoviendo, se encargaron de pagar para que se me publicara como una criminal”, concluyó.

Pidió a la justicia que le dé seguimiento a su caso, porque teme por su vida, sin embargo, continuará defendiendo su derecho para demostrar que ella ha sido la víctima en este caso.

“El señor me robó un dinero que iba a utilizar para un procedimiento médico de mi madre, que él sabía, porque lo llamé llorando para que me devolviera lo que me pertenecía y encima me destroza de forma pública”, señala la joven desesperada.