Soledad, depresión y adicciones

Por Isaidy Cordero Castillo

Soledad, Depresión y Adicción. Tres términos totalmente diferentes, pero que guardan una relación inmensa.

En el nivel filosófico, la soledad existencial se define como la conciencia de la ausencia de contacto, unida al reconocimiento de que es imposible tener un contacto total y una comunicación completa con otro ser humano. (Thauberger, Ruznisky y Clelland, 1981).

En el plano subjetivo, la experiencia de soledad se relaciona más con la percepción, evaluación y 99respuesta a la realidad interpersonal del solitario, que con las características objetivas de su medio social. (Jones, 1981).

La soledad, no es simplemente la ausencia de contacto. ¿Cuánta gente rodeada de muchas personas, no se sienten solas? Tenemos el ejemplo de las amas de casa, aquellas que esperan al esposo, e hijos de sus trabajos y universidades, y cuando llegan, se sienten más solas que utilizando su playlist de músicas favoritas, a la hora de realizar los quehaceres domésticos.

Por otro lado, tenemos la gente que decide estar sola,  porque son introvertidos, y prefieren esperar a tener momentos de calidad, con personas que tengan intereses similares, a tener que fingir que son seres extrovertidos, únicamente para satisfacer los estándares de la sociedad.

Soledad no es sinónimo de depresión, o tristeza. Todo depende del contexto en el que esa soledad, se esté presentando. Ahora, es distinta esa soledad, que fue obligatoria, debido a la pandemia del Covid-19. Esa si se podía asociar a la depresión. Somos entes sociales, no estábamos acostumbrados a ese encierro, a no poder abrazarnos, ni salir un viernes al trago social esperado. Y peor, a no poder velar a nuestros seres queridos, por el riesgo al contagio.

La soledad que no es por decisión, sino por las circunstancias de la vida, y que no podemos cambiarla, puede llevarnos a la depresión.

La depresión, es un trastorno que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.  Existen varios tipos de depresión: depresión mayor, distimiatrastorno afectivo estacional, etc.

La depresión, es un trastorno del cual se habla tan a la ligera, que se llega a confundir y asociar únicamente con la tristeza. Estar triste, es normal, le puede pasar a cualquiera, el problema viene, cuando siempre, estamos tristes, y se convierte en nuestro único estado de ánimo.

Cuando alguien tiene depresión, está reflejando la ausencia sentimientos, la preocupación de aquello que no puede resolver en el momento o a largo plazo, y de alguna forma, necesita buscarle solución, y muchas veces, recurren al consumo de sustancias, a trabajar de manera excesiva, a jugar desmesuradamente, a redireccionar esos pensamientos negativos, en acciones que llevarán a la autodestrucción.

La palabra adicción, proviene del latín addictus, y hace referencia, a una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa o alivio a través del uso de una sustancia u otras acciones.

Cuando hablamos de adicciones, lo primero que pensamos es en, drogas. Pero no, el alcohol, es el responsable de más muertes que las mismas drogas, y para no irnos más lejos, hay personas que no pueden empezar el día sin una taza de café, y cuando superamos la dosis de 250 mg, de café, estamos ante una intoxicación por cafeína, que puede provocar síntomas como: nerviosismo, intranquilidad, taquicardia, y hasta espasmos musculares. No con esto, quiero decir que no podemos empezar nuestro día tomándonos ese líquido, amado por casi todos, sino que, todo va a depender de la dosis, de cada sustancia que consumamos, para convertirnos en adictos. Ninguna adicción es buena, ya que sus consecuencias son catastróficas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *