Siguen las tensiones entre taxistas y conductores de Uber en zona turística

Los esfuerzos del presidente Luis Abinader y del ministro de Turismo, David Collado, por resolver los conflictos entre taxistas y conductores de Uber en Punta Cana no han podido disolver las tensiones entre los dos bandos, que siguen escenificando enfrentamientos frente a turistas.

El viernes pasado, el Gabinete de Turismo, un representante de Uber y miembros de las asociaciones de taxistas acordaron que la plataforma debía regularizarse para poder operar, pero no quedó claro si éstos podían seguir operando mientras eso sucede. Al día siguiente del convenio, varios turistas fueron testigos de un accidente entre los conductores de un Uber y de un taxi, cuando el último trataba de evitar que el otro recogiera unos pasajeros.

Tres días más tarde, un conductor de la plataforma de transporte grabó un video en el que varios taxistas les impedían recoger a unos turistas que habían solicitado el servicio.

El taxista todavía está preso a esperas de que se le conozca medida de coerción. Su detención indignó a los taxistas, que decidieron colocar letreros en sus vehículos con expresiones de rechazo. El ministro Collado aseguró que la Dirección de la Policía Nacional y el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) someterían a la justicia al agresor.

De acuerdo al vicepresidente de Taxi Berón, Carlos Valera, en la reunión del viernes ellos solicitaron que los conductores de Uber se abstuvieron de operar, pero esa petición no recibió respuesta.

El miércoles hubo otra reunión, esta vez entre Collado, representantes del Intrant, del Cestur, de los taxistas, la Asociación Nacional de Hoteles y Turismo (Asonahores), y la Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos del Este (Asoleste).

Acordaron esperar la aprobación de un reglamento que regulará todo el sector para que Uber pueda registrarse como empresa y reportar una lista de sus operadores en la zona. La norma no se había podido aprobar por el estado de emergencia que vive el país, según Rafael Arias, director del Intrant.

Los transportistas de Uber tienen una prohibición del Intrant de recoger turistas en los hoteles, por lo que sus mismos administradores no los dejan ingresar, ya que son responsables del incumplimiento. Valera explicó que los altercados más recientes ocurrieron fuera del área de los hoteles.

Arias avisó ayer que las reglas están puestas y que quien no las cumpla pagará las consecuencias. Reconoció que entre los dos sectores sigue el mismo celo de que “yo estoy regulado y tú no”.

Santiago Zamora, presidente de la Confederación Dominicana de Taxistas Turísticos (Codotatur), resaltó que Turismo les garantizó reglamentar a Uber en el menor tiempo posible, y advirtió que cuando se cumpla lo pactado habrá paz.

“Entendíamos que mientras se convertían en empresa, Uber tendría que abstenerse de brindar el servicio”, señaló Valera.

Mientras tanto, se mantiene una especie de guerra fría. Valera dice que si ellos (Uber) se acercan no los van a agredir, pero llamarán a las autoridades. Se mantienen firmes en que la plataforma opera de manera ilegal hasta tanto no se constituyan como compañía, como ordena la Ley 63-17 de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial.