Sector donde residía pareja de evangélicos está de pie; esta noche harán vigilia y encenderán velas

Aunque los cuerpos sin vida de los pastores de la iglesia evangélica Elisa Muñoz Marte y Joel Díaz, muertos la anoche de este martes por agentes de la Policía Nacional en Villa Altagracia serán devueltos a sus familiares en el día mañana miércoles, los residentes en el sector Cuesta Linda de Sabana Perdida, donde ellos residían, se han mantenido rodeando la casa y dijeron que esta noche encenderán velas para pedir justicia.

«Yo creo que por aquí nadie ha podido ni comer, porque esas eran unas personas muy amorosas. Ellos eran personas que se mantenían todo el tiempo en la obra de Dios», dijo empapada en llanto la señora Ana Élida Pérez, residente en la calle 19 de Marzo del referido lugar.

La vecina dijo, señalando la casa donde residía la pareja de religiosos, que el pasado domingo hicieron una actividad con las madres del barrio, para educarlas sobre cómo tratar a los niños.

«Ella (Elisa Muñoz) siempre traía ayuda para los niños y para las personas del sector, como juguetes, regalos escolares, alimentos y demás», expresó Pérez.

Asimismo, el señor Domingo Ciprián resaltó las cualidades positivas que adornaban a la joven Elisa Muñoz, al enfatizar que siempre le daba la mano a los adultos, mayores y niños.

«Nosotros la vimos crecer y eso nos indigna, ver las actuaciones de la Policía Nacional cuando el presidente Abinader acaba de diseñar un plan de seguridad nacional», sostuvo el también vecino y amigo de la familia.

Indicó que, «si ese es el plan, entonces que no haya ningún plan, pues solo es para dañar la vida de seres humanos buenos».

«Para mí, la Policía Nacional no tiene dos seres humanos dentro de esa institución con la calidad humana de esa muchacha», precisó Ciprián.

Para esta noche el barrio se prepara para encender velas y pedir justicia por la muerte de la pareja.

En el vehículo en que viajaba la pareja iban otras dos personas, una de ellas resultó herida.