Salud

¿Qué se necesita para implementar programas de ejercicio para pacientes de cáncer?

En un esfuerzo por mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer y destacando la importancia del ejercicio en la prevención y el tratamiento, el Grupo de Trabajo SEOM de Ejercicio y Cáncer ha presentado un documento innovador titulado «Ejercicio en los pacientes con cáncer: niveles asistenciales y circuitos de derivación.»

El informe, lanzado con motivo del Día Mundial contra el Cáncer el pasado 4 de febrero, ofrece a los oncólogos médicos recomendaciones prácticas basadas en la evidencia científica para integrar el ejercicio de manera efectiva en el tratamiento del cáncer y derivar a los pacientes al medio asistencial adecuado.

Ejercicio como herramienta preventiva:

Una de las conclusiones clave del informe destaca que la práctica regular de ejercicio puede reducir el riesgo de cáncer hasta un 30%, especialmente en tumores de mama, colon, vejiga, endometrio, esófago y estómago. La investigación respalda los beneficios del ejercicio en la regulación de hormonas, la expresión génica y el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Desafíos y soluciones:

A pesar de los beneficios demostrados, el informe señala que pocos pacientes se mantienen activos debido a la falta de formación médica, la necesidad de más investigación y la escasez de programas especializados en oncología. Se hace hincapié en la importancia de la evaluación integral del paciente antes de prescribir ejercicio, considerando factores físicos, emocionales y conductuales.

Implementación en todas las etapas:

El documento destaca que el ejercicio estructurado puede llevarse a cabo en todas las fases del proceso oncológico, desde antes del tratamiento hasta la supervivencia. Incluso se evidencia que el ejercicio antes de la cirugía puede disminuir las complicaciones postoperatorias y mejorar la recuperación funcional.

Tipos de ejercicios:

El informe aborda varios tipos de ejercicios, desde aeróbicos y de resistencia hasta flexibilidad y equilibrio, subrayando sus beneficios específicos para los pacientes oncológicos.

Desafíos en la implementación:

A pesar de los beneficios comprobados, la implementación de programas de ejercicio sigue siendo limitada debido a problemas de financiación, falta de personal cualificado y la ausencia de protocolos bien diseñados.

Este documento, una iniciativa oportuna en el Día Mundial contra el Cáncer, marca un paso significativo hacia un enfoque más integral en la lucha contra esta enfermedad. La integración efectiva del ejercicio en el tratamiento del cáncer tiene el potencial de mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes.

Fuente EFE.

fecha:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *