Salud

Califican la sepsis como causa importante de mortalidad materna y neonatal

La sepsis es un síndrome clínico, producido por la proliferación de bacterias en el torrente sanguíneo, que ocasiona disfunción de órganos y que puede ser letal. Se produce cuando el organismo presenta una respuesta inmunitaria desbalanceada, anómala, frente a una infección, así lo explicó la doctora Rosa Abreu, presidente de la Sociedad Dominicana de Infectología.

La especialista explicó que la sepsis es una urgencia médica y si no se diagnostica y trata de forma temprana, puede ocasionar daño irreversible a los tejidos, choque séptico, insuficiencia orgánica múltiple y poner en riesgo la vida. 

Recordó que de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPDS)  31 millones de personas sufren un episodio de sepsis cada año y 6 millones de defunciones. En los países de bajos y medianos ingresos la carga de la sepsis es más elevada y representa una de las causas principales de muerte materna y neonatal

“La sepsis es una complicación estrechamente relacionada a la higiene y cuidado en momentos de la atención médica. Ocurre cuando el organismo produce una respuesta inmunitaria desbalanceada, anómala, frente a una infección”, agregó.

Destacó que la sepsis está asociada a diferentes factores, como son la inmunidad del huésped, el agente patógeno causal, el diagnóstico oportuno, y el acceso a la atención de calidad. “La mayoría de casos de sepsis ocurren como resultado de una complicación de algunas de las infecciones adquiridas en la comunidad”.

La doctora Abreu explicó que está puede ser causada por diferentes especies de bacterias grampositivas y gram negativas. En personas que tienen algún compromiso inmunológico, también puede ser causada por hongos.

“Puede afectar a cualquier grupo de edad, incluyendo recién nacidos, presentándose como sepsis neonatal, durante los primeros 28 días de vida. Los microorganismos patógenos inicialmente contaminan la piel y/o mucosas del RN llegando al torrente circulatorio tras atravesar esta barrera cutáneo-mucosa, siendo la inmadurez de las defensas del neonato, el principal factor de riesgo predisponente”,sostuvo. 

Detalló que las manifestaciones clínicas en el recién nacido incluyen hipoactividad, rechazo a la alimentación, somnolencia, entre otras.

Desde el punto de vista clínico, las manifestaciones incluyen fiebre o hipotermia (temperatura > 38° C o < 36° C), frecuencia cardíaca > 90 latidos por minuto, dificultad respiratoria, recuento de leucocitos > 12.000/mm o menor de 4.000/mm  y marcadores infecciosos como la Proteína C reactiva y procalcitonina en sangre elevadas. 

Agregó además que puede presentarse un shock séptico, donde hay una reducción crítica de la perfusión tisular, con hipotensión, oliguria y confusión. Con una insuficiencia aguda multiorgánica, que afecta los pulmones, los riñones y el hígado, con Hipotensión, oliguria y confusión. 

“Es importante tomar cultivos, sangre, orina, tejidos infectados, los cuales nos arrojaron el resultado definitivo, con posible confirmación del agente microbiano”, resaltó.

La doctora Abreu explicó que el tratamiento para la sepsis consiste en una restitución agresiva de líquidos, administración de antibióticos, la resección quirúrgica de los tejidos infectados o necróticos y drenaje del pus, y tratamiento sintomático.

Cada 13 de septiembre es dedicado a la conmemoración del Día Mundial de la Sepsis como una iniciativa para visualizar la problemática y concientizar sobre su impacto.  

fecha:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *