Salud

Buscan mitigar riesgos ante proyección en aumento de dengue

Como respuesta a la alerta epidemiológica y proyección de incremento de casos para de dengue el verano del 2024 y con miras a profundizar sobre las novedades clínicas y no clínicas para el abordaje del dengue virus, la Sociedad Dominicana de Pediatría realiza un encuentro de actualización en el que afirmó que: “El control de la enfermedad  inicia con la prevención”.

La actividad que forma parte de seguimiento al plan de contingencia contra el dengue de la entidad, el doctor Jose Luis Cruz  Raposo, médico especialista en epidemiología y director del Centro de Prevención y Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores y Zoonosis (CECOVEZ) destacó que en esta temporada, parecido a lo ocurrido entre 2013 y 2014,  el país no tendrá una curva parecida al año anterior. 

Es decir que, este año, la curva seguirá descendiendo respecto al 2023;  sin embargo, en la segunda mitad del año se prevé otro aumento, especialmente por las condiciones ambientales y sociales habituales.

“Debemos abordar este año desde inicio (enero) como instruye la fase epidémica del plan de contingencia, con el objetivo de tener mayor control de los casos y mitigar el riesgo”, puntualizó el especialista.

Agregó que actualmente la situación epidemiológica del dengue está dentro de los valores esperados para la fecha, donde en las primeras semanas epidemiológicas del 2024 se han registrado menos casos que en las últimas semanas del año 2023. El rango de edad más afectado se ha mantenido invariable desde el 2022, siendo los niños de 10 a 19 años los más impactados.

El doctor Cruz Raposo explicó que los territorios que registran la mayor proporción de casos son: Santo Domingo Norte, Distrito Nacional, Santiago y San Cristóbal.

Aunque desde finales del 2023, las instancias gubernamentales, centros de salud  y sociedades médicas  han fomentado una amplia campaña de comunicación a fin de mitigar el impacto del dengue en la población, el doctor Cruz Raposo enfatizó que no se debe desmayar con la comunicación de riesgo.

Señaló además, que se debe procurar el impulso de las capacitaciones permanentes a todo el personal sanitario involucrado en la atención de estos casos, fomentar el abordaje de los determinantes sociales,  así como implementar nuevas estrategias que sean coherentes para el contexto nacional.

Dentro de las acciones que se han puesto en marcha por el Ministerio de Salud Pública para dar respuesta este plan están: la coordinación intersectorial, la adquisiciones por mecanismo de emergencia de más insumos y equipos para control vectorial, los encuentros con las sociedades científicas, entre otras iniciativas que permitan un mejor manejo situacional.

Con respecto a las novedades del  virus y su abordaje, el doctor Cruz Raposo  explicó que probablemente se está cerca de obtener una vacuna efectiva. Algunas posibles candidatas se encuentran en proceso de ensayo. 

Además, en la nueva Guía editada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se registra el uso de metamizol para el control de la fiebre,  pues no mostró evidencias de mayor riesgo en sangrados, complicaciones y dengue grave.

“Respecto al tratamiento clínico, el apego a la normativa es clave para prevenir complicaciones y mortalidad. En la actualidad, se dispone de unas directrices actualizadas por la OPS (2022) y una actualización del Protocolo de atención para el manejo del dengue (octubre 2023), con sus respectivos algoritmos”, reforzó el experto.

Para  el manejo no clínico, Cruz Raposo especificó  que de llevarse a cabo la combinación de lo que tradicionalmente se realiza (eliminación de criaderos, manejo de los recipientes que almacenan agua para consumo de los hogares, información, educación y comunicación) con lo nuevo: la identificación e intervenciones en hotspots (como son conocidas las áreas determinadas por vigilancia epidemiológica e indicadores de riesgo ambientales) así como la implementación de nuevas herramientas (como recubrimiento de pinturas, mosquitos irradiados, Wolbachia, entre otros) impactaría en una reducción significativa de casos y un mayor control del virus.

Los pediatras juegan un rol fundamental en la salud integral del niño, por eso la Sociedad Dominicana de Pediatría busca reforzar el compromiso  de estos especialistas con los padres, madres y cuidadores, a fin de orientarlos sobre medidas no clínicas de previsión, las cuales permitan un mayor apego a estas prácticas preventivas  y así velar por la salud colectiva de sus entornos.

fecha:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *