Roman Protasevich admite haber organizado disturbios en Bielorrusia y su familia denuncia que es una confesión forzada

Oposición

Actualizado Viernes,
4
junio
2021

09:34

En una entrevista en televisión, el periodista arrestado alaba al presidente Lukashenko antes de romper a llorar. «Conozco a mi hijo, nunca diría esas cosas», asegura su padre

El periodista detenido, Roman Protasevich.
El periodista detenido, Roman Protasevich.ONT TV CHANNEL / REUTERS

El encarcelado periodista bielorruso Roman Protasevich admitió en una entrevista con la televisión pública de su país haber organizado los disturbios que estallaron tras las fraudulentas elecciones presidenciales de agosto de 2020. «Reconozco abiertamente que yo fui uno de los que publicó llamamientos a salir a la calle el día 9 de agosto de 2020», dijo en el canal ONT. Pese a estar detenido en un centro de reclusión del KGB bielorruso desde que el pasado 23 de mayo fue desviado a Minsk el avión en el que viajaba y estar acusado de varios cargos penales, Protasevich dijo haber comparecido voluntariamente en el estudio de televisión.

«En cuanto me presentaron los documentos, me presentaron la acusación, enseguida admití mi culpa según el artículo 342 del código penal, organización de acciones masivas no autorizadas», agregó. Y admitió que sus publicaciones en las redes sociales y en el canal de Telegram Nexta, del que él era el director, provocaron «disturbios descontrolados». «De hecho, durante tres días Minsk vivió en el caos», señaló y también criticó la labor de la oposición en el exilio en Polonia y Lituania.

En los últimos diez días Protasevich ha hecho varias declaraciones inculpatorias, vídeos que sus padres y correligionarios consideran fabricados y escenificados por el KGB para incriminarle a él y a la oposición en el exilio. Su padre, Dmitri Protasevich, declaró a la prensa que esas grabaciones son «vídeos de propaganda» en favor del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. Los padres del periodista, la oposición y la ONU también han denunciado que Protasevich puede haber sido víctima de torturas en prisión.

«Muchas cosas por las que criticamos a Lukashenko en realidad son simples intentos de presión. En muchas situaciones él actuó como un hombre con huevos de acero», añadió el reportero, de 26 años, en la entrevista. Pronosticó que después de la entrevista muchos lo considerarán un «traidor» y dejarán de demandar su liberación. «Pero yo quiero hacer todo lo que pueda para subsanar mis errores», afirmó.

Protasevich, de 26 años, parecía visiblemente incómodo en el video. Al final de la entrevista de una hora y media, transmitida la noche del jueves por el canal estatal ONT, Protasevich lloró y se cubrió el rostro con las manos, antes de decir que le gustaría, en el futuro, poder casarse y tener hijos. Dmitri, padre del periodista, asegura que el video fue el resultado de «abusos, torturas y amenazas». «Conozco muy bien a mi hijo y creo que nunca diría esas cosas«, declaró a la AFP. El periodista detenido es cofundador y editor del canal opositor Nexta, que impulsó las protestas antigubernamentales. «Lo quebraron y lo obligaron a decir lo que necesitaban», añadió el padre.

Según informó la prensa, que cita fuentes de los servicios de seguridad de Grecia, Protasevich fue seguido por agentes de inteligencia rusos o bielorrusos durante su estancia en el país. Esas informaciones precisan que los agentes le siguieron en Atenas, donde participó en una conferencia internacional junto a otros opositores, durante los cuatro días que pasó en Creta y en el aeropuerto antes de tomar el vuelo con destino a Vilna.

El escándalo internacional protagonizado por el régimen bielorruso al desviar el avión comercial de Ryanair en el que viajaba Protasevich provocó una condena unánime y sanciones por parte de la Unión Europea, que cerró el espacio aéreo a las aerolíneas bielorrusas y prohibió sobrevolar territorio de la antigua república soviética. La oposición bielorrusa mantiene que el desvío formó parte de una operación especial del KGB para detener al periodista crítico con el régimen. El jefe del Servicio de Espionaje Exterior (SVR) de Rusia, Serguéi Narishkin, se reunió hoy con el presidente del KGB bielorruso, Iván Tertel, con el que abordó la cooperación contra la «agresiva» política occidental.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *