Primer ministro haitiano pide ayuda a comunidad internacional

PUERTO PRÍNCIPE, Haití.- El primer ministro haitiano, Ariel Henry, pidió este lunes ayuda internacional para combatir la violencia de las pandillas en Haití y se comprometió una vez más a trabajar para celebrar elecciones al conmemorar el aniversario de asumir el cargo tras el asesinato del presidente.

El discurso transmitido poco después de la medianoche siguió a una serie de manifestaciones en todo el país para protestar por el empeoramiento de las condiciones, incluida la violencia de pandillas, una grave falta de combustible y una inflación vertiginosa.

Henry prometió que el combustible pronto estaría disponible de forma regular y rechazó las acusaciones de que está tratando de mantenerse en el poder.

“Eso no es cierto”, dijo, y agregó que el país debería entrar en “modo electoral” antes de fin de año, una promesa que ha hecho repetidamente desde que asumió el cargo en septiembre pasado.

Sin embargo, no se ha movido para nombrar un consejo electoral para supervisar una votación y los funcionarios estadounidenses han dicho que ese organismo tardará seis meses en organizar una votación.

Haití tiene actualmente solo 10 funcionarios electos, todos miembros del Senado, desde que no pudo celebrar elecciones legislativas en octubre de 2019 en un momento de estancamiento político y protestas masivas.

El presidente Jovenel Moïse había estado gobernando por decreto durante más de un año antes de ser asesinado en julio de 2021.

Henry renovó los pedidos de apoyo internacional para fortalecer la policía, combatir la corrupción y mejorar la economía.

También condenó la violencia de las protestas recientes, pero reconoció que múltiples crisis están golpeando a Haití y muchas personas viven en la pobreza extrema.

“El país tiene muchos problemas”, dijo. “Hago un llamado a todos para que mantengan la calma. El gobierno está trabajando con lo que tiene”.

La violencia relacionada con pandillas y los secuestros se han disparado y un número creciente de haitianos está huyendo del país, con decenas de muertos en los últimos meses en el hundimiento de embarcaciones de contrabando destartaladas y sobrecargadas.

Mientras tanto, los intentos de juzgar a los arrestados por el asesinato de Moïse se han estancado por la renuncia de cuatro jueces designados para supervisar la investigación, y algunos dijeron que temían por sus vidas.

Más de 40 personas han sido arrestadas en Haití, incluidos oficiales de policía de alto rango y un grupo de ex soldados colombianos. Al menos dos de los tres sospechosos detenidos fuera de Haití fueron extraditados a Estados Unidos, donde enfrentan cargos que incluyen conspiración para cometer asesinato o secuestro fuera de Estados Unidos.

El propio Henry está bajo sospecha. El año pasado despidió a un fiscal jefe que había pedido a un juez que lo acusara. El fiscal le había pedido al primer ministro que explicara por qué habló dos veces con un sospechoso clave en el asesinato solo unas horas después del asesinato. Henry ha negado cualquier participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.