Presidente Abinader asistiría a velatorio de pareja ultimada por la Policía

El administrador de la Funeraria Municipal de Villa Carmen, Miguel Acevedo, reveló este jueves que luego de tener todo preparado se decidió velar los cadáveres de la joven pareja de evangélicos ultimado a la altura del kilómetro 45 de Villa Altagracia por agentes de la Policía Nacional, en la Funeraria Blandino de Sabana Larga, en Santo Domingo Este, por asunto de mayor espacio y porque, según afirmó, el presidente Luis Abinader y otros funcionarios asistirán al velatorio.

Acevedo dijo a Diario Libre que al alcalde Manuel Jiménez, está muy dolido por este horrendo hecho y que entiende el espacio de la Funeraria de Villa Carmen es muy pequeño.

Mientras que en la Blandino de la Sabana Larga, en Santo Domingo Este, informaron que los restos de Elisa Muñoz y Joel Díaz, serán velados a partir de las 6:00 de la tarde de este jueves, y a partir de las 2:30 de este viernes serán llevados a darle cristiana sepultura en el cementerio Cristo Salvador de la zona oriental.

Previo la información de Acevedo, Rafael Espinal, tío de Muñoz, había explicado que en principio los cuerpos lo llevarían a la casa de Elisa, en Cuesta Linda, en lo Cerros de Sabana Perdida, pero que por decisión de Emérita Marte, su hermana y madre de la víctima, decidieron llevarlo directamente a la funeraria donde serán velados, que ahora es en la Blandino de la Sabana Larga.

La pareja de esposos Muñoz y Díaz, fue masacrada a tiros la noche del pasado martes a la altura del kilómetro 45 de Villa Altagracia.

Junto a esta pareja, que había salido de un culto de la “Iglesia Misionera Esperando a Cristo”, de Villa Mella, que tiene una capilla en Los Ganchos, provincia San Cristóbal y se dirigían a Santo Domingo, viajaban Claudio Alberto Ramírez, pastor y predicador del centro religioso, herido en la espalda, y Carlos Pérez, quienes salvaron la vida de milagro, y fueron despachado del destacamento de la Policía Nacional de Villa Altagracia, luego de ser interrogados.

En la mañana de este jueves comunitarios, y algunos familiares, así como Carlos Pérez sobreviviente del tiroteos esperaban frente a la casa de Elisa, los cadáveres de la pareja.

Pérez, dijo sentirse consternado y que “no entiende cómo pasó esto, ya que el vehículo se detuvo en inmediatamente le emprendieron a tiros. Joel era que estaba manejando el vehículo”.

Indicó que él iba detrás del conductor, y que afortunadamente no recibió impacto de balas, y fue el primero que los policías sacaron del vehículo y “nos trataron como puros delincuentes, nos esposaron como si fuéramos delincuentes. Le dije mi compañero está herido y aún así nos dijeron, cuando haya tiempo. Eran como ocho o diez policías”.

Puntualizó que “nosotros estábamos acostumbrados a ir a esa iglesia, y nunca había pasado nada, cada semana, sábado o miércoles íbamos, y siempre regresábamos a esa hora. Ese día estábamos en una campaña que se terminaba ese día, la cual empezó a las siete y algo, y terminó a las nueve y algo, y nos quedamos un rato compartiendo y luego decidimos regresar hacia la capital, por lo del mismo del toque de queda”.

Agregó que “todavía oigo los disparos, tengo 32 años y estudio ingeniería industrial en la Universidad Autónoma de santo Domingo (UASD)”.