Pasados suplentes de la JCE respaldan decisión de pleno y exponen sus experiencias

Pasados suplentes de los titulares de la Junta Central Electoral mostraron este martes su respaldo a la decisión adoptada recientemente por el Pleno de la Junta en la que a partir de ahora les asignará funciones a sus suplentes, así como salario fijo, dieta, gastos de representación, seguro médico y regalía.

Rafael Evangelista, quien por tres períodos consecutivos fue suplente; José Lino Martínez, José Miguel Minier y Luis García, coinciden en establecer que con la decisión se dignifica esa función ya que tradicionalmente los que ocupan esa posición nunca sabían nada de lo que ocurría en la Junta Central y las veces que iban a audiencias, lo hacían con desconocimiento ya que no se les permitía si quiera participar como oyentes en alguna de las sesiones del pleno de titulares.

Refieren que mediante unas diez misivas dirigidas tanto a Julio César Castaños Guzmán como a Roberto Rosario, pasados presidentes de la JCE, le manifestaban que no querían estar recibiendo cerca de 30 mil pesos de combustible y unos 50 mil de dieta mensual por la designación sino tener un salario fijo y ejercer alguna función que el órgano le designe amparado en las leyes dominicanas y no solo ir cuando se les convoque a cubrir la falta de un miembro titular.

“Esta es una lucha que empezó con nosotros desde Roberto Rosario Márquez porque les dieran el estatus a los suplentes. No a nosotros sino a los suplentes, por el hecho de ser una figura constitucionalizada”, refirió Lino Martínez al asegurar que “en América”, en el único sitio que los suplentes eran peregrinos y eran piezas inorgánicas era en la República Dominicana.

Los entonces suplentes, describen que la solicitud también tenía como fin el reconocimiento de su función pública, puesto que había personas que tenían hasta tres períodos siendo suplentes y no contaban si quiera con un seguro de salud ni garantía de una pensión, contrario a lo que sí ocurre con los titulares, quienes en cuatro años de gestión salen con una pensión y seguro médico de por vida.

“Yo tuve tres períodos en la Junta Central Electoral, o sea, doce años. Salí sin pensión, sin seguro médico porque no se nos otorgó… Íbamos a sesiones sin conocimiento. Incluso, le planteamos que a las reuniones del pleno se nos permitiera estar como oyente, aunque sin voto, para cuando nos toque ejercer las funciones de sustituto, poder conocer” el procedimiento pero no fue aceptada la propuesta, comentó apenado Evangelista.

Representantes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y la Unión Demócrata Cristiano (UDC), José Pérez Vólquez y Leonardo Suero, también respaldaron la disposición del Pleno al considerar que el mecanismo de elección de los suplentes es el mismo que el de los titulares y que por tal razón se les debe asignar funciones más allá a la de acudir cuando falte un titular.

Aunque reconoce que la ley faculta al pleno de la junta a asignar funciones a los suplentes, el delegado del Frente Amplio, Dionisio Restituyo, considera que el Pleno se extralimitó de sus funciones y que las suplencias son solo para eso y no deben estar asumiendo otras funciones porque entonces se desvirtúa la función.

Cuestiona el hecho de que por un lado la JCE dice que no tiene dinero, quedó con deuda y no le ha dado los fondos a los Partidos Políticos pero sí resoluta para pago de salario a suplentes.