OTAN no tiene tropas en Ucrania ni tampoco planes de enviarla

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no tiene tropas en Ucrania ni tampoco planes de desplegarlas en ese país, objeto de una masiva ofensiva por parte de Rusia, dijo este viernes el secretario general de la alianza militar, Jens Stoltenberg.

«No tenemos planes de enviar tropas de la OTAN a Ucrania«, dijo el funcionario en Bruselas. La OTAN activó sus planes de defensa -paso que concede autoridad a comandos militares para mover tropas- con el objetivo de reforzar la defensa de los países de la alianza.

El Kremlin afirmó el jueves que la operación militar lanzada contra Ucrania durará el tiempo que sea necesario, en función de sus «resultados» y de su «pertinencia», estimando que la mayoría de los rusos van a apoyar la ofensiva. 

El portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, indicó a los periodistas que el objetivo de Moscú es imponer un «estatus neutro» en Ucrania, una desmilitarización y la eliminación de los «nazis» que hay en el país. 

«La duración (de la operación) estará determinada por sus resultados y por su pertinencia. Eso va a ser determinado por el comandante en jefe», indicó el vocero en referencia al presidente Vladimir Putin.

«Idealmente Ucrania necesita ser liberada y limpiada de nazis», indicó a los reporteros, precisando que su país no intenta organizar una «ocupación». 

Moscú acusa a las autoridades prooccidentales de Ucrania de organizar un «genocidio» de la población de habla rusa del este del país, con la ayuda de militares cercanos a la extrema derecha. 

Peskov explicó que la decisión de atacar Ucrania fue motivada «por una preocupación» por el futuro de Rusia, que pidió durante semanas a los occidentales que vetaran un ingreso de este país a la OTAN.

El portavoz indicó además que el Kremlin había «previsto» que los mercados rusos iban a tener una «reacción emocional» a la ofensiva contra Ucrania

«Para que este periodo emocional sea lo más pasajero posible, se tomaron todas las medidas necesarias», afirmó en un momento de desplome de la bolsa rusa y del rublo, ante la incertidumbre y amenaza de duras sanciones contra Rusia.