Museo de la Resistencia: liberar asesinos de hermanas Mirabal “no borra glorias que también tuvo” Montes Arache

Para la directora del Museo Memorial de la Resistencia de la República Dominicana, Luisa de Peña, el pueblo dominicano tiene que ubicarse en el contexto histórico que se vivía en 1965 y quiénes eran los protagonistas de ese momento, militares que eran trujillistas “que en la guerra de abril asumieron una posición de defensa de la soberanía, pero eran personas que habían sido formadas dentro del aparato militar trujillista”.

“Entonces, los errores que en un momento haya podido cometer Montes Arache no borra las glorias que también tuvo, como pueblo tenemos que aprender a asumir y comprender todo eso y dejar de lado esa forma que tenemos de asumir a nuestro héroes como hemos hecho con Duarte que lo hemos colocado en un altar que lo ha hecho inalcanzable. Nuestros héroes no son inalcanzables, son seres humanos que cometen errores”, considera De Peña.

Se quejó de que ningún gobierno de los más de 50 años que han pasado por el país recurrió al recursos de la extradición de los asesinos de las Mirabal, no solo Joaquín Balaguer, un “discípulo de Trujillo y que tuvo su propia dictadura en gobiernos posteriores”, sino también en los del Partido de la Liberación Dominicana, organización que tenía como miembros parientes de las Mirabal, como Minou Tavárez y actualmente a Jaime David Fernández Mirabal, hija y sobrino de Minerva, y no gestionaron que se deportaran al país a esos convictos para que cumplieran sus condenas.

“El PLD tuvo un vicepresidente (Jaime David Fernández Mirabal), sobrino de esas muchachas y ese vicepresidente nunca sometió o solicitó una extradición para los asesinos de su tía (…) estamos hablando de una diputada (Minou Tavárez Mirabal) que fue viceministra de Relaciones Exteriores, que tuvo en el poder, y que nunca solicitó la extradición del asesino de su mamá, condenado”, se lamentó.

Este lunes hace justamente nueve días que falleció en su residencia en el sector Hoya del Caimito, en Santiago, Alfonso Cruz Valerio, quien supuestamente era el último sobreviviente de los que ejecutaron los asesinatos de las Mirabal.

Según Fafa Taveras, Cruz Valerio le narró en la cárcel a él, a Manolo Tavárez Justo y a Leandro Guzman, estos dos últimos esposos de Minerva y María Teresa, cómo fue que cometieron los crímenes. Confirmó lo que había declarado en el juicio el jefe de los cinco, Ciriaco Ramírez, que después de interceptar a las mujeres y a su chofer, cada hombre escogió a una para quitarle la vida y que a Cruz Valerio le correspondió Minerva.