Mitos que se cayeron en un año del COVID-19

Usar mascarilla en lugares públicos e higienizar con alcohol en gel, entre las principales recomendaciones.

Hace poco más de un año que el COVID-19 golpea a todo el mundo. Y conforme fue pasando el tiempo, muchas sugerencias, creencias e ideas que se transformaron en mitos se fueron derribando con las investigaciones que fueron surgiendo y arrojando resultados.

Así las cosas, inicialmente se tejieron ideas sobre la prevención, la transmisión y el tratamiento que, luego de ser estudiadas, quedaron completamente desechadas. Aquí listamos algunas de las más importantes.

Mitos sobre el COVID-19 que se cayeron a lo largo del año

1 – El coronavirus no se transmite por el aire

Al inicio de la pandemia, sólo se hablaba de las gotículas que se expulsan al toser, al estornudar o al hablar. Conforme pasó el tiempo, se demostró que el virus puede propagarse por el aire. Esta vía de transmisión aérea es lo que se conoce «por aerosoles». Los aerosoles se dispersan en ambientes cerrados y son inhalados por las personas, por lo que se descubrió que la ventilación permanente es esencial para evitar la transmisión en lugares cerrados.

2 – Los complementos vitamínicos ayudan

La Clínica Mayo de los Estados Unidos aseguró que es poco probable que los suplementos con vitamina C, zinc, té verde o equinacea sean de ayuda para prevenir el contagio. No hay suficientes datos para recomendar el uso de vitamina D para la prevención del contagio del virus.

3 – Afecta a las personas mayores y los jóvenes no deben preocuparse

Es cierto que hay grupos de riesgo, como lo son las personas mayores o con comorbilidades, pero la pandemia ha dejado en claro que afecta a cualquier persona en cualquier edad. Además, los jóvenes pueden transmitir el virus a los mayores. Todos debemos tomar las medidas de prevención.

4 – Solamente las personas con fiebre pueden contagiarse

La fiebre por encima de los 37,5 es solamente uno de los síntomas del COVID-19 y no significa que por tener fiebre se tenga el virus. Puede indicar una infección de otro tipo. Otros síntomas del COVID-19 son la falta de gusto u olfato, la dificultad respiratoria y el dolor de garganta. Con el paso del tiempo también se descubrió que hay personas que pueden contagiarse y estar asintomáticas.

5 – Hay que sacarse los zapatos al llegar a casa

Se terminó descubriendo que la posibilidad de que el virus se transmita por las suelas de las zapatillas o zapatos es realmente muy baja, aunque no está de más tomarlo como una medida extra.

6 – El clima cálido mata al virus

Al inicio del año pasado se creyó que el COVID-19 iba a afectar solamente en invierno. El tiempo y las investigaciones demostraron lo contrario. Haga frío o calor, esté lluvioso o haya sol, hay que prevenir de todas las maneras.

Principales recomendaciones vigentes contra el COVID-19

La Organización Mundial de la Salud así como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos recomiendan evitar las conglomeraciones de gente y las reuniones multitudinarias, insistir con el distanciamiento social (al menos 2 metros de separación con las otras personas), reducir las salidas innecesarias, usar mascarilla en lugares públicos e higienizar con alcohol en gel, entre las principales recomendaciones.