Los Orioles relanzarán presencia en RD con moderna academia

Los Orioles han pagado un precio alto por su tímida inversión en América Latina. Tan así que, en los últimos 20 años, reclutaron solo dos peloteros dominicanos que alcanzaron el Big Show (Radhamés Liz en 2003 y Pedro Florimón en 2004), un trayecto donde los Yanquis lograron 23; los Astros, 22, y los Dodgers, 21.

Dan Duquette, quien fuera su gerente hasta 2018, prestó tan poca atención a la región, que llegó a desprenderse hasta de US$5,7 millones del presupuesto internacional en su último año para invertirlo en cambios en la MLB.

Pero desde que el club nombró, a finales de 2018, a Mike Elias, hubo un giro de 180 grados y, en su primer año, destinó casi US$8 millones en América Latina para tratar de frenar el déficit de recursos humanos.

El martes, el equipo dio otro gran paso en su enfoque por desarrollar talento en la región, con énfasis en la República Dominicana, al anunciar el inicio de los trabajos de construcción de una moderna academia en Guerra.

El complejo será construido en una sociedad con Brian Mejía, propietario del terreno de 91,000 metros cuadrados, y diseñado por el arquitecto José Mella, con dos décadas construyendo facilidades para equipos de las Grandes Ligas en suelo quisqueyano.

Los trabajos, en la millonaria inversión, comenzarán en abril, y estaría terminado entre 12 y 16 meses. Dispondrá de tres estadios, un campo de agilidad con césped artificial, tres túneles de bateo y pitcheo, edificios administrativos, dormitorios e instalaciones educativas.

Koby Pérez, nacido en Tamayo, es el director internacional que el equipo contrató para relanzar su nueva etapa y, solo en julio 2 de 2019, firmó 27 peloteros, más que todos los que hizo la organización en los tres años previos a su llegada.

“Creo que hemos hecho grandes avances, y esta academia nos colocará en una muy buena posición para tener éxito, tanto desde el punto de vista de la exploración como del desarrollo”, dijo Pérez, con 20 años de experiencia como escucha entre Boston, Filadelfia y Cleveland.

“Tener este complejo de vanguardia, no solo le dará al atleta todos los recursos que necesita para desempeñarse a un alto nivel, sino que, también, le demostrará que estamos comprometidos en ayudarlo a tener éxito”, dijo Pérez.

El pasado 15 de enero, los Orioles sellaron por primera vez bonos de seis dígitos en América Latina, cuando entregaron US$1,3 millones por el receptor Samuel Basallo, y US$1,2 por el torpedero Maikol Hernández, dominicano y venezolano, respectivamente.