Los dos médicos cubanos secuestrados en Kenia cumplen dos años desaparecidos

Nairobi, 12 abr (EFE).- El secuestro de dos médicos cubanos en Kenia y su posterior traslado a Somalia por supuestos miembros del grupo yihadista somalí Al Shabab cumple hoy dos años sin que se conozca su suerte.

El cirujano Landy Rodríguez Hernández y el especialista en medicina general Assel Herrera Correa fueron secuestrados en la ciudad keniana de Mandera (noreste), en la frontera con Somalia y blanco de ataques yihadistas en el pasado.

Aquel 12 de abril, los dos galenos se desplazaban, como era habitual, en un convoy al hospital de Mandera protegidos por escoltas armados, cuando fueron interceptados tras un tiroteo en el que murió uno de los policías responsables de su seguridad.

‘ESTÁN VIVOS’

Dos años después, el Gobierno de Kenia asegura que continúan las gestiones para rescatar a los doctores, una posición que ha mantenido siempre, pero que, hasta la fecha, no ha dado frutos.

‘Estamos trabajando con nuestros vecinos y socios para garantizar su liberación segura’, de manera que ‘puedan reunirse con sus familias’, declaró hoy a Efe el portavoz del Gobierno keniano, Cyrus Oguna.

Preguntado si los médicos siguen con vida en Somalia, Oguna respondió que ‘el esfuerzo colaborativo para que estos doctores sean liberados’ supone una ‘indicación de que están vivos’, aunque no se ha publicado, por ahora, ninguna prueba que acredite ese hecho.

Sobre la posibilidad de una pronta liberación, el portavoz rehusó crear ninguna expectativa. ‘No puedo decir exactamente cuándo puede concluir el proceso’, zanjó el vocero, al agregar que los médicos siguen ‘en las manos de los militantes’ de Al Shabab.

En la embajada de Cuba en Nairobi tampoco hay novedades que anunciar sobre el secuestro. ‘No tenemos nada nuevo’, dijo escuetamente a Efe el embajador cubano, Ernesto Gómez Díaz.

El pasado 24 de febrero, el ministro cubano de Salud, José Ángel Portal Miranda, indicó que mantuvo un diálogo telefónico con su homólogo keniano, Mutahi Kagwe, en el que abordaron el secuestro.

‘Conversamos sobre la continuidad de las gestiones para lograr el regreso seguro a la Patria de nuestros dos médicos secuestrados’, desveló Portal.

Los pronunciamientos públicos de Kenia y Cuba en favor de las negociaciones para liberar a los galenos contrastan con el silencio que suele guardar el Gobierno de Somalia sobre el caso.

Ese silencio se rompió el pasado 7 de octubre, cuando el entonces ministro somalí de Asuntos Exteriores, Ahmed Isse Awas, tachó de ‘falsa’ la supuesta liberación de los médicos anunciada horas antes por fuentes del servicio de inteligencia del país.

‘El Gobierno de Somalia está trabajando para liberar a los rehenes y continúa cooperando con el Gobierno cubano, pero la liberación todavía no ha ocurrido’, aclaró Awas.

Dos días antes, el 5 de octubre, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, había divulgado en su cuenta de la red social Twitter que habló con Awas para agradecer ‘el apoyo y esfuerzos de su gobierno’ a la hora de ‘garantizar el regreso seguro’ de los médicos.

EL PARADERO DE LOS MÉDICOS, UN MISTERIO

Más allá de estos contactos diplomáticos, limitados a menudo a esperanzadoras declaraciones sin entrar en detalles sobre las gestiones para sacar vivos a Herrera y Rodríguez de Somalia, muy poco se sabe con certeza sobre la situación de los galenos.

En mayo de 2019, líderes tradicionales de Kenia y Somalia que viajaron a la región somalí de Jubaland, controlada por Al Shabab, para negociar en favor de los galenos, confesaron haber visto a los doctores prestando asistencia médica a la población local.

De acuerdo con los mediadores, los secuestradores llegaron a exigir una recompensa de 1,5 millones de dólares como condición para su liberación, informó entonces la prensa keniana.

Hace un año, un recaudador fiscal en áreas dominadas por Al Shabab aseguró a Efe que el grupo yihadista se aprovecha de los doctores cubanos para curar a sus combatientes heridos y entrenar a sus propios médicos, bajo la vigilancia de unas brigadas de seguridad especiales que supervisan los movimientos de los rehenes.

Herrera y Rodríguez forman parte de un contingente de un centenar de profesionales cubanos -incluidos radiólogos, cirujanos plásticos y ortopédicos, neurólogos y nefrólogos- que llegaron en 2018 a Kenia en aplicación de un acuerdo bilateral para mejorar el acceso a servicios sanitarios especializados en este país africano.

Tras el secuestro, las autoridades kenianas reubicaron en zonas más seguras a doctores cubanos desplegados en condados de Kenia limítrofes con Somalia, donde Al Shabab lucha por implantar un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Desde la caída en 1991 del dictador Mohamed Siad Barre, Somalia es un país sacudido por el conflicto y el caos, sin un gobierno efectivo para todo el territorio y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE