Las 5 Mejores Películas de Arnold Schwarzenegger

Arnold Scwarzenegger es una de las personalidades y figuras más complejas y carismáticas en el mundo del cine, la historia de Arnold es sin duda material para llevar a cabo una exitosa biopic motivacional y hasta ganadora del Oscar.

Ciencia ficción, acción, comedia, fantasía y hasta drama, no cabe duda que estamos hablando (junto a Stallone), de una de las figuras y leyendas de acción por excelencia, un icono de la cultura, sociedad y política estadounidense.

A continuación te dejamos sus 5 mejores películas:

5 – Kindergarten Cop (Reitman, 1990)

[embedded content]

La capacidad cómica de Arnold le dio para protagonizar varios de los clásicos noventeros de relleno televisivo, tales como Junior (nominación al Globo de Oro), El Regalo Prometido o El último gran héroe (esta es malísima), sin embargo su pináculo humorístico se dio como un detective infiltrado en un jardín de niños, denotando de manera muy natural la química del Gobernator con los escuincles y demás inmiscuidos. Reitman imprime un ritmo solvente y a través del desequilibrado estereotipo de héroe de acción convertido en un “mortal civil” (papel que tuvieron que interpretar todas las demás figurillas en su momento) encausa algunas secuencias divertidísimas tanto en los diálogos como en los gags físicos.

4 – True Lies (Cameron, 1994)

[embedded content]

Olvidada e hilarante cinta de acción cómica que se dio justo antes de que Cameron perdiera la cabeza con Titanic. Aunque el uso de dobles es más que notorio en algunas escenas de acción (de verdad se obvia hasta ridículo), aquí el objetivo de Arnold es construir junto con Jamie Lee Curtis un conflicto matrimonial hilarante alrededor de un espía de alto nivel que le esconde su vida a su familia. Como pez en el agua y con los dos estilos en lo que se siente más cómodo, el fisiculturista ofrece un relajado y hasta tierno papel como un esposo celoso y preocupado por la desatención sexual hacía con su pareja. Por supuesto la escena del baile es inolvidable, así como la aparición de Bill Paxton y hasta el cameo de Charlton Heston

3 – Total Recall (Verhoeven, 1990)

[embedded content]

Clásico de la ciencia ficción, con toques de noir y la violencia estética que encanta a Verhoeven, el director canadiense y el actor austriaco conectaron de inmediato desde que Arnold hiciera el casting para ser Robocop, papel que tendría que dejar de lado por cuestiones de su gran físico (el traje no le cabía). Es notoria la relación de admiración que surgió entre ambos en consecuencia y a partir de este film, pues Arnold no solo se hizo cargo de la puja mediática y la selección de director, sino que también al mando de Verhoeven ofrece una “doble actuación” con el mínimo esfuerzo histriónico pero con el doble de carisma, encausando así una de las grandes, divertidas y más oscuras aventuras espaciales

2 – Predator (McTiernan, 1987)

[embedded content]

Clásico de dos géneros, el carisma y presencia de Arnold junto con el simplón pero efectivo guión, la violencia gráfica, la banda sonora y un par de inolvidables líneas, son suficientes elementos para acarrear el genial duelo entre dos especies: un alien cazador y un mercenario con más músculos que acento. Sin duda y fuera del acartonado Conan y su Terminator, este sería el primer lucimiento histriónico total para Arnold, confirmándose no solo como la figura de acción heroica, sino también marcando la diferencia con su compañero y competencia Stallone, pues mientras aquel abordaría personajes más dramáticos y “oscuros”, Arnold de cierta manera manejaría personajes con más humor o ciertamente pintorescos (y sin duda con mayor carisma)

1 – The Terminator y T2: Judgment Day (Cameron, 1984 y 1991)

[embedded content]

No su mejor pero sin duda su más icónico y conocido papel, El T800 le daría no solo la oportunidad de demostrar un doble papel, villano y héroe (centrémonos solo en estas dos y olvidemos todo lo demás), sino también encauzar su mejor registro actoral: el de un robot sin expresiones. Con la primera Terminator, su acartonado acento y monstruosa presencia causan el efecto deseado: amenaza y terror; en la segunda parte su imponente figura no se aminoraría, pero dejando de lado el antagonismo, Arnold retomaría de forma magistral e inexpresiva varios de las grandes momentos del cine de acción y ciencia ficción, con diálogos legendarios e incluso momentos de accidental comicidad. Quizá el mejor referente del cine de acción, y el Gobernador lo sabe