La Opret reforzará medidas preventivas en el Metro y Teleférico

La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) trabaja en un plan para reforzar las medidas de prevención del COVID-19 entre los usuarios del Metro de Santo Domingo y el Teleférico y para ello prepara una serie de acciones que serán dadas a conocer oportunamente.

Ya se retomó la práctica de tomar la temperatura en las entradas al sistema y se evalúa colocar cintas de precaución u otra forma para que los usuarios respeten las señalizaciones de los asientos que están marcados con distanciamiento.

Otra medida es utilizar el sistema de altavoces para orientar a la gente a que respeten las señalizaciones y tomen las medidas de prevención. De acuerdo con las autoridades se va a retomar el control en la cantidad de pasajeros por tren.

Joel García, del Departamento de Comunicaciones, informó que en el transcurso de esta semana se retomará con el protocolo y apeló a los usuarios a que ayude a evitar la propagación del coronavirus, porque esa es una responsabilidad de todos: de las autoridades y de los pasajeros.

Se tratará de incluir mensajes de orientación mediante el sistema de perifoneo, tanto en los trenes como en todo el sistema, a fin de recordarle a la gente la necesidad de retomar las medidas de distanciamiento y de higiene en el modernos sistema de transporte.

“Es una situación complicada cambiarle los mensajes en el perifoneo, pero vamos a ver la posibilidad de incluirlo”, dijo.

Manifestó que se coordina con los agentes del Cuerpo Especializado de Seguridad del Metro y del Teleférico para hacer más activo en hacerse cumplir los protocolos, tanto al interno de los trenes como en los demás espacios del sistema.

Indicó que hay que tener cuidado al tratar a los usuarios porque se generan muchos conflictos cuando se exigen medidas como el cumplimiento de los protocolos.

En los últimos tiempos ciudadanos han bajado la guardia en el uso de las instalaciones del Metro. Muchos no respetan las señalizaciones en los asientos y violan las disposiciones de que solo se permiten dos personas por cada asiento. Además, la cantidad de personas que entra en el tren excede los dispuestos para conservar el distanciamiento que exige el protocolo.