Julito “Kilo”: ¿la séptima será la vencida?

Julio de los Santos Bautista, mejor conocido como Julito Kilo, ha vuelto a los medios de comunicación vinculado de nuevo con el tráfico de estupefacientes.

El supuesto narcotraficante fue apresado por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) en un caso en el que hasta el momento se han confiscado 88 paquetes de cocaína, de acuerdo con el análisis del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), en una villa de Juan Dolio y otros ocho paquetes en una residencia en playa El Muerto, ambos lugares en San Pedro de Macorís.

A pesar del anuncio DNCD, hay que esperar a ver si este hombre es finalmente encontrado culpable en los tribunales.

El caso más reciente que tiene que ver con Julito Kilo ocurrió en mayo de 2019. Agentes de la Policía Nacional lo detuvieron junto a un grupo de hombres a bordo de una yipeta en un puesto de chequeo en Santo Domingo Este. Allí se decomisaron varias armas de fuego alegadamente con documentación falsa. Sin embargo, los agentes que hicieron el arresto mintieron sobre el lugar donde se realizó la detención.

Los agentes declararon que fue en la Ciudad Colonial, en el Distrito Nacional y no en el municipio aledaño. La defensa de Julito Kilo argumentó que ninguna de las armas estaba bajo su posesión. La mentira le valió a la Policía una amonestación pública por parte del juez Alejandro Vargas. Posteriormente una jueza de Santo Domingo Este le impuso presentación periódica y garantía de 500 mil pesos.

En marzo de ese mismo año, Julito Kilo fue declarado inocente, tras ser acusado por sus supuestos vínculos con un cargamento de 953.87 kilos de cocaína que fue decomisada en playa Juan Dolio en el año 2016.

Por el caso fueron condenados a 20 años de prisión dos colombianos, mientras que a Julito Kilo y el expelotero Ravel Santana fueron descargados por insuficiencia de pruebas. Para ese entonces al hombre se le señalaba como el líder de la banda. Los condenados fueron Omar Atencio Vargas, de 39 años, y Erly Sierra Bonilla, de 41.

Previo a estos actos, la Policía Nacional ya vinculaba a Julito Kilo a otros casos graves, entre ellos asesinatos.

En diciembre de 2018 la Policía la Policía lo investigó por el asesinato de cuatro personas en una yipeta en el municipio de Guerra, pero no se le procesaron cargos. Además ha sido investigado por las muertes de Juan Gabriel Salas Polanco (2012), Pedro Feliciano (2013) y Nicolás Salas (2013).

Durante la gestión del exdirector de la Policía, Ney Aldrin Bautista, fue considerado como “el más grande narcotraficante y el más temido sicario”, aunque el título nunca fue comprobado por las autoridades en los tribunales.

Su pasado en la República Dominicana es precedido por cargo de drogas en los Estados Unidos, de donde fue deportado tras cumplir una condena de siete años de la cárcel.