Juezas ratifican acuerdos lenidad y culpabilidad no entran a juicio Odebrecht

Las traducciones de los acuerdos de lenidad y culpabilidad, a través de los cuales la constructora Odebrecht admitió el pago de US$92 millones en sobornos en el país, nunca los depositaron a la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) ni fueron notificados a las partes, por lo tanto, tampoco entrarán en el juicio por este caso de corrupción.

Esa fue la conclusión a la que llegaron ayer las juezas que moderan el juicio por los sobornos de Odebrecht, luego de rechazar el recurso de oposición del Ministerio Público que pretendía que estas magistradas modificaran su decisión e incluyeran al debate, tanto la comunicación remitida al exprocurador Jean Alain Rodríguez, en fecha 20 de abril del 2017, y los acuerdos enviados desde Brasil.

Explicó el tribunal que, cuando el Ministerio Público se presentó a la Secretaría, ésta recibió documento por documento, y consignó un cotejo en cada prueba recibida en presencia de un fiscal. Además, le puso un número a la prueba, acompañado de las iniciales de la secretaria que recibió esos documentos.

Al analizar que todas las pruebas estaban en orden, que se le puso folio, sello y se guardó de manera segura en custodia, además de que no habían saltos en el seriado de una página y otra, las juezas Giselle Méndez, Tania Yunes y Jissel Naranjo, establecieron que las traducciones nunca fueron depositadas por el Ministerio Público.

“¿Quién sacó las traducciones? Nadie las sacó. Nunca se entregaron a la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia”, dejó claro el tribunal a unanimidad.

Estas magistradas reiteraron que solo serán admitidas al juicio las pruebas que fueron sometidas al escrutinio del juez de la instrucción, y que estén debidamente traducidas al idioma español como establecen las leyes dominicanas.

Punto para imputados

Con su decisión, las juezas acogieron los pedimentos de la defensa de los imputados. Estos alegaron que las traducciones no cuentan con sellos, firma, foliado ni fecha de cuándo fueron depositadas ante la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia. Los abogados dijeron que, dada esta situación, los documentos no existen en este caso judicial.

Refirieron que el Ministerio Público pretendía incorporar al juicio las traducciones de los acuerdos de lenidad, de culpabilidad y sus respectivos anexos, pero que no lo podían permitir por ser estas “pruebas de contrabando”.

¿Falta de la Pepca ?

Wilson Camacho, titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) afirmó que el Ministerio Público cumplió con su obligación de depositar las evidencias debidamente traducidas.

Camacho insinuó que si la evidencia se “traspapeló, eso no le pasó al Ministerio Público; si hay una falta, hay que buscarla en otro lugar, no en el Ministerio Público”.

“¿Quién sacó las traducciones? Nadie las sacó, nunca se entregaron a la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia”,

Giselle Méndez

Las delaciones son la clave

El juicio, seguido en contra de Ángel Rondón Rijo, Víctor Díaz Rúa, Conrado Pittaluga Arzeno, Tommy Galán, Andrés Bautista y Juan Roberto Rodríguez, continuará el próximo jueves. El Ministerio Público peleará para que las delaciones premiadas, que forman parte de los anexos, permanezcan como pruebas en el proceso, sin ser excluidas por el tribunal. Las autoridades del Ministerio Público aseguran que están, debidamente, traducidas al español. Se recuerda que las defensas de los acusados advirtieron que darán el pleito para que esos documentos, en los que están incluidas las delaciones de Marco Vasconcelos Cruz, también, sean sacados del caso por estar bajo la sombrilla de los acuerdos excluidos.