Internacionales

Una empresa compró los derechos de gas de esta tierra por US$ 1. El helio hace que pueda valer miles de millones

(CNN) — Cuando la startup sudafricana Renergen compró los derechos de producción y exploración de unos campos cubiertos de hierba cerca de Virginia, una ciudad de la provincia de Estado Libre de Sudáfrica, sus fundadores esperaban encontrar pequeñas reservas de gas natural que pudieran alimentar las oportunidades mineras cercanas..

Pagaron US$ 1 por los derechos en 2013, según el CEO, Stefano Marani, y empezaron a analizar la composición del gas que fluía de dos tubos de perforación oxidados que se habían instalado años antes para la exploración minera. Lo que encontraron fueron concentraciones anormalmente altas de helio.

Además de inflar globos de fiesta, el helio tiene numerosas aplicaciones comerciales. Cuando se condensa en forma líquida, es un componente refrigerante esencial utilizado en la fabricación de microchips y en el funcionamiento de la tecnología de resonancia magnética que salva vidas. Sin embargo, los precios mundiales del helio son volátiles y el suministro errático, pues este gas se produce en menos de 10 países del mundo.

Sin saberlo, Renergen había encontrado oro. Hoy, la empresa afirma disponer de reservas probadas de helio de más de 7.000 millones de pies cúbicos en el proyecto Virginia Gas, que podrían valer más de US$ 4.000 millones, y potencialmente hasta US$ 12.000 millones si se incluyen otras posibles reservas.

«Teníamos la humilde y modesta aspiración de montar una central eléctrica [de gas] a pequeña escala que pudiera suministrar un par de megavatios a algunas explotaciones mineras cercanas», recuerda Nick Mitchell, director de Operaciones de Renergen. «No teníamos ni idea de la magnitud y la escala de este yacimiento de helio».

La empresa logró producir helio líquido de la planta por primera vez en enero de 2023. Tras los retrasos sufridos a lo largo del año debido a una fuga en el sello de vacío de la caja fría de helio, espera comenzar las operaciones comerciales durante el próximo mes, extrayendo helio junto con gas natural, para luego procesarlo y distribuirlo a clientes, como Linde, una empresa mundial de ingeniería.

Huella más pequeña

Lo que hace tan especiales las reservas de gas natural de Renergen es la concentración inusualmente alta de helio. Según Marani, el promedio es del 3 %, y en algunos lugares llega hasta el 12 %. En cambio, en EE.UU., el mayor proveedor mundial de helio, la concentración promedio es del 0,35 %, y en Qatar, otro país importante, el promedio es del 0,04 %, según la Oficina de Administración de Tierras de EE.UU.

Según Chris Ballentine, catedrático de Geoquímica de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, esto podría hacer que el helio de Renergen sea más respetuoso con el medio ambiente. Por lo general, el helio se produce como subproducto del gas natural licuado (GNL) –una mezcla de gases que es principalmente metano–, explica, y solo a partir de cierta concentración (normalmente en torno al 0,3 %) resulta económicamente rentable extraer helio por sí mismo.

Esto significa que la mayor parte del tiempo, el suministro de helio está dominado por productores de hidrocarburos que extraen y venden helio aparte, y la producción está por tanto ligada a una alta huella de carbono, continúa. Pero una mayor concentración de helio significa que se produce menos metano asociado, lo que reduce su huella de carbono.

Una vista aérea de un pozo en el proyecto Virginia Gas. (Cortesía: Renergen)

Una vista aérea de un pozo en el proyecto Virginia Gas. (Cortesía: Renergen)

«Lo que hace que las prospecciones de Renergen sean tan interesantes es que, aunque hay hidrocarburos asociados a la producción de helio, la huella es mucho menor. De hecho, encontraron un sistema primario de gas helio», afirma.

En última instancia, Ballentine espera que el sector deje de producir helio a partir de GNL y utilice fuentes como los yacimientos de gas, donde el helio se produce junto con el nitrógeno, como se analiza en un estudio reciente del que es coautor.

Otra ventaja de la alta concentración es el abaratamiento de la producción. «Somos un productor de helio mucho más barato que la mayoría de los demás», afirma Marani. «Perforamos pozos muy poco profundos, probablemente de entre 1.000 y 1.500 pies, de bajo coste y poca huella, y el gas sale de forma natural por su propia voluntad», explica.

El punto de suministro de África

En un momento en el que el suministro mundial de helio se interrumpe con frecuencia, un nuevo actor en una región geográfica diferente es muy bienvenido, afirma Ballentine. «Actualmente estamos en una crisis de suministro, porque solo tenemos unos pocos puntos de suministro limitados… lugares como Renergen sin duda aliviarán eso», dice.

Actualmente, nada del helio mundial se produce en África: se han localizado yacimientos de gas ricos en helio en Tanzania, pero aún no están en producción comercial.

Marani señala que el proyecto de gas de Renergen fue designado «proyecto estratégico integrado» por el Gobierno de Sudáfrica, lo que contribuye a acelerar los procesos de aprobación reglamentaria.

Según Mitchell, el «proyecto de fase uno» de la empresa, un pequeño proyecto piloto financiado por el Gobierno de EE.UU., producirá unos 350 kilogramos de helio al día, cantidad suficiente para satisfacer todas las necesidades de Sudáfrica y disponer de excedentes. Su «proyecto de fase dos», que se prevé entre en funcionamiento en 2027 y ha recibido financiación del Gobierno estadounidense y del Standard Bank sudafricano, aumentará la producción a 4,2 toneladas diarias, produciendo entre el 6 % y el 8 % del suministro mundial de helio. Según la empresa Research and Markets, se prevé que el mercado mundial del helio alcance un valor de más de US$ 6.000 millones en 2027, lo que generaría importantes ganancias.

A pesar de las ambiciosas previsiones de la empresa, el precio de sus acciones experimentó una importante caída en el último trimestre de 2023, que según los expertos podría estar relacionada con las críticas en redes sociales a la transparencia de la empresa. Sin embargo, Marani confía en que Renergen será capaz de superar las dudas de los inversores, con avances que, según él, «no solo reducirán significativamente el riesgo de que el proyecto avance, sino que proporcionarán entregas».

En diciembre, la empresa anunció que había vendido el 5,5 % del capital de Tetra4, la filial de Renergen que posee y explota el proyecto de gas de Virginia, por 550 millones de rands (US$ 29 millones) a Mahlako Energy Fund y Third Way Investment, dos empresas de gestión de inversiones con sede en Johannesburgo. La empresa tiene previsto captar más capital mediante una oferta pública inicial (OPI) en el mercado de valores Nasdaq de Estados Unidos. La empresa ya cotiza en Sudáfrica y Australia.

«Crear confianza va a llevar mucho tiempo, no me hago ilusiones», afirma Marani. «Creo que la activación del helio es el primer paso en ese proceso».

Eleni Giokos, Michael Cross y Tom Bouchier Hayes contribuyeron a este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *