Internacionales

Surgen nuevos detalles sobre la mujer armada que inició un tiroteo en una megaiglesia de Houston, mientras las autoridades buscan el motivo

(CNN) — Los investigadores todavía están tratando de descifrar qué motivó a una madre de 36 años a abrir fuego con un rifle semiautomático en una popular megaiglesia de Houston este domingo en un incidente que dejó dos personas heridas, incluido su hijo de 7 años, antes de ser dada de baja por las fuerzas del orden.

La atacante, identificada como Genesse Ivonne Moreno, se enfrentó a un guardia de seguridad este domingo afuera de la Iglesia Lakewood, donde predica el conocido televangelista y pastor Joel Osteen, poco antes de las 2 p.m. Los investigadores creen que ella pudo haberle revelado que llevaba un arma al guardia, quien estaba desarmado, y entró por la fuerza, según el jefe de Policía de Houston, Troy Finner.

Con una gabardina y una mochila, entró al estadio deportivo reconvertido para llevar a cabo servicios religiosos y abrió fuego en un pasillo con un rifle AR, dijo Christopher Hassig, comandante de la división de homicidios de la Policía de Houston, en una conferencia de prensa este lunes. Una fuente policial federal le dijo a CNN que la mujer disparó alrededor de 30 balas.

Dos agentes fuera de servicio estaban en la iglesia: un agente del Departamento de Policía de Houston de 28 años y un agente de 38 años de la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas, ambos con menos de cinco años de servicio. Los dos agentes se enfrentaron a la atacante y ella resultó mortalmente herida, dijo el jefe de Policía.

Tiroteo megaiglesia Houston

El hijo de Moreno, que recibió un disparo en la cabeza durante la terrible experiencia, se encuentra en condición crítica en un hospital, dijo Finner. No está claro quién disparó la bala que hirió al niño y CNN se comunicó con la Policía para obtener más información.

Un hombre de 57 años, que también recibió un disparo en la pierna, fue dado de alta de un centro médico, dijo Finner.

Aún no está claro qué llevó al tiroteo y qué motivó a Moreno, quien tiene un largo historial criminal y había estado atravesando un amargo divorcio. Los investigadores dicen que están intentando desentrañar si el incidente tuvo motivaciones políticas o fue llevado a cabo por un individuo con trastornos mentales, según una fuente policial federal.

«Estamos en las etapas iniciales de esto. Lo entiendo completamente, queremos saber el motivo, cómo consiguió el arma, por qué hizo esto», dijo a periodistas el agente especial a cargo, Douglas Williams, de la oficina del FBI en Houston. «Aún no hemos llegado a ese punto».

El tiroteo es solo el último ejemplo de violencia armada que perturba la vida estadounidense en lugares que alguna vez se consideraron seguros. Éste estaba en un lugar de culto. Otros han estado en escuelas, tiendas de comestibles, centros comerciales, hospitales, campus universitarios y fiestas en casas.

La Policía dice que la atacante tenía antecedentes de problemas de salud mental y escritos antisemitas

Horas después del tiroteo, las autoridades registraron la casa de Moreno en Conroe, a unos 80 kilómetros al norte de la Iglesia Lakewood, dijo la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EE.UU. este lunes.

Según una orden de registro obtenida por CNN, los investigadores dijeron que la atacante afirmó en el lugar tener una bomba, pero tenía una cuerda amarilla similar a un cordón de detonación y «sustancias consistentes con la fabricación de dispositivos explosivos».

CNN se comunicó con el Departamento de Bomberos de Houston para obtener más información.

La atacante utilizó un rifle AR-15 con una pegatina que decía «Palestina» durante el ataque, que compró legalmente en diciembre, dijo la Policía. También tenía un arma calibre .22 en su bolso que no fue utilizada, según una fuente policial federal.

El analista policial de CNN, John Miller, dijo este lunes que las autoridades tienen mucho trabajo por hacer antes de que quede claro cualquier motivo.

«Es por eso que las autoridades federales estaban ejecutando órdenes de registro», dijo, señalando que están «buscando computadoras, cualquier documento escrito, memorias USB, redes sociales, en línea. Realmente están descubriendo la identidad de esta persona».

La información de las cuentas de redes sociales de Moreno y de las autoridades locales pinta el retrato de una madre soltera con un historial de problemas de salud mental que atraviesa los altibajos al intentar cambiar su vida y lanzar un negocio.

Durante la conferencia de prensa de este lunes, Hassig dijo que el tirador usó múltiples alias, incluidos nombres masculinos y femeninos. Moreno recibió una orden de detención emocional en 2016 y tiene antecedentes de salud mental documentados por la Policía de Houston, dijo Hassig.

Registros del Departamento de Seguridad Pública de Texas muestran que Moreno tuvo una serie de arrestos por delitos menores durante las últimas dos décadas, incluida la posesión ilegal de un arma. Pero, a sus 30 años, se describió a sí misma en las redes sociales como la fundadora de una empresa de servicios inmobiliarios y financieros. Según su propia cuenta en las páginas de las redes sociales, participaba en la venta de todo, desde nuevos condominios hasta centros comerciales.

Una publicación en las redes sociales de marzo de 2020 muestra una captura de pantalla de una carta modelo de la Iglesia Lakewood agradeciendo a Moreno por su donación. Este lunes se le preguntó al jefe de Policía si la atacante tenía una conexión con la iglesia y dijo que estaba bajo investigación.

Una reseña de CNN mostró la historia de una amarga batalla por la custodia entre Moreno y representantes de la familia de su excónyuge que se desarrolló en sus cuentas de redes sociales. En 2022, cuando su proceso de divorcio fue transferido a la corte del condado, según un abogado que la representó, Moreno también fue arrestada por un cargo de armas, un delito menor, y que fue absuelta con dos días cumplidos en la cárcel del condado de Fort Bend.

Según la Policía, hubo algún tipo de disputa familiar entre la atacante y su exmarido y la familia del exmarido, algunos de los cuales son judíos.

«Es posible que de ahí surja todo esto», añadió Hassig. Dijo que la Policía también encontró escritos antisemitas relacionados con el tirador.

El abogado William Capasso dijo que representó a Moreno en 2021-2022 y le dijo a CNN que Genesse Ivone Moreno se llamaba Jeffrey Moreno Carranza en ese momento.

Capasso dijo que luego se retiró como su abogado y ella se representó a sí misma en el proceso de divorcio.

La complicada historia del tirador aumenta la incertidumbre en torno a establecer un motivo y ha creado un «enigma» para las autoridades al determinar si este tiroteo se realizó por odio o por una crisis de salud mental, dijo Miller.

Una mujer dice que huyó del tiroteo y se escondió en una habitación con otras personas

Con experiencia en producción televisiva, Osteen se hizo cargo de la iglesia de su padre en 1999 y consiguió un gran número de seguidores. Sus servicios atraen semanalmente a 45.000 asistentes a la iglesia del área de Houston, además de personas de todo el país que sintonizan los sermones en línea y por televisión, según su sitio web.

«Estamos devastados», dijo Osteen este domingo. «Hemos estado aquí 65 años y que alguien dispare en su iglesia…»

First responders and members of law enforcement surround the area after a shooting Sunday at television evangelist Joel Osteen's Lakewood Church in Houston.

Socorristas y miembros de las fuerzas del orden rodean el área después de un tiroteo este domingo en la Iglesia Lakewood del evangelista de televisión Joel Osteen, en Houston. (Crédito: Callaghan O’Hare/Reuters)

Una mujer que estaba dentro de la iglesia en el momento del tiroteo le dijo a KHOU, afiliada de CNN, que Osteen estaba saludando a la gente después del final del servicio y que ella estaba entre las últimas en saludarlo.

Poco después, dijo a la estación de noticias, escuchó repetidos golpes, casi como «sonidos mecánicos».

«Casi sonaba como si estuvieran desmantelando mesas plegables y dejándolas caer al suelo», dijo. «Pero eran erráticos».

Luego, la mujer dijo que escuchó otra serie de golpes y vio gente gritando y corriendo. Corrió a una habitación y se metió dentro con otras personas, incluido un niño. El grupo puso dos grandes listones de madera en la puerta para evitar que se abriera y luego comenzaron a orar.

«Estábamos agradecidos», dijo. «Podríamos haber sido una víctima. Nos podrían haber disparado».

 

— Raja Razek, Andy Rose, Ashley Killough, Jamiel Lynch, Lauren Mascarenhas y Zoe Sottile de CNN contribuyeron a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *