Internacionales

¿Son estas las cafeterías más bellas del mundo?

(CNN) — Cuando los visitantes entran al Budapest Café en Chengdu, China, no solo reciben una taza de café. Más bien, son inmediatamente transportados a un espacio sacado de una película de Wes Anderson, gracias a los tonos pastel, los muebles caprichosos y una serie de arcos y arcadas que pretenden imitar las perspectivas simétricas características del cineasta.

El Budapest Café es uno de los muchos negocios llamativos que aparecen en «Designing Coffee: New Coffee Places and Branding», un libro de mesa (sin juego de palabras) que muestra los cafés y tostadores más fotogénicos y excéntricos del mundo.

Con sus lánguidas líneas arquitectónicas y sus relajantes pasteles, el Budapest Café anima a los clientes a «explorar e interactuar físicamente con el espacio, como si fuera un decorado (de película)». (James Morgan/The Budapest Café/Cortesía gestalten)

El libro, de la autora y experta en café Lani Kingston, quien también imparte un curso titulado «La Antropología del Café» en la Universidad Estatal de Portland, sirve como recordatorio de que, más allá de una buena bebida, una estética bien curada es hoy indispensable para que un café fidelice a sus clientes y se destaque en un panorama de redes sociales cada vez más competitivo. (Al parecer, tener un arte viral de latte  ya no es suficiente).

En un mundo donde los cafés competidores suelen estar apiñados o incluso alineados uno al lado del otro en la misma manzana, muchos cafés hacen todo lo posible para destacar. O mejor dicho, para que su café se destaque.

Un menú «extravagante» de bebidas y productos horneados complementa la peculiar decoración. Sin olvidar, por supuesto, la piscina de bolas rosa flamingo. (James Morgan/The Budapest Café/Cortesía de gestalten)

El minimalismo no es sólo una opción de moda, sino una decisión consciente en lo que respecta a la marca y la estética, dijo Kingston a CNN, ya que permite a una empresa comunicar que lo único que les importa es su café.

Tomemos, por ejemplo, Metric Coffee de Chicago, que se sometió a una revisión de marca a estos efectos en 2020. Xavier Alexander, el minorista y cofundador del café, dijo a CNN que la marca correcta es fundamental en el negocio del café, ya que «todos los días surge una marca nueva».

Fifteen Steps Workshop en Taipei, Taiwán. Esta cafetería minimalista utiliza su espacio en la acera como «terraza de café» para clientes y transeúntes. (Cortesía Jamie Yelo/Hey! Cheese/Fifteen Steps Workshop/Courtesy gestalten )

Según Alexander, Metric Coffee refinó su estética para reflejar sus valores fundamentales: transparencia y sostenibilidad. La palabra «café» se eliminó del logotipo de la empresa, que ahora simplemente presenta la palabra «Metric» en un logotipo azul en sans serif; las tazas y bolsas de café son de color blanco liso y tienen ilustraciones mínimas, el logotipo y el texto requerido. ¿La meta? Transmitir sencillez y dejar que los productos de Metric Coffee brillen por sí solos.

«Es un enfoque más humilde para ofrecer un producto con el que la gente pueda sentirse bien», dijo Alexander a CNN, añadiendo que los clientes en general han acogido con agrado los cambios de la marca.

Sin embargo, entre las cafeterías que atienden a un grupo demográfico más joven, Kingston notó una oscilación pendular hacia lo opuesto al minimalismo, o hacia el «desorden», como ella (y otros observadores de tendencias de la Generación Z) lo han denominado. Plantas, figuritas, libros y otra parafernalia decoran estantes y paredes «para cautivar a las personas y mantener su atención», dijo Kingston, y ofrecen un ambiente atractivo en el que es fácil perder la noción del tiempo y el lugar. La decoración temática maximalista también es un excelente telón de fondo para fotos y videos en plataformas sociales como Instagram y TikTok.

Caffettiera, en Montreal, Canadá, es un espacio luminoso con tonos azules y verdes y paneles de imitación de madera. En todas partes se pueden encontrar libros, pegatinas, juguetes y fotografías de la época de los 90. (David Dworkind/Caffettiera/Cortesía gestalte)

Las cafeterías ubicadas en «junglas de concreto» a menudo buscan resaltar pinturas, muebles y decoración vibrantes para contrastar los edificios monocromáticos que las rodean, dijo Kingston a CNN. Los cafés con colores vivos «prometen una sensación de intriga». «Están diciendo ‘oye, entra y experimenta algo diferente de lo que hay ahí fuera'», explicó.

No son como cualquier otro

Kingston seleccionó cuidadosamente cerca de 60 marcas de café en los seis continentes para destacarlas en «Designing Coffee». Algunos de los lugares más «únicos y realmente creativos» están concentrados en Asia, dijo, aunque limitó sus opciones a no más de un par de cafés por país.

Uno de sus favoritos es Fritz Coffee Company en Seúl, Corea del Sur. A pesar de ser reconocible al instante gracias a su logotipo ilustrado de una foca sosteniendo una taza de café, lo que hace que la marca de la cadena de cafeterías sea exitosa, dijo Kingston, es que la entrañable mascota se utiliza escasamente.

B K Kim, director de marca de Fritz Coffee Company, dijo a Kingston en «Designing Coffee» que la popular cadena busca «incorporar elementos retro y modernos de la cultura coreana trayendo recuerdos para una generación y entregando nuevos encantos para otra». (Angela Wijaya/Fritz Coffee Company/Cortesía gestalten)

Fritz Coffee Company combina «elementos retro y modernos de la cultura coreana» para construir su identidad de marca, escribió. Una de sus cinco ubicaciones (en la foto de arriba) se construyó a partir de una casa tradicional coreana, o «hanok», con un techo de tejas tradicional. Sin embargo, al entrar, el edificio presenta una decoración moderna, elegante y oscura.

Un buen embalaje puede ser igualmente importante. La marca Process Coffee, con sede en Belfast, guarda sus granos de café en cajas que se asemejan a cintas VHS, por ejemplo. Su fundador, Ben Hamilton, quería combinar sus intereses en el café y en el skate, al mismo tiempo que creaba un producto que evocara juguetonamente la historia de la cultura pop.

Anh Coffee Roastery en Ciudad Ho Chi Minh (Vietnam). El escaparate se inspira en el suelo volcánico de color rojo basalto de la región de las Tierras Altas Centrales de Vietnam, el principal distrito cafetero del país. (Cortesía Dosy/Anh Coffee Roastery/gestalten)

En las décadas de 1980 y 1990, la popularidad del skate se disparó gracias a los videos caseros que capturaban trucos y acrobacias. Por lo tanto, Process Coffee se centra en el VHS, un símbolo que «alude a la cultura del skate pero aún proporciona una sensación de nostalgia para aquellos que no son conscientes de esa connotación», escribió Kingston.

«Habla de las pasiones e intereses (de Hamilton)», añadió. «Realmente demostró cómo puedes aportar tu propio estilo personal: no tienes que seguir la norma cuando creas tu marca».

Curaduría

Algunas cafeterías compiten por convertirse en un destino de referencia creando experiencias similares a museos o exposiciones de arte “inmersivos”. Otros se inspiran en películas y programas de televisión populares, o siguen el modelo de la cultura aspiracional que rodea el lugar del café en el mundo y alrededor de él.

Melrose Café, una cafetería con sede en Hong Kong, está inspirada en la cultura cafetera de Los Ángeles: la paleta de colores rosa y amarillo de la tienda pretende evocar las icónicas puestas de sol de la costa oeste; su menú incluye platos de inspiración californiana como tostadas de aguacate.

A través de su ambiente y su menú, el Genovese Coffee House de Sídney ofrece a los consumidores australianos un pasaje «espresso» a la cultura mediterránea del café. (Anson Smart/Genovese Coffee House/Cortesía gestalten)

Por otra parte, Genovese Coffee House (en la foto de arriba) en Sydney, Australia, se inspiró en la cultura cafetera italiana. El propietario, cuyo linaje se remonta a Italia, tuvo en cuenta las «tres generaciones de tostado de café» de su familia al diseñar el espacio. El exterior imita una «tienda tradicional italiana en la calle», escribió Kingston, y el interior presenta muebles de cafetería europeos y cafeteras italianas antiguas.

Pero independientemente de la paleta, la presentación o la inspiración del diseño, existe algo en común que une a todas las cafeterías del libro de Kingston: son espacios comunitarios para relajarse, pasar tiempo con amigos y, por supuesto, disfrutar de un pastelito y una deliciosa taza de café.

«La cafetería ha sido, durante siglos, la sala de estar del mundo», dijo Kingston. «Ha sido un lugar para que la gente se reuniera fuera de sus hogares. A la gente le gusta ir a lugares donde se sienten cómodos y disfrutan de su entorno, y de las cosas que les resultan visual y estéticamente agradables».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *