Internacionales

¿Qué es una tormenta solar y qué impacto puede provocar?

(CNN Español) — Este jueves, el Centro de Predicción Meteorológica Espacial (SWPC, por sus siglas en inglés) emitió la primera alerta de tormenta solar geomagnética severa desde 2005. ¿De qué se trata?


“Una tormenta geomagnética es una perturbación importante de la magnetosfera de la Tierra que se produce cuando hay un intercambio muy eficiente de energía desde el viento solar hacia el entorno espacial que la rodea la Tierra”, explica el SWPC en su sitio web.

Dicha tormenta es el resultado de variaciones en el viento solar que “produce cambios importantes en las corrientes, plasmas y campos en la magnetosfera de la Tierra”.

Para que se produzcan estas tormentas, debe haber condiciones de viento solar durante períodos sostenidos y de alta velocidad. Pero sobre todo, explica el SWPC, “un campo magnético de viento solar dirigido hacia el sur (opuesto a la dirección del campo de la Tierra) en el lado diurno de la magnetosfera”.

Según el SWPC, desde el miércoles se han observado al menos cinco eyecciones de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés) dirigidas hacia la Tierra.

«Las CME son explosiones de plasma y campos magnéticos procedentes de la corona solar. Provocan tormentas geomagnéticas cuando se dirigen hacia la Tierra. Las tormentas geomagnéticas pueden afectar a las infraestructuras en órbita cercana a la Tierra y en la superficie terrestre, interrumpiendo potencialmente las comunicaciones, la red eléctrica, la navegación y las operaciones de radio y satélite», explica el SWPC.

¿Qué pueden provocar las tormentas solares?

Según el SWPC, una tormenta de estas características también podría hacer que la aurora se viera tan al sur como en Alabama y el norte de California.

«Hay corrientes producidas en la magnetosfera que siguen el campo magnético, llamadas corrientes alineadas con el campo, y estas se conectan con corrientes intensas en la ionosfera auroral. Estas corrientes aurorales, llamadas electrochorros aurorales, también producen grandes perturbaciones magnéticas», detalla.

Además, este tipo de tormentas pueden «aumentar la densidad y la distribución de la densidad en la atmósfera superior, provocando una resistencia adicional a los satélites en la órbita de la Tierra «, según el SWPC. En tanto,  también podrían modificar «la trayectoria de las señales de radio y crear errores en la información de posicionamiento proporcionada por el GPS».

«Si bien las tormentas crean hermosas auroras, también pueden alterar los sistemas de navegación como el Sistema Global de Navegación por Satélite (GNSS) y crear corrientes inducidas geomagnéticamente dañinas (GIC) en la red eléctrica y las tuberías», describe el SWPC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *