Internacionales

¿Por qué Venus no es como la Tierra? Nueva misión espacial pretende descubrirlo

(CNN) —  Un satélite diseñado para estudiar Venus de arriba a abajo y un trío de naves espaciales que navegan por ondas gravitacionales son dos de las últimas misiones que adoptó la Agencia Espacial Europea.

La agencia había seleccionado previamente las misiones, pero el proceso de adopción oficial significa que se elegirán contratistas para que la construcción pueda comenzar a dar vida a los diseños de la misión.

La ESA se asociará con la NASA para ambas misiones, que se lanzarán desde el puerto espacial europeo en la Guayana Francesa en la década de 2030.

«Estas misiones pioneras nos llevarán al siguiente nivel en dos áreas extraordinariamente apasionantes de la ciencia espacial y mantendrán a los investigadores europeos a la vanguardia en estos ámbitos», afirmó Carole Mundell, directora de ciencia de la ESA, en un comunicado.

Un nuevo viaje a Venus

El explorador EnVision Venus estudiará ese planeta con un detalle sin precedentes, desde el núcleo interno hasta la parte superior de su atmósfera, para ayudar a los astrónomos a comprender por qué este mundo caliente y tóxico no resultó como la Tierra. Venus es similar en tamaño y distancia del sol en comparación con la Tierra, y algunos investigadores creen que el planeta podría incluso haber tenido un clima similar a la Tierra en algún momento.

Pero el “gemelo de la Tierra” es ahora un mundo inhóspito, con temperaturas superficiales capaces de derretir el plomo y una presión intensa y aplastante como resultado de un efecto invernadero desbocado.

Una impresión artística muestra a EnVision después de que la nave espacial llegara a la órbita alrededor de Venus.

Una impresión artística muestra a EnVision después de que la nave espacial llegara a la órbita alrededor de Venus. ESA/VR2Planets/Damia Bouic

Los científicos esperan que la misión responda preguntas clave sobre Venus, incluyendo cómo evolucionó el mundo con el tiempo y si alguna vez tuvo océanos, qué tan geológicamente activo es y por qué comenzó el efecto invernadero desbocado.

Se espera que EnVision se lance en 2031 y será la primera misión en recopilar datos sobre cómo interactúan la atmósfera, la superficie y el interior de Venus. La misión se basa en la primera nave espacial de la ESA enviada para mapear la atmósfera del planeta, Venus Express , que orbitó Venus de 2005 a 2014.

Después de un viaje de 15 meses a Venus, EnVision pasará 15 meses más orbitando el planeta y volando a través de su atmósfera.

El satélite tendrá dos paneles solares desplegables y llevará un conjunto de instrumentos que pueden observar la superficie y la atmósfera de Venus, así como explorar debajo de las espesas y oscuras nubes del planeta con radar y longitudes de onda de radio.

Es una de varias misiones en desarrollo para estudiar Venus, incluidas las expediciones DAVINCI y VERITAS de la NASA que se lanzarán en la próxima década.

Desentrañando la historia del universo

Cuando objetos celestes masivos, como los agujeros negros, chocan, envían ondas llamadas ondas gravitacionales que se extienden por todo el universo y revelan información sobre su historia.

Estas ondas fueron detectadas con observatorios terrestres, pero la Antena Espacial de Interferómetro Láser, o LISA , será el primer observatorio espacial que estudie el fenómeno cósmico. Los observatorios terrestres están limitados en lo que pueden detectar en función del tamaño y la sensibilidad, por lo que solo pueden captar ondas gravitacionales de alta frecuencia.

Pero un observatorio espacial puede ser mucho más grande, y LISA podrá detectar ondas que van desde pequeñas hasta gigantes, así como ondas de baja frecuencia emitidas por agujeros negros supermasivos que se fusionan en los centros de galaxias masivas.

La ilustración muestra la configuración del triángulo láser de la misión LISA, que utiliza tres naves espaciales para detectar ondas gravitacionales, representadas provenientes de dos agujeros negros.

La ilustración muestra la configuración del triángulo láser de la misión LISA, que utiliza tres naves espaciales para detectar ondas gravitacionales, representadas provenientes de dos agujeros negros. ESA

La misión LISA incluye tres naves espaciales que volarán a 2,5 millones de kilómetros (aproximadamente 1,6 millones de millas) de distancia en una formación en forma de triángulo. Se utilizarán cubos de oro que flotan libremente dentro de cada nave espacial para detectar ondas gravitacionales.

La misión nació del éxito de LISA Pathfinder, que la ESA lanzó en 2015 para demostrar la tecnología en la que se basará la misión LISA para buscar ondas cósmicas en el universo.

Los cubos dorados dentro de cada nave espacial ayudarán a la misión LISA a detectar ondas gravitacionales.

Los cubos dorados dentro de cada nave espacial ayudarán a la misión LISA a detectar ondas gravitacionales. ESA

La nueva misión buscará evidencia de fusiones de agujeros negros en todo el universo, estudiará la formación de miles de pares de estrellas llamadas sistemas binarios, observará el interior de densos cúmulos estelares dentro de las galaxias e intentará medir la velocidad a la que se expande el universo. Y LISA se utilizará para estudiar la historia del universo localizando los primeros agujeros negros formados después del Big Bang.

Juntas, las tres naves espaciales volarán detrás de la Tierra mientras ésta orbita alrededor del Sol, a unos 50 millones de kilómetros de nuestro planeta. La agencia espera que la misión dure cuatro años, con posibilidad de extenderla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *