Internacionales

¿Por qué trabajamos de 9 a 5? La historia de la jornada laboral de ocho horas

(CNN) — La cultura laboral estadounidense gira en torno a que los empleados trabajen ocho horas al día, cinco días a la semana, un horario inmortalizado por Dolly Parton en su canción de 1980, “9 to 5”.

Es simplemente la norma, suponen muchos. Es igual que siempre.

Excepto que no siempre fue así. Se ha mantenido estable en ese nivel desde la Segunda Guerra Mundial.

La forma en que Estados Unidos llegó al estándar de ocho horas no fue el resultado de un sindicato o una industria, una empresa o una ley. Más bien surgió después de una larga y compleja combinación de acciones laborales, promoción, compromisos políticos, empleadores pioneros y competencia económica.

He aquí un resumen (muy) abreviado de cómo la sociedad estadounidense se adaptó (al menos hasta ahora) a una jornada laboral de ocho horas.

La duración de la jornada laboral a lo largo de los años

En términos generales, hubo una disminución constante en la duración de la jornada laboral desde el siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial, con una caída bastante pronunciada durante la década de 1920, dice el historiador económico Benjamin Hunnicutt, profesor de la Universidad de Iowa.

Pero el descenso empezó desde un nivel bastante alto.

A mediados del siglo XIX, era común trabajar más de 70 horas a la semana, según el economista Robert Whaples, profesor de la Universidad Wake Forest, quien creó una cronología detallada sobre la evolución de las horas trabajadas en Estados Unidos para la Asociación de Historia Económica.
Dado que en aquel entonces la gente normalmente trabajaba seis días a la semana, eso equivale aproximadamente a 12 horas al día.

No es que no hubiera ejemplos a principios del siglo XX de personas que dedicaban mucho más tiempo que eso. Al final de la Primera Guerra Mundial, por ejemplo, los trabajadores de los altos hornos de la industria del acero normalmente trabajaban 84 horas a la semana. “Estas horas anormalmente largas fueron objeto de muchas denuncias y un problema importante en una huelga que comenzó en septiembre de 1919. La huelga fracasó… pero cuatro años después, US Steel redujo su jornada laboral de doce a ocho horas”, señala Whaples.

Los empleadores pioneros (y una jornada laboral de seis horas) causan sensación

En 1926, la Ford Motor Company, bajo el liderazgo de Henry Ford, instituyó una semana laboral de cinco días y ocho horas al día.

Luego, durante la Gran Depresión, debido al alto desempleo, surgió la idea de una semana laboral de seis horas.

El libro de Hunnicutt, “El día de seis horas de Kellogg”, cuenta la historia de cómo el barón de los cereales, W.K. Kellogg, decidió en 1930 instituir turnos de seis horas en lugar de turnos de ocho horas, con cierta reducción en el salario de los trabajadores.

La medida permitió a Kellogg volver a contratar empleados que habían sido despedidos y contratar a otras personas desempleadas. Pero también lo motivaba la convicción de que devolver más tiempo a los trabajadores era un bien social. En dos años, los trabajadores habían comenzado a ganar en seis horas lo que solían ganar trabajando ocho, dice Hunnicutt.

La medida de Kellogg atrajo la atención nacional y pronto hubo presión para legislar a nivel federal una jornada laboral de seis horas. Pero un proyecto de ley destinado a instituir temporalmente una semana laboral de 30 horas, que fue aprobado en el Senado, fracasó en la Cámara.

Poco después, en 1933, el recién elegido presidente Franklin Delano Roosevelt promulgó la Ley Nacional de Recuperación Industrial (NIRA, por sus siglas en inglés), en virtud de la cual los empleadores celebraron acuerdos voluntarios para instituir semanas laborales de 35 a 40 horas y pagar un salario mínimo de US$ 12 a US$ 15 por semana. Sin embargo, dos años más tarde, la Corte Suprema dictaminó que la NIRA era inconstitucional debido a una disposición relativa al sacrificio de pollos.

Ingresa a la Ley de Normas Laborales Justas

A pesar de que la NIRA fue invalidada, los legisladores y sindicatos continuaron presionando para mejorar las condiciones laborales. A finales de la década de 1930, crearon algo que establecería en todos los ámbitos lo que hoy conocemos como la semana laboral de cinco días y ocho horas diarias, además de establecer un salario mínimo federal e instituir protecciones contra el trabajo infantil.

En 1938, Roosevelt promulgó la Ley de Normas Laborales Justas, que establecía que los empleadores debían pagar horas extras a los empleados que trabajaban más de 40 horas a la semana.

El eterno equilibrio entre tiempo y dinero

La jornada de seis horas de Kellogg, que había sido popular entre los empleados cuando se implementó, no duró. A finales de la década de 1950, la mayoría de los empleados habían optado por reanudar una jornada de ocho horas. Los que no lo hicieron eran en su mayoría mujeres, y mantuvieron su horario de seis horas hasta mediados de los años 1980.

Hunnicutt entrevistó a varios trabajadores de Kellogg sobre por qué regresaron a una jornada laboral más larga. Indicaron que la necesidad de más dinero siempre superaría la perspectiva de una reducción de horas, dijo. Ya no estaban dispuestos a cambiar salarios más altos por menos tiempo en el trabajo.

«La necesidad de más dinero se volvió absoluta —dice Hunnicutt—. El ocio se devaluó, ya no es un bien normal, ya no forma parte del progreso».

Hoy en día, por supuesto, la compensación tiempo-dinero es igualmente relevante para los adultos que trabajan, pero con un nuevo giro: la pandemia de covid-19 cambió la forma de pensar de las personas sobre cuán consumidor debería ser el trabajo en relación con otras partes importantes de sus vidas, como el tiempo en familia.

Como muchos expertos laborales, Hunnicutt se pregunta si los empleados de la Generación Z y los Millennials podrían tomar decisiones diferentes a las de las generaciones anteriores.

“La experiencia de la pandemia tocó algunas fibras sensibles —dice Hunnicutt—. Quizás haya una manera de vivir mi vida más plenamente y hacer mi trabajo al mismo tiempo. Está sobre la mesa otra vez”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *