Internacionales

Los manifestantes estudiantiles de Columbia exigen la desinversión en empresas vinculadas a acciones militares de Israel. Esto es de lo que la universidad se desprendió en el pasado

(CNN) — Una de las principales demandas de la semana pasada por parte de los grupos de estudiantes propalestinos de la Universidad de Columbia ha sido que la escuela retire los fondos de inversión de lo que describen como empresas que se benefician de la acción militar de Israel en Gaza.

La dotación de Columbia tiene un valor de 13.600 millones de dólares y está gestionada por una empresa de inversión propiedad de la universidad.

La solicitud de Apartheid Divest de la Universidad de Columbia, una coalición de grupos estudiantiles detrás del movimiento, incluye, entre otras medidas, desinvertir fondos de varios fabricantes de armas y empresas tecnológicas que hacen negocios con el gobierno de Israel. El grupo ha descrito que esas empresas se benefician “del apartheid, el genocidio y la ocupación militar israelí de Palestina”. Israel niega las acusaciones de genocidio.

Esta no es la primera vez que se hacen tales demandas. Columbia tiene una historia de activismo estudiantil, desde la ahora famosa ocupación estudiantil en 1968 de varios edificios del campus para crear conciencia sobre la guerra de Vietnam, hasta huelgas de hambre por cuestiones como la expansión de la universidad en el Alto Manhattan.

Y los estudiantes que protestan también tienen un historial de presionar para que Columbia se deshaga de diferentes movimientos.

En 2000, la universidad estableció un comité asesor sobre inversión socialmente responsable, formado por estudiantes, profesores y ex alumnos, para proporcionar información a los administradores de las inversiones patrimoniales de Columbia. El grupo cuenta con un proceso formal para la presentación de propuestas de desinversión.

Apartheid Divest de la Universidad de Columbia presentó en diciembre una propuesta formal al comité para retirar las inversiones relacionadas con Israel, que aún no ha tenido éxito. Los estudiantes de Columbia College, la escuela de pregrado de la universidad, votaron a favor de la propuesta de desinversión la semana pasada.

Y los estudiantes continúan presionando para que la universidad adopte la propuesta.

«Estamos aprovechando el legado de décadas de estudiantes que están llamados a la libertad, la liberación, la igualdad y el fin de los sistemas de apartheid en todo el mundo… para todos los pueblos oprimidos», dijo a CNN la organizadora estudiantil de Columbia, Catherine Elias, a principios de esta semana.

Liderando un movimiento de desinversión a nivel nacional en Sudáfrica

Actualmente, Columbia enumera cinco áreas en las que se abstiene de invertir: tabaco, operaciones penitenciarias privadas, carbón térmico, Sudán y combustibles fósiles, todas decisiones que se tomaron en la última década. Pero la historia de desinversiones de la escuela se remonta aún más atrás.

En la década de 1980, un grupo de estudiantes de Columbia comenzó a pedir a la escuela que cortara los vínculos financieros con empresas que hacían negocios en Sudáfrica debido a su política de segregación racial del apartheid.

Daniel Armstrong, quien fundó la Coalición por una Sudáfrica Libre cuando era estudiante de Columbia a principios de la década de 1980 y ahora posee una empresa de tutoría en Los Ángeles, dijo que el esfuerzo comenzó con volantes y oradores invitados, pero creció en los años siguientes.

Los estudiantes “comenzaron a ver que ésta no es una posición descabellada”, dijo Armstrong a CNN. “Luego nuestro periódico estudiantil empezó a apoyarlo, lo que pensé que era un gran paso en cuanto a legitimar la demanda de desinversión”.

En 1983, el Senado estudiantil de Columbia aprobó la medida de desinvertir con un apoyo casi unánime, pero los administradores de la universidad dijeron que no.

En abril de 1985, los estudiantes encabezaron una manifestación estudiantil de tres semanas contra las inversiones de Columbia en Sudáfrica, informó en ese momento el New York Times. En la manifestación participaron alrededor de 150 estudiantes que bloquearon el acceso a la entrada de un edificio del campus.

Pete Seeger, a la derecha, habla ante la multitud en la Universidad de Columbia mientras cientos de estudiantes continuaban protestando por los vínculos de la escuela con Sudáfrica, el 8 de abril de 1985. Las protestas fueron contra las inversiones de la universidad en Sudáfrica. (Crédito: Frankie Ziths/AP)

Meses después de esa protesta, los fideicomisarios votaron a favor de vender la mayoría de las acciones de Columbia en empresas estadounidenses que hacían negocios en Sudáfrica. Eso incluía una larga lista de inversiones en empresas notables, incluidas American Express, Chevron, Ford y Coca-Cola, entre otras, que en conjunto sumaron 39 millones de dólares en acciones y alrededor del 4% de la cartera total de Columbia, informó el New York Times.

Columbia fue la primera universidad de la Ivy League en desinvertir en Sudáfrica, y varias otras universidades siguieron su ejemplo, incluida la Universidad de California, Berkeley, así como la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. El apartheid de Sudáfrica terminó a principios de los años 1990.

‘Los símbolos tienen poder’

Desde entonces, los activistas estudiantiles han logrado presionar a Columbia para que se deshaga de varias otras áreas.

En 2015, Columbia se convirtió en la primera universidad estadounidense en desinvertir en empresas penitenciarias privadas después de una campaña de activistas estudiantiles que duró más de un año y que planteó preocupaciones sobre abusos contra los derechos humanos. La universidad vendió sus acciones en G4S, la empresa de seguridad privada más grande del mundo, y Corrections Corporation of America, la empresa penitenciaria privada más grande de Estados Unidos.

En 2019, un grupo de estudiantes de Columbia afiliados a la organización de activismo climático Extinction Rebellion organizaron una huelga de hambre de una semana en la biblioteca para alentar a la universidad a ir más allá de un compromiso anterior de desinvertir en carbón térmico y retirar fondos de todos los combustibles fósiles.

Estudiantes y activistas ocuparon la Biblioteca Low Memorial de la Universidad de Columbia en octubre de 2019 en Nueva York, para instar al personal y a los exalumnos a tomar medidas concretas para abordar la inminente crisis climática. (Crédito: Karla Ann Coté/NurPhoto/Getty Images)

A pesar de algunas reacciones negativas de los líderes universitarios en los meses siguientes, el grupo presentó una propuesta formal de desinversión al comité de inversión socialmente responsable.

«La gente criticó (estos movimientos) por utilizar el objetivo de desinversión porque es un objetivo simbólico y si la universidad se deshace, alguien más simplemente comprará esas mismas acciones», dijo Savannah Pearson, quien participó en la huelga de hambre de 2019 como estudiante universitaria. en Colombia. Pero, dijo, “los símbolos tienen mucho poder… y pueden inspirar a otras escuelas a hacer lo mismo”.

La propuesta de desinversión en combustibles fósiles fue aprobada por la Junta Directiva de Columbia a principios de 2021. La política incluye, entre otras cosas, el compromiso de no invertir en “empresas cuyo negocio principal sea la exploración y producción de combustibles fósiles”. Al anuncio de Columbia le siguió la defensa de los estudiantes y, finalmente, compromisos similares en otras universidades de la Ivy League.

«Un pequeño grupo de estudiantes puede transformar una institución como la Universidad de Columbia, pero no pueden hacerlo sin el apoyo y la aceptación de la comunidad en general», dijo Michael Cusack, quien como estudiante de posgrado en el Teachers College de Columbia en 2019 ayudó a autor de la propuesta del grupo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *