Internacionales

“La familia siente que quedó atrapado”: cómo un empleado de bajo perfil de Mar-a-Lago se enredó en los problemas legales de Trump

(CNN) — Un día después de que fuera señalado como coacusado en el caso penal contra Donald Trump por mal manejo de documentos clasificados, comienza a surgir una imagen de Carlos De Oliveira, el poco conocido empleado de Mar-a-Lago acusado de intentar borrar imágenes de la cámara de seguridad en el resort de Trump en Florida después de que el Departamento de Justicia emitiera una citación el año pasado.

Varias personas cercanas a Trump, así como personas que conocen personalmente a De Oliveira, lo describen como alguien fuera del círculo íntimo del expresidente que se ha visto envuelto en los problemas legales de Trump. A diferencia de Walt Nauta, el exasistente de Trump en la Casa Blanca que también está acusado en el caso de los documentos, De Oliveira no es alguien conocido por los confidentes cercanos de Trump o, según personas que hablaron con CNN, alguien que normalmente estaba cerca del expresidente.

donald trump investigacion fiscal elecciones

El aspirante presidencial republicano, el expresidente Donald Trump, abandona el escenario tras pronunciar un discurso el 10 de junio de 2023 en Greensboro, Carolina del Norte. Crédito: Win McNamee/Getty Images

En conversaciones con ocho asesores y aliados actuales y pasados de Trump que visitaban con frecuencia Mar-a-Lago, De Oliveira, quien figura como el «administrador de la propiedad» en la acusación, fue descrito como un empleado de mantenimiento que realizaba trabajos ocasionales en la propiedad y que no interactuaba con frecuencia con los miembros del club o el equipo de Trump.

De Oliveira ciertamente no estaba al tanto de las deliberaciones internas o conversaciones de alto nivel antes de la investigación del fiscal especial, dijeron estas personas.

“Nunca había oído hablar de esa persona”, dijo a CNN un exasistente de Trump que viajaba con frecuencia con el expresidente a Mar-a-Lago cuando se le preguntó sobre De Oliveira. Esos comentarios fueron repetidos por otras fuentes cercanas a Trump, quienes le dijeron a CNN que antes de la acusación del jueves, nunca habían oído hablar de De Oliveira.

“No lo conozco, nunca lo conocí y no había escuchado su nombre antes de esto”, dijo un asistente de Trump que aún visita con frecuencia el complejo.

Trump debería preocuparse por la investigación en Washington, dice experto 7:12

Las fuentes sostuvieron que nunca conocieron a De Oliveira y nunca tuvieron ninguna interacción con él, y agregaron que, dadas sus funciones, no había razón para que lo hicieran.

La más reciente acusación formal señala a Trump de ser parte de un esfuerzo para eliminar las imágenes de seguridad de Mar-a-Lago después de una citación, y alega que Trump «solicitó» que De Oliveira eliminara las imágenes para «evitar que se proporcionaran a un jurado investigador federal».

La acusación cita a De Oliveira diciéndole a otro empleado de Trump, que era director de TI en Mar-a-Lago, “que ‘el jefe’ quería que se borrara el servidor”. Ese empleado de TI fue identificado por dos personas cercanas a la investigación como Yuscil Taveras.

«Es una pena que esté en el lugar equivocado»

Según la acusación, De Oliveira ascendió de rango en el club, anteriormente se desempeñó como valet en Mar-a-Lago y luego como trabajador de mantenimiento, antes de convertirse en administrador de la propiedad del club en enero de 2022.

Un empleado actual de Mar-a-Lago que habló con CNN bajo condición de anonimato indicó que De Oliveira es una figura conocida entre los que trabajan en el resort de Trump en Florida. Si bien este empleado reconoció que no conocen bien a De Oliveira, a nivel personal, lo identificaron como administrador de propiedades en el resort de Trump y señalaron que comparte el interés del expresidente por el golf.

De Oliveira, de 56 años, vive en un apartamento en una comunidad de casas de clase media en Palm Beach Gardens, Florida, unos 20 minutos al norte del club Mar-a-Lago de Trump. Nadie abrió la puerta cuando CNN intentó hablar con De Oliveira el viernes.

Según personas cercanas a él, De Oliveira es un trabajador que llegó a EE.UU. desde Portugal en busca de una vida mejor.

En una entrevista telefónica con CNN el viernes, Tiberio Almeida, el casero de De Oliveira, dijo que lo conoce desde hace unos 30 años y que es un “muy buen amigo” y un muy buen vecino.

Almeida le dijo a CNN que creía que De Oliveira trabajó en Mar-a-Lago durante más de 20 años.

“Conozco a Carlos desde hace mucho tiempo. Creo que es un tipo muy, muy bueno”, dijo Almeida. “No tengo nada contra él. Es una lástima que esté en el lugar equivocado”.

Almeida dice que él y De Oliveira se conocieron cuando ambos vivían en Massachusetts antes de mudarse a Florida.

“Él no es el tipo de persona que quebrantaría la ley. No creo que sea de ese tipo”, dijo Almeida. “Espero que haga lo correcto. Si sabe algo, debería confesarlo”.

Lectura de cargos en Miami

Está previsto que De Oliveira sea procesado en Miami el lunes y ahora debe agregar un abogado con sede en Florida para su defensa.

La acusación señala que, luego de la búsqueda del FBI en Mar-a-Lago en agosto pasado, surgieron dudas sobre la lealtad de De Oliveira entre la órbita de Trump. Según la acusación, Trump lo llamó “y le dijo a De Oliveira que Trump le conseguiría un abogado”.

Actualmente está representado por el abogado del área de Washington, John Irving. El súper PAC de Trump, Save America, ha pagado cientos de miles de dólares a bufetes de abogados, incluido el de Irving, que guiaron a Nauta, De Oliveira y Taveras a través de la investigación, incluso durante los momentos en que hablaron con los investigadores criminales federales.

Se desconoce cómo afectará el nuevo conjunto de cargos a esas relaciones de abogados.

Irving no respondió a las solicitudes de comentarios el viernes.

Durante meses, los fiscales han dado vueltas en torno a preguntas sobre cuánto sus acciones diarias durante el verano de 2022 fueron motivadas por la dirección de Trump, lo que llevó a la investigación penal a veces a examinar eventos sospechosos pero aún inexplicables, como el vaciado de una piscina en el club de playa de Florida el año pasado, que causó inundaciones en una sala de TI donde se guardaban servidores informáticos que contenían registros de video de vigilancia, informó CNN anteriormente.

De Oliveira estuvo involucrado en el incidente de la piscina, le dijeron a CNN dos fuentes familiarizadas con el asunto. Sin embargo, no se mencionó en la nueva presentación judicial.

¿Persigue el gobierno de Biden a Trump usando al Departamento de Justicia? 9:29

“Siendo leal a su jefe”

La noticia de los cargos contra De Oliveira sacudió a sus allegados. Algunos miembros de su familia “ni siquiera pudieron dormir anoche con todo lo que estaba pasando”, dijo un miembro de la familia a CNN.

Esta persona también dijo que la familia de De Oliveira está bastante segura de que él no se dio cuenta de las consecuencias de lo que Trump le estaba diciendo que hiciera cuando le pidió que borrara las imágenes de seguridad, y que dada su falta de dinero, De Oliveira probablemente solo estaba haciendo todo lo que Trump le dijo que hiciera.

“Él no está familiarizado con la forma en que funciona el gobierno aquí y probablemente solo estaba siendo leal a su jefe que paga sus cuentas”, dijo la persona a CNN. “La familia siente que quedó atrapado”.

Raymond Brion, vecino de De Oliveira durante los últimos años, lo describió como industrioso y trabajador. Cuando se le preguntó sobre la acusación de Trump, Brion dijo: “Ni siquiera puedo imaginar cómo podría estar implicado en ese lío”.

Majlie de Puy Kamp de CNN contribuyó a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *