Internacionales

«Envidio a la gente que tiene una tumba que visitar»: los supervivientes del terremoto en Turquía luchan por reconstruir sus vidas un año después

Sur de Turquía (CNN) — Cinco días después de que un devastador terremoto sacudiera el sur de Turquía y el norte de Siria el año pasado, el mundo fue testigo de un milagro: Sezai Karabas y su hija Sengul, de seis años, fueron sacados de los escombros de su bloque de apartamentos derrumbado en la provincia de Gaziantep sin un rasguño.

Puede que pareciera el hombre más afortunado del mundo, pero no se sentía así. Su esposa Rukiye y su hijo Mehmet, de 4 años, murieron.

«Por un lado sientes felicidad, por el otro sientes tristeza. No sabía si lograron salir, pero en el fondo sabía que probablemente no», dijo Karabas. Mientras intentaba explicar su milagrosa supervivencia a CNN, Sengul jugaba con su prima sobre los escombros parcialmente limpios de su antigua casa en la ciudad de Islahiye.

Sobrevivieron por pura suerte. Estaban en otra habitación recogiendo abrigos de invierno cuando el edificio se derrumbó, dijo, atrapándolos bajo cinco pisos de escombros en un espacio largo de un metro de altura. Después de cuatro días enterrado, escuchó a los rescatistas trabajando encima de él, pero dijo que no gritó porque sabía que no lo escucharían. Fueron rescatados un día después, tras 132 horas bajo los escombros.

Terremoto Turquía

Sezai Karabas se encuentra entre los escombros de su antigua casa en Islahiye, provincia de Gaziantep, en el sur de Turquía. (Crédito: Scott McLean/CNN)

«Ni siquiera nosotros sabemos cómo sobrevivimos», dijo Karabas. «Hacía frío, no teníamos comida ni agua, pero Dios nos dio fuerzas. No sentimos hambre, sed ni cansancio ni por un minuto. Simplemente esperamos y tratamos de conservar energía».

Desde entonces se mudaron a la aldea de su familia y construyeron una nueva casa.

«Nuestra relación se ha vuelto más intensa. Por supuesto, Sengul me amaba antes, pero ahora no se quiere ir de mi lado», dijo Karabas.

Sengul no habla de su madre y su hermano, añadió, porque no quiere revivir los recuerdos traumáticos del terremoto.

Terremoto Turquía

Sengul Karabas, que ahora tiene 7 años, se encuentra en lo que queda de su antigua casa en Islahiye. Perdió a su madre y a su hermano cuando el edificio se derrumbó durante el terremoto. (Crédito: Scott McLean CNN)

Vivir en «ciudades de contenedores»

El terremoto inicial del 6 de febrero de 2023 tuvo una magnitud de 7,8; horas después se produjo un segundo terremoto de magnitud 7,5. El temblor duró sólo unos segundos pero, un año después, está claro que el impacto se sentirá durante generaciones.

Partes de Hatay parecen casi como si el terremoto hubiera ocurrido ayer, mientras los edificios muy dañados esperan su demolición. En el centro de la antigua ciudad de Antakya, hay pocos signos de vida y aún menos edificios que parezcan que alguien todavía vive en ellos.

Según cifras oficiales, 14 millones de personas en Turquía se vieron afectadas por el terremoto. Más de 850.000 viviendas quedaron destruidas o gravemente dañadas. Y aunque se han retirado la mayor parte de los escombros, la reconstrucción es lenta.

El año pasado, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se comprometió a construir 650.000 unidades de vivienda para quienes habían perdido sus hogares a causa del terremoto (319.000 de ellas en un año).

Su Gobierno promete que se terminarán 75.000 en los próximos dos meses, pero hasta ahora se han completado menos de 20.000.

Las principales carreteras entre las ciudades afectadas en el sur de Turquía están salpicadas de cientos de «ciudades contenedores» temporales que serán permanentes en el futuro previsible. Casi 700.000 supervivientes todavía viven en estos campos, en remolques equipados con agua y electricidad, pero poco más.

Ismail Demir vive en una en las afueras de Islahiye, en la provincia de Gaziantep, con su esposa embarazada y su hijo de un año. Con los brazos extendidos casi puedes tocar ambas paredes. Tienen un calentador para calentarse y un plato caliente para cocinar. Como la demanda de vivienda supera con creces la oferta, no puede permitirse el lujo de alquilar un apartamento con su salario como trabajador de una fábrica.

«Hasta que (el Gobierno) nos dé un departamento, tendremos que quedarnos aquí», dijo. La familia vivía en un apartamento alquilado antes de que el terremoto destruyera su casa.

Terremoto Turquía

Una «ciudad de contenedores» en las afueras de Islahiye ofrece alojamiento temporal a algunas personas que perdieron sus hogares en el terremoto. (Crédito: Scott McLean/CNN)

Continúa la búsqueda de los desaparecidos

El terremoto del año pasado mató a más de 50.000 personas en Turquía y a miles más en la vecina Siria. Es difícil obtener información precisa sobre los esfuerzos de recuperación en Siria, pero hay escasa evidencia de un esfuerzo coordinado a gran escala para reconstruir.

En Turquía, incluso un año después, hay al menos 145 personas desaparecidas, 38 de las cuales son niños, según Sema Gulec, que dirige DEMAK, un grupo formado para representar a sus familias. Los llamados del grupo para crear una comisión que encuentre a los desaparecidos han sido rechazados dos veces por el Parlamento.

El hijo de Gulec, Batuhan, de 25 años, se encuentra entre los desaparecidos. Su edificio en la ciudad costera de Iskenderun se derrumbó el 6 de febrero. Durante ocho días, Gulec y su familia ayudaron a buscar entre los escombros. Se sacó a los supervivientes y se encontraron los cadáveres, pero no Batuhan.

Semanas después, una mujer respondió a los pedidos de información en las redes sociales diciendo que vio a Batuhan el 6 de febrero, cubierto de polvo, pero vivo. Ella dijo que una ambulancia estaba demasiado llena para llevarlo, por lo que lo metieron en un automóvil blanco. Gulec nunca ha localizado al conductor.

Las pruebas de ADN no han podido confirmar ninguna coincidencia con ningún cuerpo no identificado. Sabe que probablemente esté muerto, pero no puede dejar de lado la mínima esperanza alimentada por la falta de certeza sobre su destino.

«A veces, por la noche, lo imagino viniendo a mi apartamento y tocando el timbre, lo llevo adentro y le doy de comer», dice. «Si no puedo encontrar su cuerpo, estaré esperándolo toda mi vida».

Siglos de patrimonio arqueológico en ruinas tras el terremoto en Turquía 5:07

Mehmet, el hermano de Cigdem Nur, su esposa y su hija de seis años también están desaparecidos. Ella dijo que compraron su departamento porque era más nuevo y, por lo tanto, tenía más probabilidades de resistir un terremoto. No fue así. Nur revisó bolsas para cadáveres, buscó en hospitales, morgues y cementerios, y buscó a su sobrina en orfanatos. Nunca ha encontrado ningún rastro.

«¿Te imaginas añorar un diente o una uña? Esto es lo que anhelo», dijo a CNN, con lágrimas corriendo por su rostro. «Envidio a la gente que tiene una tumba que visitar. Visito la tumba del amigo de mi hermano para llorar, fingiendo que es la de mi hermano».

Dice que el constructor está en la cárcel a la espera de juicio. Según el Ministerio de Justicia de Turquía, 267 constructores han sido condenados desde el terremoto hasta el momento por violaciones al código de construcción.

La región afectada por el terremoto albergaba a casi la mitad de los 3,6 millones de refugiados sirios acogidos por Turquía.

Khaled Kassar, de la ciudad siria de Homs, quedó atrapado con su esposa y sus tres hijos bajo los escombros durante cinco horas en Antakya, provincia de Hatay, antes de ser rescatados.

«Fue un milagro», dijo.

Recuerda cómo durante meses sus hijos se negaron a dormir adentro por temor a desplomarse. La familia se mudó recientemente a un pequeño estudio en la ciudad relativamente intacta de Gaziantep. Pero debido a que la ley turca exige que los refugiados sirios permanezcan en la provincia en la que fueron registrados inicialmente, sus hijos han sido rechazados en las escuelas locales, dijo Kassar. En cambio, los administradores le sugirieron que regresaran a Hatay para inscribirse. Su antigua casa ahora es un terreno baldío.

Sus hijos pasan los días en casa viendo televisión y tratando de estudiar un poco también. Su hijo Anwar, de 7 años, lleva un año de retraso en la escuela. Jamal, de 10 años, lleva dos años de retraso.

«Dios mío, me preocupo mucho. El último año escolar fue un desperdicio, este año fue un desperdicio y no sé qué pasará con ellos. Vine aquí desde Siria por mis hijos», dijo Kassar.

Terremoto Turquía

Nubes de humo desde el puerto de Iskenderun mientras los trabajadores de rescate trabajan en el lugar de un edificio derrumbado el 7 de febrero de 2023 en Iskenderun, Turquía. (Crédito: Burak Kara/Getty Images)

No hay datos oficiales sobre el número de niños sirios que no pueden matricularse en la escuela en Turquía, pero Mustafa Kara Ali estima que son decenas de miles. Dirige Kids Rainbow, una organización sin fines de lucro con sede en un centro junto a un callejón de Gaziantep que ofrece apoyo, lecciones de turco y otras actividades para mantener a los niños fuera de las calles y prepararlos para la escuela, cuando puedan inscribirse o si pueden inscribirse.

La organización ayuda a 120 niños, pero tiene una lista de espera de más de 500 niños que trabajan en empleos informales o simplemente están sentados en casa todo el día.

«Si tenemos tantos niños en nuestra lista de espera, como un centro en un vecindario pequeño, imaginemos cuántos hay en toda la ciudad o en todo el país. Es un problema enorme y el Gobierno turco debería resolverlo», afirmó.

CNN se puso en contacto con el Ministerio del Interior para solicitar comentarios.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, dijo este martes que un año después de los devastadores terremotos, los impactos de la catástrofe «continúan repercutiendo en los niños» y las familias afectados.

En toda Siria, casi 7,5 millones de niños siguen necesitando asistencia humanitaria tras los terremotos, una situación empeorada por una crisis económica, desplazamientos masivos y el deterioro de la infraestructura pública, dijo Unicef. Muchos servicios básicos están al borde del colapso, advirtió, afirmando que los sistemas de agua, saneamiento y salud pública están «bajo una inmensa presión, después de años de poca o ninguna inversión».

Preparándose para futuros terremotos

El Gobierno de Turquía, liderado por Erdogan, fue duramente criticado después del terremoto por su lenta respuesta de emergencia y la tardía movilización de los equipos de rescate. En términos más generales, se culpó al Gobierno por la aplicación laxa de los códigos de construcción y por los retrasos en la renovación del parque inmobiliario en un país propenso a los temblores.

Las críticas fueron más agudas en Hatay, donde el opositor CHP controla el principal municipio de la ciudad. El Gobierno, a su vez, hizo caso omiso de las críticas y en ocasiones acusó a la principal oposición de incompetencia que ha obstaculizado la reconstrucción que parece estar avanzando más rápidamente en otros lugares.

Terremoto Turquía

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, junto a los trabajadores de rescate mientras visita la provincia de Hatay, en el sureste del país, muy afectada, el 20 de febrero de 2023. (Crédito: Yasin Akgul/AFP/Getty Images)

El fin de semana anterior al aniversario, Erdogan viajó a la zona e inauguró dos nuevos hospitales en Hatay. Uno de los lemas del viaje fue «Hemos convertido la catástrofe del siglo en la unidad del siglo». Al día siguiente, Erdogan estaba haciendo campaña para el candidato a alcalde local de su partido.

Erdogan sugirió que la cooperación sólo se produciría cuando los gobiernos locales estén controlados por su gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP). «Si la administración local y el Gobierno central no colaboran, si no son solidarios, a esa ciudad no le llegará nada. ¿Llegó a Hatay? En este momento, Hatay se sintió solo», dijo.

En la ciudad más grande de Turquía, Estambul, el alcalde Ekrem Imamoglu se ha quejado de que la falta de cooperación con el Gobierno nacional de Erdogan obstaculiza los preparativos para futuros terremotos.

Estambul es desde hace mucho tiempo muy consciente del peligro que enfrenta. Un terremoto de magnitud 7,4 en el noroeste de Turquía en 1999 mató a más de 17.000 personas. Su epicentro se produjo en la vecina provincia de Kocaeli, en Estambul. Un epicentro más cerca de la ciudad sería mucho más catastrófico.

En una conferencia de prensa la semana pasada, Imamoglu expuso las aleccionadoras estadísticas. La ciudad estima que dos tercios de los edificios de Estambul fueron construidos antes del terremoto de 1999, después del cual entraron en vigor códigos de construcción más estrictos. Unos 200.000 edificios no resistirán el próximo gran terremoto y necesitan urgentemente una sustitución de refuerzo. En esos edificios viven tres millones de personas. Los esfuerzos de la ciudad apenas han hecho mella en las cifras.

Cuando CNN le preguntó por qué los propietarios de edificios privados están soportando una mayor carga, el alcalde culpó a los problemas económicos de Turquía. «Los bancos no pueden conceder préstamos, los tipos de interés son demasiado altos y el coste de la construcción cambia periódicamente. La gente piensa que no pueden manejar esto», dijo.

Muchas personas no saben (o no quieren saber) que su edificio está en riesgo. Imamoglu añadió que los inspectores municipales suelen ser rechazados por los propietarios de viviendas por temor a la incertidumbre, aunque esto es menos frecuente desde el terremoto del año pasado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *