Internacionales

El posible fracaso del proyecto de ley fronterizo crea una oportunidad política para la campaña de reelección de Biden

(CNN) — El inminente fracaso de un acuerdo fronterizo bipartidista alcanzado por los senadores este fin de semana parece entregarle al presidente Joe Biden un tema que puede esgrimir contra el expresidente Donald Trump y los legisladores republicanos durante la campaña electoral.

Biden prometió este martes culpar directamente a los republicanos en el Congreso por el aparente fracaso del acuerdo, diciendo que el país se enterará de cómo esos republicanos cedieron a los intentos de Trump de desbaratar el proyecto de ley después de meses de intensas negociaciones bipartidistas.

El proyecto de ley habría incluido algunos de los cambios más significativos en la política de inmigración vistos en décadas, junto con ayuda para Ucrania e Israel. Pero cualquier esperanza de alcanzar el acuerdo pareció desvanecerse después de que Trump se manifestó en contra, aparentemente para poder hacer campaña sobre la percepción de debilidad de Biden en la frontera.

Hablando desde la Casa Blanca este martes, Biden prometió darle la vuelta a la estrategia de Trump.

«Si el proyecto de ley fracasa», dijo Biden, «quiero dejar absolutamente claro algo: el pueblo estadounidense sabrá por qué».

Cae la propuesta de juicio político contra Mayorkas 1:48

El aparente fracaso del proyecto de ley podría darle a Biden una ventaja política, permitiéndole la oportunidad de decir que se había negociado un acuerdo en la frontera hasta que Trump lo torpedeó, lanzando efectivamente lo que ha sido su problema interno más desafiante para su probable rival de 2024.

«Todos los días, desde ahora hasta noviembre, el pueblo estadounidense sabrá que la única razón por la que la frontera no es segura es Donald Trump y sus amigos republicanos de MAGA. Es hora de que los republicanos en el Congreso demuestren un poco de coraje, muestren un poco de valor, de dejar claro al pueblo estadounidense que uno trabaja para ellos, no para nadie más».

Pero el fracaso del proyecto de ley aún dejaría sin resolver una cuestión política intratable que ha molestado a presidentes y Congresos de ambos partidos durante décadas, una cuestión que ha llevado a lo que los líderes cerca de la frontera han llamado una verdadera crisis humanitaria. También tendría un impacto real en los campos de batalla desde Ucrania hasta Gaza, advirtió Biden.

Biden dijo que quienes se oponen al proyecto de ley fronterizo están «negando ayuda» al pueblo palestino que «realmente está sufriendo».

«Este acuerdo bipartidista también proporciona a Israel lo que necesita para proteger a su pueblo y defenderse contra los terroristas de Hamas, y proporcionará la asistencia humanitaria necesaria para salvar vidas al pueblo palestino», dijo el presidente. «Al oponerse a este proyecto de ley, están negando apoyo a las personas que realmente están sufriendo y necesitan ayuda desesperadamente».

El fracaso del proyecto de ley también podría exasperar el creciente enfrentamiento entre el Gobierno de Biden y la oficina del gobernador de Texas, Greg Abbott. Este último ha tomado medidas extraordinarias para abordar lo que ha descrito como un vacío en la aplicación de la ley federal en la frontera, al otorgar a las autoridades locales la capacidad de arrestar a migrantes y colocar alambre de púas en el límite para disuadir los cruces ilegales. Abbott ha desafiado una orden de la Corte Suprema de retirar el alambre.

El proyecto de ley incluía disposiciones que requerirían que el Departamento de Seguridad Nacional prohibiera a los migrantes, excepto a los menores no acompañados, cruzar la frontera entre los puertos de entrada si los cruces ilegales alcanzaran un cierto umbral. También mejoró el estándar legal de prueba requerido para el procesamiento de solicitudes de asilo y amplió el uso de alternativas a la detención, como tobilleras electrónicas, para que los migrantes se presenten ante las autoridades.

Esas disposiciones, dijo Biden, equivalían a «las reformas más justas y humanas en nuestros sistemas de inmigración en mucho tiempo, y el conjunto de reformas más duro jamás realizado para asegurar la frontera».

Los republicanos del Congreso estaban en gran medida satisfechos con el acuerdo resultante. El sindicato de la Patrulla Fronteriza, fielmente conservador, lo respaldó, y Biden y los negociadores republicanos señalaron repetidamente su optimismo conjunto de que se llegaría a un acuerdo. Pero todo se desmoronó después de que Trump, quien sigue siendo un miembro del Partido Republicano, señalara su oposición.

«Ahora, todo indica que este proyecto de ley ni siquiera avanzará hasta el pleno del Senado», dijo Biden. «¿Por qué? Una razón simple: Donald Trump».

Trump, dijo Biden, «preferiría utilizar este problema como un arma en lugar de resolverlo».

La campaña de Biden inmediatamente aprovechó el impulso de Trump para hundir el proyecto de ley fronterizo y envió a sus partidarios un correo electrónico enumerando los casos en los que Trump pidió una reforma migratoria.

«Donald Trump ha ordenado a los republicanos de MAGA que eliminen las reformas más duras y justas para asegurar la frontera en décadas porque cree que lo ayudarán políticamente», dijo la campaña de Biden en un correo masivo.

El presidente también hizo referencia en una publicación en X a un mitin de campaña reciente en el que Trump dijo que asumiría la culpa de los senadores por el colapso del proyecto de ley.

«La tienes», escribió Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *