Internacionales

El Liverpool derrota al Chelsea en una dramática final de la Carabao Cup y comienza de la mejor manera posible la gira de despedida de Jürgen Klopp

(CNN) — El Liverpool celebró el principio del fin de la era Jürgen Klopp con el club de la mejor manera posible, al ganar este domingo la Carabao Cup tras derrotar al Chelsea por 1-0 en los últimos instantes del tiempo extra luego de una tensa final en el estadio de Wembley.

Todas las finales de copa están cargadas de tensión, pero, con el Liverpool intentando despedirse de Klopp con cuatro trofeos en su última temporada en el cargo y su alineación titular diezmada por las lesiones, lo que estaba en juego para su club parecía más importante que simplemente ganar un trofeo.

Y la tensión fue en aumento a medida que se acumulaban las ocasiones desperdiciadas por ambos equipos, incluido un gol anulado a cada uno, y que culminaron con varias atajadas espectaculares del guardameta del Liverpool, Caoimhin Kelleher, cuando el reloj marcaba el final del partido y se forzaba la prórroga.

Fue un gol del capitán Virgil van Dijk, uno de los jugadores más experimentados del Liverpool, el que rompió finalmente el 0-0 a falta de tres minutos para el final del tiempo extra, pero la victoria de los Reds se debió en gran medida a un montón de jugadores jóvenes, a los que Van Dijk rindió homenaje inmediatamente después del partido.

«Todos los chicos jóvenes en el campo en la prórroga. Es increíble, estoy muy orgulloso del equipo», declaró a la cadena Sky Sports. «Fue un partido tenso para ambos equipos, ellos tuvieron ocasiones, nosotros también, increíble, primer trofeo como capitán del Liverpool».

El Liverpool celebra la conquista de la Carabao Cup. (Crédito: Hannah McKay/Reuters)

El Liverpool celebra la conquista de la Carabao Cup. (Crédito: Hannah McKay/Reuters)

Los dos equipos empezaron con cautela, presionados por la tensión de jugar la final de la copa. El Liverpool pareció asentarse más rápido, y en los primeros diez minutos tuvo dos tiros libres en zonas peligrosas que al final no dieron frutos.

A pesar de ello, fue el Chelsea el que tuvo la primera oportunidad de marcar, la cual fue detenida únicamente por la acrobática intervención de Kelleher, quien se lanzó ante el disparo de Cole Palmer que se colaba en la portería, antes de que Wataru Endo despejara también el rechace.

Según TNT Sports, fue la primera de las nueve atajadas de este tipo que Kelleher realizó a lo largo del partido para mantener a su equipo a flote.

La lesión de Ryan Gravenberch tras una entrada de Moisés Caicedo en el minuto 25 dejó aún más mermadas las opciones del Liverpool, lo que obligó a un furioso Klopp a reorganizar de nuevo la formación de su equipo mientras discutía con el árbitro.

Caoimhin Kelleher realizó nueve atajadas en la final. (Crédito: Glyn Kirk/AFP/Getty Images)

Caoimhin Kelleher realizó nueve atajadas en la final. (Crédito: Glyn Kirk/AFP/Getty Images)

Menos de diez minutos después, Raheem Sterling anotó para el Chelsea tras una gran jugada en la que participó Nicolas Jackson, pero Jackson estaba en fuera de juego y el gol fue anulado.

En la segunda parte, con 0-0 en el marcador, Van Dijk parecía haber adelantado al Liverpool al rematar de cabeza un libre directo, desatando la euforia dentro y fuera del campo.

Pero su gol fue anulado después de que el VAR considerara que Endo estaba en fuera de juego e impidiera al defensa Levi Colwell alcanzar a Van Dijk.

El partido se volvió cada vez más frenético a medida que el reloj se acercaba a los 90 minutos, con ambos equipos acumulando un total de 31 disparos a puerta en el tiempo reglamentario, según Opta. De alguna manera, sin embargo, el marcador se mantuvo sin goles.

Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool, celebra su victoria en la Carabao Cup. (Crédito: Marc Atkins/Getty Images)

Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool, celebra su victoria en la Carabao Cup. (Crédito: Marc Atkins/Getty Images)

En un intento por evitar que el Liverpool se cansara, Klopp recurrió a sus jóvenes suplentes, entre ellos Jayden Danns, de 18 años; James McConnell, de 19; y Bobby Clark, de 19, lo que supuso el mayor número de adolescentes en un mismo equipo en una final de la Carabao Cup desde 2007. Al final del partido, cinco de los jugadores del Liverpool sobre el terreno de juego tenían menos de 21 años.

Chelsea y Liverpool realizaron otros 12 disparos en el tiempo extra, pero solo un remate de cabeza de Van Dijk tras un saque de esquina de Kostas Tsimikas dio lugar al gol decisivo.

Se tiró al suelo y sus compañeros se abalanzaron sobre él mientras Klopp lo celebraba con el personal en la banca y los aficionados lanzaban bengalas rojas al campo, marcando otro trofeo en la era Klopp con el Liverpool.

Fue el primer paso en la misión de los Reds de ganar cuatro trofeos esta temporada. Actualmente es líder de la Premier League inglesa, se enfrentará al Sparta de Praga en octavos de final de la Europa League y tiene una eliminatoria de quinta ronda contra el Southampton en la FA Cup.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *