Internacionales

Desilusionada con la vida en Estados Unidos, se mudó a México hace siete años. Su vida cambió por completo

(CNN) — El amor de Marjorie Skouras por México comenzó a una edad temprana y no hizo más que crecer con el paso del tiempo.

La diseñadora de interiores, originaria de California, viajó por primera vez para visitar a su tío, que vivía en Baja California, cuando era adolescente y continuó visitándolo con regularidad durante sus 20 años.

«Así es como empezó todo para mí», explica a CNN Travel Skouras, que estudió arte precolombino en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

«La maravilla de todo aquello probablemente nunca jamás se repetiría en mi vida. Fue así de fabuloso».

El sueño de toda una vida

Marjorie Skouras en la Hacienda Chenche de las Torres en Yucatán, México. (Crédito: Marjorie Skouras/@Marjorie_Skouras_Design)

A medida que Skouras desarrollaba su carrera y formaba una familia, sus visitas se hacían menos frecuentes, pero su afecto por el país se mantenía.

Aunque su familia había vivido en California durante generaciones, Skouras estaba cada vez más desilusionada con la vida allí, y empezó a coquetear con la idea de mudarse a otro país cuando su hija terminó el instituto y se fue a la universidad.

«Cada vez era más complicado, difícil y caro vivir allí [en California]», dice. «Y en cuanto a calidad de vida, estaba disminuyendo».

Consideró la posibilidad de trasladarse a la isla de Corfú, en Grecia, donde conoció a su esposo, Bruno Bardavid, así como a otros destinos en Europa, pero finalmente decidió no hacerlo.

En julio de 2014, Skouras regresó a México y visitó la ciudad yucateca de Mérida, un lugar del que había oído hablar mucho, pero que nunca había visitado.

«Empezamos a venir aquí para ver cómo era, y supimos a los 45 minutos que queríamos vivir aquí», dice. «Fue súper raro. Nunca me había pasado en la vida».

Una vez que volvieron a casa, Skouras empezó a buscar una propiedad en Mérida por Internet y llegó a comprar una ruina del siglo XIX por US$ 210.000 cuatro meses después.

«Nuestra casa era grandiosa para los estándares locales», dice de la vivienda, en cuya restauración emplearon unos dos años.

«Pero se podían comprar casas menos grandiosas por tan poco dinero que resultaba asombroso. Ahora todo eso ha cambiado por completo».

Skouras y Bardavid se mudaron oficialmente a Mérida en 2017.

«Era como una fantasía», dice ella. «Lees todos esos libros sobre gente que lo hace. Mi hija y yo veíamos ‘Under the Tuscan Sun’, ritualmente cada año».

«Siempre ha existido ese tirón, ese concepto de irse. Y había una sensación de: ‘Lo hiciste, qué raro. Y aquí estás ahora'».

El hecho de que tanto Skouras como su esposo, nacido en Argentina, hablaran español facilitó mucho la transición.

«Hay mucha gente que lleva aquí más de 10 años y no habla nada de español», dice. «Y eso me parece muy peculiar».

Hablar español

Marjorie Skouras y su esposo Bruno Bardavid se mudaron de California a México en 2017. (Crédito: Marjorie Skouras/@Marjorie_Skouras_Design)

Hablar español también les permitió relacionarse con la población local con relativa facilidad, lo que supuso «una puerta a una vida más interesante», según Skouras.

«Disfrutamos mucho pasando tiempo con los mexicanos, a diferencia de estar en esa comunidad de expatriados que no habla español», añade.

Skouras describe sus primeros años en Mérida como «mágicos», al explicar que la ciudad atraía entonces a gente creativa de todo el mundo.

«Era como una tribu de gente con la que era muy interesante pasar el rato», dice. «Y las fiestas eran muy divertidas. La gente hacía un montón de cosas chulas».

«Era realmente increíble».

Aunque la transición a la vida en México fue bastante fácil para Skouras, admite que el enfoque del país con respecto al tiempo es algo con lo que siempre ha luchado.

«El tiempo no existe como tú o yo lo entendemos», dice. Puedes decir [una] hora, pero en realidad no significa nada».

«Viviendo en Estados Unidos, todo funciona más o menos como un reloj en ese sentido».

«Y aquí, simplemente no, y a nadie le molesta, o realmente le importa. Y parecen muy sorprendidos si te preocupa».

Dice que a Bardavid le resultó bastante fácil adaptarse a este enfoque, pero que a ella le ha resultado más difícil.

«Todavía me cuesta», admite. «Pero el 99,9% de las veces, la cosa se hace, y normalmente se hace bien».

«Se considera de mala educación tener prisa, literalmente. Y tengo que recordármelo a mí misma».

Cuando se instaló en México, Skouras, que desde hacía tiempo era fan de la moda mexicana, empezó a encargar vestidos vintage de los años 60 y 70 para salir a la calle, y a menudo recibía cumplidos por la ropa.

Sintiéndose inspirada, decidió abrir una boutique cerca de su casa para mostrar la colección de vestidos, así como vender algunos de sus propios productos, en 2019.

«Aquello fue muy divertido y raro», dice. «Y entonces llegó el covid-19 y todo volvió a cambiar de forma».

«Pero al mismo tiempo me di cuenta de que no era el final. No había llegado. Y desde entonces hemos hecho cosas totalmente distintas».

Conexión musical

Alumnos de la Escuela de Música Kookix, un proyecto sin ánimo de lucro puesto en marcha por Skouras y Bardavid en 2021, en una excursión al Gran Museo Mundo Maya de Mérida. (Crédito: Marjorie Skouras/@Marjorie_Skouras_Design)

En 2021, Skouras y su esposo compraron un terreno de 3 hectáreas en Dzemul, una ciudad de unos 3.000 habitantes, y vendieron su casa de Mérida.

Cuando se dispusieron a construir un complejo en Dzemul, la pareja se dio cuenta de que había sectores muy desfavorecidos en la zona, y quisieron encontrar una forma de ayudar a los niños de la zona de alguna manera.

«Venimos aquí pensando que hay que marcharse para tener una vida mejor, y ese no es el punto de vista aquí en absoluto», afirma.

«Pero de vez en cuando hay un niño que quiere salir a conocer el mundo, así que ¿cómo podemos ayudar a que eso se haga realidad?».

«La música y el deporte son las dos obvias. Así que la música se convirtió en el concepto, ya que tanto mi esposo como yo somos fans acérrimos».

La pareja puso en marcha en septiembre de 2021 la escuela de música sin ánimo de lucro Kookix Music School, que ofrece clases de música gratuitas para niños de todas las edades, un proyecto que ellos mismos financian.

«Gastamos la mitad del dinero que habíamos ahorrado para construir una casa aquí en eso», dice ella. «Porque simplemente sentimos que era lo correcto».

Aunque Skouras entró en México con un visado temporal, ahora es residente permanente y está solicitando la nacionalidad mexicana.

«Me encanta el país», añade. «Me encanta la gente. Y estaría súper, súper orgullosa si me aceptan. Pronto lo sabremos».

En 2022, la colección de vestidos mexicanos de Skouras se expuso en el Museo del Arte Popular de Yucatán, en Mérida, algo que ella describe como una «experiencia extraordinaria y mágica».

Tormentas tropicales

Skouras y Bardavid con el músico Steve Katz, que donó su guitarra a la Escuela de Música Kookix, y amigos. (Crédito: Marjorie Skouras/@Marjorie_Skouras_Design)

Mientras que «los incendios, los terremotos y los corrimientos de tierra» eran una preocupación constante cuando estaba en California, vivir en México no ha significado exactamente que Skouras haya podido dejar atrás los desastres naturales.

«Aquí, son los huracanes», dice. «Pero toquemos madera, han pasado 20 años desde el último impacto directo donde estamos. Tenemos fuertes tormentas tropicales que son espectaculares».

En cuanto al costo de la vida, Skouras explica que, si bien la gasolina es menos cara en México, los precios de los comestibles pueden variar, y algunos de los supermercados más grandes están «más o menos a la par» con los precios de los principales supermercados de Estados Unidos.

A Skouras la contactan a menudo otras personas que reflexionan sobre la posibilidad de trasladarse a México por un tiempo, y tiende a aconsejar a la gente a simplemente «hacerlo».

«Nos cambió la vida de muchas maneras significativas que nunca habríamos soñado o imaginado», afirma.

«Es un lugar lleno de magia y encanto. Y hay gente que ofrece todo tipo de servicios a quienes no hablan el idioma para facilitar su futura entrada, y para ayudarles con su vida una vez que estén aquí».

«Así que no es especialmente difícil [adaptarse], creo. Hay gente de todas partes que viene y se da cuenta de que es un gran lugar para estar».

Los estadounidenses pueden solicitar visados de residencia temporal que les permiten permanecer en México hasta cuatro años, siempre que puedan demostrar «solvencia económica».

Quizá no sorprenda que la cuestión de la seguridad surja a menudo cuando se pregunta a Skouras por su nueva vida en México.

En la actualidad, el Departamento de Estado de EE.UU. tiene advertencias de «no viajar» para seis de los 32 estados mexicanos, siendo la delincuencia y los secuestros la causa de la mayoría de las advertencias.

Aunque Skouras admite que hay problemas en algunas zonas del país, subraya que siempre se ha sentido «completamente segura» mientras ha vivido allí.

«Es una cuestión ridícula a muchos niveles, si la comparamos con lo que ocurre en Estados Unidos», afirma. «De momento, estamos completamente seguros. Aquí no pasa nada».

Siete años después de hacer las maletas en California y marcharse a México, el aprecio de Skouras por el país, y su gente, es más fuerte que nunca.

Viaja a Estados Unidos unas dos veces al año, pero no tiene planes de regresar, ya que espera permanecer en México el mayor tiempo posible.

«A medida que pasamos el tiempo aquí, nuestras conexiones con las comunidades mexicanas se han hecho mucho más profundas y nos han permitido vivir una experiencia completamente diferente», afirma.

«Hasta el punto de que ambos creemos que, en un futuro previsible, nos quedaremos aquí».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *