Internacionales

Decenas de países claman por unirse al grupo BRICS, dice Sudáfrica, mientras Rusia asume el liderazgo del bloque económico

Hong Kong (CNN) — Casi tres decenas de países están buscando ingresar al grupo económico respaldado por China y Rusia, dijo este miércoles Sudáfrica, un estado miembro de los BRICS, semanas después de que el organismo ampliara su membresía por primera vez en más de una década.

Treinta y cuatro países presentaron una expresión de interés en unirse al bloque de las principales economías emergentes, dijo a los periodistas el ministro sudafricano de Asuntos Exteriores, Naledi Pandor, sin nombrar a los países.

Rusia aceptó esas solicitudes después de asumir la presidencia rotatoria del grupo este año, y será el primer miembro en supervisar el organismo desde que amplió significativamente su presencia global a principios de año, cuando Irán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Etiopía, Irán y Egipto se unieron formalmente.

La creciente membresía es ampliamente vista como una victoria para China y Rusia, que han buscado remodelar un sistema internacional que consideran injustamente dominado por Estados Unidos en medio de crecientes fricciones con Washington y Occidente.

Los BRICS, que desde 2011 estaban formados por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, se posicionan a grandes rasgos como la respuesta del Sur Global a las principales economías desarrolladas del Grupo de los Siete (G7).

China ha sido un motor clave de su expansión mientras el líder Xi Jinping impulsa un orden mundial alternativo, forjando alianzas más estrechas con actores globales clave desde Rusia hasta Medio Oriente y fortaleciendo los organismos internacionales donde Beijing tiene influencia.

La expansión y el continuo interés de decenas de países más también son una bendición para Rusia, que ha sido rechazada económica y diplomáticamente por Occidente tras su invasión de Ucrania.

La posición de Rusia como presidente será una oportunidad clave para que Putin rechace ese aislamiento y se presente como un actor clave en un escenario diplomático amplio, ya que los líderes mundiales suelen viajar al país anfitrión para una cumbre anual.

El año pasado, todos los líderes de los Estados miembros, aparte de Putin, se reunieron en persona en Johannesburgo. El presidente de Rusia, que tiene una orden de arresto de la Corte Penal Internacional vinculada a presuntos crímenes de guerra en Ucrania, participó virtualmente.

Se espera que el evento de este año tenga lugar en octubre en la ciudad de Kazán, en el suroeste de Rusia.

A principios de este año, Putin alentó a los representantes “de todos los países interesados en cooperar con nuestra organización” a participar en los eventos y dijo que Rusia esperaba “trabajar productivamente con todos los países en la órbita BRICS”, según la agencia de noticias estatal Tass.

El grupo tomó forma como una reunión a nivel de cumbre entre Brasil, Rusia, India y China en 2009 y se expandió para incluir a Sudáfrica dos años después.

Seis nuevos países BRICS fueron invitados durante la cumbre de 2023 en agosto pasado. Entre los invitados, sólo Argentina se negó a unirse, tras la elección del presidente de extrema derecha Javier Milei.

La expansión añade al organismo la fuerza de las principales economías productoras de petróleo del Golfo y se produce en un momento en que tanto Rusia como China han reforzado sus relaciones con Irán, afectado por las sanciones. El año pasado, Beijing desempeñó un papel de intermediación en el restablecimiento de los vínculos entre sus antiguos rivales Arabia Saudita e Irán.

La nueva cohorte de países se une a medida que los BRICS avanzan hacia una mayor coordinación diplomática y financiera, incluida la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y un alejamiento de un sistema comercial dominado por el dólar estadounidense.

Los ministros de Finanzas estaban trabajando para desarrollar el uso de monedas locales para pagos entre estados miembros y plataformas de pago internacionales para “corregir lo que consideramos un sistema de pago bastante injusto y costoso”, dijo Pandor de Sudáfrica el miércoles.

 

 

— Zahid Mahmood de CNN en Londres contribuyó con el reportaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *