Internacionales

«Caminábamos sobre agua, arena y barro»: Mujeres palestinas describen el terror de escapar a pie más de 20 kilómetros desde Gaza

(CNN) — Después de permanecer atrapadas en un edificio durante más de una semana en un barrio de la ciudad de Gaza asediado por tropas israelíes, un grupo de mujeres palestinas le dijo a CNN que se vieron obligadas a huir hacia el sur de la ciudad con sus hijos, dejando atrás a otros miembros de sus familias. Algunas caminaron descalzas durante más de 24 kilómetros a lo largo de un tramo de costa para escapar de la guerra.

Una mujer dijo que no tuvo más remedio que abandonar a su anciana madrastra en la playa y temía haber sido atacada por perros que deambulaban por la zona.

CNN habló con las cuatro mujeres en el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa en Deir Al-Balah, en el centro de Gaza, donde llegaron el 3 de febrero con 16 hijos, de entre 9 meses y 12 años, después de caminar durante unas ocho horas en el frío y la lluvia desde la ciudad de Gaza. El grupo de familiares y vecinos, que son de Abu Eskandar, un barrio en el norte de Gaza, dijeron que habían buscado refugio en la ciudad de Gaza en su viaje hacia el sur, refugiándose en un edificio de apartamentos en el barrio de Al-Rimal.

En extensas entrevistas, las mujeres alegaron que las fuerzas israelíes secuestraron a sus maridos e hijos, a sus parientes mayores y a una hermana, una doctora, del edificio de apartamentos donde se refugiaban en la ciudad de Gaza. Acusaron al ejército israelí de volar el edificio, así como otros cercanos.

Un video compartido en las redes sociales el 4 de febrero mostraba el edificio de apartamentos en ruinas donde las mujeres dijeron que se habían refugiado. El propietario del edificio, Abdallah Wael, confirmó a CNN que fue destruido hace poco más de una semana y que el video era auténtico. Wael añadió que sabía que las familias desplazadas se estaban refugiando y que a las mujeres se les pidió que se fueran.

Hablando desde el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa en Deir Al-Balah, Israa Hassan Ahmed al-Ashkar le dijo a CNN que su familia había estado atrapada en un edificio en la ciudad de Gaza durante una semana, mientras las fuerzas israelíes asedió la zona. (Crédito: Mohammad Al Sawalhi/CNN)

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, dijo en un comunicado este jueves pasado que las fuerzas israelíes estaban llevando a cabo demoliciones de edificios residenciales y otras estructuras civiles en todo el enclave, incluida la ciudad de Gaza.

Es difícil acceder a Al-Rimal para verificar lo que está sucediendo allí, ya que los combates se han desatado. CNN no pudo confirmar de forma independiente las acusaciones hechas por las mujeres, pero cada una dio relatos muy similares de lo que había sucedido.

El exclusivo barrio de Al-Rimal en la ciudad de Gaza ha sido devastado por la intensa campaña de bombardeos de Israel, lanzada en respuesta a los mortales ataques de Hamas en Israel el 7 de octubre. Los ataques aéreos casi constantes han reducido el otrora vibrante distrito comercial de la ciudad, con sus oficinas, edificios de apartamentos de lujo y restaurantes, reducidos a escombros.

Decenas de miles de personas huyeron de la ciudad en oleadas desde que comenzaron los bombardeos. A finales de enero, decenas de personas murieron en ataques aéreos contra la ciudad y las tropas israelíes invadieron el distrito de Al-Rimal, según Khader Al Za’anoun, periodista de la agencia oficial de noticias palestina WAFA.

Más de 28.000 palestinos han muerto y 66.000 han resultado heridos en ataques israelíes desde que comenzó la guerra, según el Ministerio de Salud de Gaza dirigido por Hamas.

Una mujer, Israa Hassan Ahmed al-Ashkar, dijo que durante toda una semana el grupo estuvo atrapado en el edificio de apartamentos de Al-Rimal. El ejército israelí «nos aterrorizó y aterrorizó a los niños. Nos asediaron durante una semana entera», dijo al-Ashkar.

Dijo que no habían comido ni bebido nada. «No hay nada en la casa, apenas encontramos un poco de agua, y era agua salada. Era salada. La bebimos nosotros y nuestros hijos. No pudimos hacer ningún ruido… para que no supieran que estábamos allí».

Hoda Harb, otro miembro del grupo que llegó al hospital, dijo que cuando los soldados israelíes finalmente llegaron al edificio donde se escondían, lo asaltaron a pesar de que ella dijo que había niños adentro. «Les abrimos la puerta y les pedimos que no dispararan. Les dijimos que solo teníamos hijos, pero siguieron disparando».

Mujeres palestinas

Hoda Harb dijo que las familias no tenían comida ni agua potable mientras se escondían en el edificio de apartamentos de la ciudad de Gaza. «Los niños seguían pidiendo comida… un trozo de pan… solo un poco de agua», dijo. (Crédito: Mohammad Al Sawalhi/CNN)

Dijo que cuando les dijeron que se fueran, las tropas israelíes dijeron que el edificio volaría por los aires en 10 minutos.

Al-Ashkar dijo que al principio no querían abandonar el edificio, pero el ejército israelí comenzó a bombardear intensamente el área inmediata. «Destruyeron la entrada del edificio y subieron las escaleras. Se llevaron a todos los hombres. Reunieron a las personas que estaban en el sótano y las llevaron arriba», dijo.

Alegó que las tropas israelíes habían golpeado y desnudado a los hombres en el edificio. «Estaban helados y solo vestían ropa interior. Después nos pidieron a todas, a todas las mujeres, que bajáramos». Muchos hombres habían sido detenidos, afirmó. «Escuchamos sus gritos porque los estaban golpeando».

Al-Ashkar dijo que las fuerzas israelíes habían colocado explosivos en los edificios donde la gente se había refugiado. «Escuchamos las casas derrumbarse sobre las cabezas de la gente», afirmó, y luego las ruinas de los edificios fueron arrasadas.

«Estaban a punto de enterrarnos a nosotros también, pero les rogamos que nos dejaran salir. Nos dejaron salir y se llevaron a los hombres en los tanques. Nos dijeron que fuéramos hacia el mar, a Rafah».

CNN pidió a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) comentarios sobre las acusaciones hechas por las mujeres. Dijeron que las fuerzas israelíes estaban operando en «bastiones de Hamas» como parte de sus esfuerzos por desmantelar las capacidades militares del grupo y rescatar a los rehenes israelíes tomados por Hamas. También dijeron que estaban evacuando a civiles de zonas de combate a zonas más seguras y que sus ataques se llevaron a cabo basándose en información de inteligencia sobre infraestructura terrorista.

«Las personas sospechosas de estar involucradas en actividades terroristas están siendo detenidas e interrogadas. Las personas que no participan en actividades terroristas son liberadas», dijeron las FDI, y agregaron que los detenidos fueron «tratados de acuerdo con el derecho internacional», pero que los registros al desnudo eran «a menudo necesarios» para garantizar que no ocultaban explosivos, chalecos u otras armas.

«En situaciones en las que los soldados no cumplen las órdenes de las FDI, los incidentes se revisan minuciosamente y se implementan medidas disciplinarias, si es necesario», dijeron las FDI.

Walla Abdul Rahim Shabaan al-Arbeel contó lo difícil que había sido el viaje hacia el sur desde Al-Rimal, con un tío que padecía cáncer y dos personas discapacitadas que necesitaban sillas de ruedas. Siete personas del grupo habían llegado hasta una rotonda llamada Al Mina en la costa, dijo, pero no habían podido avanzar más y la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina (MLRP) no había podido llegar hasta ellos. Se desconoce qué pasó con ellos.

CNN le preguntó a la MLRP sobre el grupo, pero la organización humanitaria dijo que era extremadamente difícil documentar incidentes individuales, debido a las dificultades con las comunicaciones y el acceso a la zona.

«Mis hijos estuvieron caminando todo el día bajo la lluvia. Pasamos más de ocho horas caminando. Sin zapatos y sin ropa. No nos dejaron llevarnos nada», dijo al-Ashkar, refiriéndose a su viaje desde el edificio en la ciudad de Gaza.

Según la ruta que describieron las mujeres, el recorrido a pie habría sido de más de 20 kilómetros. Gran parte del paseo transcurrió por la arena de la costa.

Al-Ashkar dijo que la caminata había durado más de ocho horas y dijo que las fuerzas israelíes disparaban contra ellos mientras caminaban. Ella dijo: «Nos fuimos sin nada. Se negaron a darnos nada. Sin leche. Mi hijo no tiene leche ni pañales. Ni siquiera agua. Durante todo el camino le pido que camine y él dice: «Estoy cansado». Le dije yo también estoy cansada».

Ella describió la devastación mientras caminaban por la costa. «Todas las calles están destruidas».

Al-Arbeel proporcionó un relato muy similar de su interacción con las fuerzas israelíes. «El domingo de la semana pasada, a última hora de la tarde, vinieron y nos rodearon con tanques. No pudimos salir. No había comida, ni bebida, ni agua. Ni siquiera pudimos encender las luces. Teníamos miedo de que nos vieran».

Se habían llevado a su hermana, que es médica, a sus dos hermanos y a su marido, dijo. Ella no sabe qué les pasó.

Cuando finalmente salió del edificio, al-Arbeel dijo que los soldados israelíes «no me dejaron llevar leche para mi hijo. No hay chaquetas para mis hijos. Estaban descalzos. Nada. Les estaba rogando, pero no me dieron nada».

Al describir el viaje al hospital, dijo que podían ver barcos lanzamisiles israelíes frente a la costa y temían que les dispararan. «No se nos permitió detenernos. Si nos deteníamos un poco, o nos verían los barcos en el mar o los tanques del otro lado. Estábamos muriendo. Pasamos por el infierno».

Harb dijo que no tenían comida mientras estaban bajo asedio en Al-Rimal. «Los niños seguían pidiendo comida… un trozo de pan… solo un poco de agua».

Dijo que durante la larga caminata por las playas bajo la fría lluvia, tuvo miedo de que los perros callejeros estuvieran cazando a los niños, y en un momento su madrastra se cayó.

«Se puso azul, se cansó tanto… Lo intenté, quise ayudarla y llevarle ayuda, pero no pude, lloré tanto por ella, le decía: ‘Levántate, solo intenta y camina, levántate'», recordó Harb. «Ella me dijo: ‘Déjame, aléjate de los israelíes’. Ella seguía diciendo: ‘Ve, ve, ve, no quiero que te disparen'».

«La tapé, no pude hacer nada por ella, los perros estaban alrededor de ella… La dejé viva, le di una botella de agua y le dije que me perdonara por no poder ayudarla».

Tala, de 10 años, hija de Harb, también describió lo que sucedió cuando dijeron que las tropas israelíes los obligaron a abandonar el edificio, diciendo: «Se llevaron a mi padre, a mi tío y a mis primos, los obligaron a quitarse toda la ropa. Mi padre está enfermo y podría morir de frío… Incluso mi tío y mi abuelo [ellos] los dejaron con ropa interior y una camisa de manga corta».

Tala Harb, 10, left, said she watched Israeli troops make male members of her family strip off their clothes before they took them away.

Tala Harb, de 10 años, izquierda, dijo que vio a las tropas israelíes obligar a miembros varones de su familia a quitarse la ropa antes de llevársela. (Crédito: Mohammad Al Sawalhi/CNN)

Tala dijo que temía que los israelíes hubieran volado el edificio mientras los hombres de la familia todavía estaban dentro, pero no sabía con certeza qué les había sucedido.

Otro miembro de la misma familia, Warda Fadeel El Helw, también recordó que la madrastra de Harb se desplomó durante el viaje. «No pudimos ayudarla; no pudo seguir y se cayó en la playa… Nos dijo que la dejáramos y nos fuéramos, que Dios está con ella, entonces la tapamos y nos fuimos», dijo.

«Estábamos caminando en el agua, sobre la arena y el barro, aguas residuales y piedras en las piernas».

 

— Mohammad Al Sawalhi informó desde Gaza. Abeer Salman informó desde Jerusalén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *