Internacionales

Bernardo Arévalo asume como presidente de Guatemala. ¿Cuáles son los retos del nuevo gobierno?

(CNN Español) — Este domingo Bernardo Arévalo asumió la presidencia de Guatemala, con el combate a la corrupción como una de sus principales banderas.

Desde su triunfo en segunda vuelta en las elecciones del 20 de agosto creció la expectativa entre los guatemaltecos sobre lo que puede lograr, ya que, según ciudadanos y analistas consultados por CNN, no será fácil que Arévalo pueda llevar a cabo muchos de sus proyectos, sobre todo cuando requieran de la aprobación de un Congreso de mayoría opositora.

Algunos guatemaltecos esperan que Arévalo cumpla con su promesa de combatir la corrupción, una tarea que, dicen, será titánica. “Es una situación bien difícil que tiene que manejar porque la corrupción está enraizada desde hace muchos años”, dice Constantino Hurtado a CNN.

Otros esperan que impulse medidas que permitan mejorar las condiciones de vida. “Que apoye a las personas de escasos recursos, a quienes no tienen trabajo”, señala Jhony Bran en la Ciudad de Guatemala.

El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo, participa en la «Marcha por la Democracia» para exigir la renuncia de la fiscal general Consuelo Porras y del fiscal Rafael Curruchiche. Crédito: JOHAN ORDONEZ/AFP vía Getty Images

Arévalo, doctor en filosofía y licenciado en sociología, prometió impulsar acciones para generar desarrollo para las grandes mayorías en Guatemala en la salud, educación, infraestructura, entre otros. Sin embargo, frenar la corrupción lo considera urgente porque, de lo contrario, dice, las instituciones no harán un buen trabajo.

Uno de los principales retos que tendrá el nuevo Gobierno, para poder llevar a cabo algunas de sus propuestas de campaña, es que deberá lograr el apoyo del Congreso, cuya correlación no le será favorable.

Edgar Gutiérrez, analista político y excanciller de Guatemala, considera que la gobernabilidad será clave en la próxima administración, pero advierte que los apoyos que sume Arévalo en el Legislativo no deben ser el resultado de pactos o acuerdos bajo la mesa.

“Sería el veneno para el partido de Gobierno y para el propio Arévalo porque la confianza que le ha depositado la población a través del voto justamente es la transparencia y el uso correcto de los recursos públicos”, dice a CNN.

Arévalo reconoce que no es una tarea fácil, pero dice que junto a su equipo ha diseñado una estrategia para implementar su plan de trabajo y así cumplir con las principales promesas de la campaña.

En agosto dijo a CNN que buscará acuerdos con los nuevos congresistas, pero adelantó que el desarrollo del país no se detendrá por la falta de apoyo.

“No vamos a dejar secuestrar el desarrollo nacional por el Congreso y avanzaremos, dentro de las potestades que nos permite la ley, en la ejecución desde el organismo Ejecutivo”, explicó.

La relación con el Ministerio Público

Otro frente abierto del venidero Gobierno es la relación que tendrá con el Ministerio Público, que ha presentado dos solicitudes para retirarle la inmunidad a Arévalo. La primera, por su presunta responsabilidad en promover la toma y posteriores protestas en la Universidad San Carlos; la segunda, por las posibles irregularidades en la formación del partido Movimiento Semilla.

Analista: Electorado podría sentirse traicionado por gabinete de Arévalo

Arévalo ha rechazado ambos señalamientos y acusado a las autoridades de promover un golpe de Estado.

En ese turbulento ambiente, los principales aliados de Arévalo han sido las comunidades indígenas —encabezadas por la organización 48 Cantones de Totonicapán— que han respaldado el triunfo de Semilla con marchas, bloqueos de carreteras y concentraciones frente al Ministerio Público.

Sin embargo, ese respaldo no es un cheque en blanco, según los movimientos indígenas.

“El Gobierno no va a estar solo, ahí lo vamos a estar velando y, si no va a cumplir lo que prometió, afuera también lo vamos a sacar, que lo sepa de una vez”, dice Blásida Díaz, representante de aldea Tacaná, durante una concentración el pasado noviembre.

Por esa razón, dicen algunos analistas, Arévalo debe trabajar bien y rápido para comenzar a atender las demandas de los diferentes sectores, o de lo contrario, advierten, la nueva primavera que ha prometido se puede convertir en la continua decepción de los guatemaltecos.

 

Esta noticia fue publicada originalmente el domingo 14 de enero y actualizada el lunes 15 de enero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *