Internacionales

Ataques de Israel profundizan el pánico en Rafah; jefe de ayuda de la ONU advierte que una ofensiva terrestre podría resultar en una «masacre»

(CNN) — El pánico se está disparando en Rafah, mientras palestinos desesperados deciden si huir del último refugio en Gaza e Israel elabora planes para una ofensiva terrestre que, según advirtió el jefe de ayuda de las Naciones Unidas, podría conducir a «una masacre».

Un número cada vez mayor de países y organizaciones internacionales están luchando por convencer a Israel de que detenga su ofensiva planificada, y el Taoiseach (o primer ministro) de Irlanda, Leo Varadkar, acusó a Israel de estar «cegado por la ira».

El gobierno sudafricano hizo una «solicitud urgente» a la Corte Internacional de Justicia este martes para determinar si las prolongadas acciones militares de Israel en la ciudad del sur de Gaza le exigen «usar su poder para evitar una mayor violación inminente de los derechos de los palestinos en Gaza».

Israel ha estado bombardeando Rafah con ataques aéreos durante semanas y dice que está comprometido con una ofensiva terrestre ya que la alternativa «es rendirse a Hamas y sacrificar a 134 personas», dijo este martes a CNN el portavoz militar israelí, el teniente coronel Peter Lerner, refiriéndose a la Israelíes tomados como rehenes en Gaza. «Esa no es una opción desde la perspectiva de Israel», dijo.

Palestinos rafah

Ciudadanos palestinos migran a las zonas centrales de Gaza después de que los ataques a Rafah se intensificaran en Gaza el 13 de febrero de 2024. (Crédito: Abed Zagout/Anadolu/Getty Images)

Aún no está claro cómo o cuándo se desarrollaría una ofensiva terrestre, y esa incertidumbre aumenta la ansiedad entre los palestinos en Rafah sobre dónde ir y qué hacer.

«Estamos perdidos. No sabemos adónde ir… Estamos cansados. Hemos estado caminando sin saber a dónde ir», dijo a Reuters Mo’men Shbair, un palestino desplazado en Rafah, y agregó que reza para que el mundo presione a Israel para que ponga fin a la guerra y «nos libere».

El jefe de ayuda de las Naciones Unidas, Martin Griffiths, advirtió este martes que una ofensiva de ese tipo podría provocar «una masacre» y dejar los esfuerzos humanitarios en Gaza «a las puertas de la muerte».

Instó a Israel a escuchar las advertencias de la comunidad internacional contra «las peligrosas consecuencias» de una invasión terrestre, diciendo que «la historia no será amable» si se ignoran esos llamados.

Video muestra a detenidos palestinos descalzos y con los ojos vendados 2:45

1,3 millones de personas no tienen opciones

La semana pasada, el primer ministro Benjamín Netanyahu ordenó al ejército del país que planificara la «evacuación de la población» de Rafah después de decir que las Fuerzas de Defensa de Israel «pronto irían a Rafah, el último bastión de Hamas».

El portavoz de las FDI, Lerner, dijo que el ejército tiene como objetivo crear un plan que evacue a los civiles «fuera de peligro» y diferencie a los civiles entre los militantes de Hamas. Sin embargo, aún no ha presentado su plan de evacuación al gobierno, dijo a CNN este martes.

Más de 1,3 millones de personas están ahora hacinadas en una extensa ciudad de tiendas de campaña apiñada frente a la frontera egipcia en Rafah, el único espacio nominalmente seguro para los palestinos que huyen del norte y el centro de Gaza.

Las familias ya viven con una grave escasez de alimentos, agua, medicinas y refugio, y con el riesgo diario de morir a causa del fuego israelí.

Sudáfrica llamó a Rafah «el último refugio para los supervivientes en Gaza» y sugirió que la ofensiva de Israel allí «sería una violación grave e irreparable tanto de la Convención sobre Genocidio» como de la orden judicial de enero de la CIJ que exigía a Israel tomar «todas las medidas» para prevenir el genocidio en Gaza.

La acción militar israelí en Rafah «ya ha provocado y provocará más matanzas, daños y destrucción a gran escala», dijo el gobierno en su solicitud a la Corte Mundial.

Los residentes se enfrentan ahora a una elección imposible: permanecer en la ciudad y correr el riesgo de quedar atrapados en una sangrienta ofensiva terrestre israelí o intentar huir de Rafah, arriesgando sus vidas para escapar a ciudades devastadas por la campaña de bombardeos de Israel, donde las poblaciones restantes dicen que se han visto obligados a beber agua del retrete y comer hierba para sobrevivir.

Los palestinos en Rafah han «soportado sufrimientos inimaginables» después de estar «en movimiento durante meses, desafiando bombas, enfermedades y hambre», dijo Griffiths de la ONU en un comunicado este lunes. «¿Adónde se supone que deben ir? ¿Cómo se supone que deben mantenerse a salvo? No queda ningún lugar adonde ir en Gaza».

Una vista de una calle llena de automóviles, mientras los palestinos migran hacia la ciudad de Deir al-Balah con pocas pertenencias que podrían llevar consigo en un camión debido a la continua e intensificada Ataques israelíes contra Rafah, en Deir al-Balah, Gaza, el 13 de febrero de 2024. (Crédito: Ashraf Amra/Anadolu/Getty Images)

Funcionarios de las Naciones Unidas, la Corte Penal Internacional, así como un número creciente de países, incluidos Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Arabia Saudita, Egipto, Jordania, Qatar y otros expresaron su preocupación por una ofensiva terrestre y su impacto en la población civil.

China pidió este martes a Israel que detenga sus operaciones militares y haga «todo lo posible» para evitar víctimas civiles. «Nos oponemos y condenamos los actos contra civiles y el derecho internacional», dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino en un comunicado.

China ha pedido repetidamente un alto el fuego inmediato en Gaza, instando a Israel a detener lo que llamó «castigo colectivo» contra el pueblo de Gaza.

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Antonio Tajani, dijo que la respuesta de Israel a Hamas es «desproporcionada» y que «hay demasiados civiles palestinos muertos que no son milicianos de Hamas».

Y el rey Abdullah II de Jordania dijo durante una visita a la Casa Blanca que una operación terrestre en Rafah equivaldría a una devastación. «No podemos permitirnos un ataque israelí contra Rafah… No podemos quedarnos impasibles y permitir que esto continúe», afirmó.

Algunas de las palabras de condena más fuertes de un líder extranjero provienen del primer ministro de Irlanda, quien dijo al parlamento irlandés que para él estaba «muy claro» que Israel «no está escuchando a ningún país del mundo».

«Existe un grave riesgo de que se produzca una masacre en Rafah si se produjera un asalto terrestre», advirtió Varadkar. «Ellos [Israel] han quedado cegados por la ira. Y creo que van a empeorar mucho la situación para su propia seguridad a largo plazo si siguen el camino que están tomando».

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, dijo que su oficina está «investigando activamente cualquier crimen presuntamente cometido» por Israel y estaba «profundamente preocupado por el bombardeo reportado y la posible incursión terrestre de las fuerzas israelíes en Rafah».

Un periodista palestino documenta los estragos de la guerra en Gaza 2:35

«Vivíamos aterrorizados», dicen los palestinos en Rafah

Aunque Rafah es considerada el último refugio para los palestinos en Gaza, la ciudad ha sido bombardeada por ataques aéreos y bombardeos israelíes durante semanas.

Más de 100 personas murieron cuando los ataques israelíes «extremadamente intensos» golpearon múltiples lugares en Rafah el lunes, según la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina.

Este lunes, el portavoz de las FDI, Daniel Hagari, dijo que «hubo… una ola de ataques de la Fuerza Aérea Israelí» en Rafah «para permitir» a las fuerzas israelíes rescatar a dos rehenes mantenidos cautivos desde el ataque del 7 de octubre, «y atacar terroristas de Hamas en la zona».

Esa operación liberó a dos hombres que habían estado secuestrados durante 128 días después de su captura durante el ataque de Hamas del 7 de octubre, en el que murieron unas 1.200 personas y se tomaron como rehenes a más de 240.

Después del rescate de este lunes, el número total de rehenes que quedan en Gaza es 134, según Hagari. De esa cifra, 130 rehenes pertenecen al ataque del 7 de octubre, de los cuales 29 murieron y se cree que 101 están vivos. Los otros cuatro habían estado retenidos en Gaza antes del ataque.

Los ataques en curso han causado pánico en Rafah y los palestinos ahora intentan desesperadamente decidir si quedarse o evacuar.

Palestinos inspeccionan edificios dañados después de los ataques aéreos israelíes en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 12 de febrero de 2024. (Crédito: Abed Rahim Khatib/dpa/picture-allian/AP)

«Anoche fue realmente horrible; vivíamos aterrorizados como si fuera el día del juicio final», dijo un hombre desplazado en un video publicado por la Organización Mundial de la Salud.

«Había disparos en todas direcciones y no teníamos adónde ir. Nos dijeron que esta zona era segura… nos dijeron que Rafah estaba a salvo. El bombardeo fue en todas direcciones, sin saber hacia dónde girar ni hacia dónde ir. Sentimos que íbamos a morir».

Otras personas desplazadas dijeron que huyen de Rafah y se dirigen a Al-Maghazi en el centro de Gaza y a Khan Younis en el sur del enclave.

«Volvemos a Al-Maghazi por miedo: estamos desplazados de un área a otra», dijo a Reuters la palestina desplazada Nahla Jarwan.

«Dondequiera que vayamos, no hay seguridad. Ni en Al-Maghazi, ni en Rafah, ni en ningún otro lugar», añadió.

«Estamos cansados de huir de una ciudad a otra… La gente está cansada», dijo Nahla.

 

— Abeer Salman, Eve Brennan, Alex Stambaugh, Richard Roth, Jen Deaton y Mike Schwarz de CNN contribuyeron con el reportaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *