Internacionales

ANÁLISIS | Una guerra ampliada en Medio Oriente sería un desastre, pero aún se puede evitar

(CNN) — Cada día aumenta la ansiedad de que pueda estallar otra guerra a gran escala en Oriente Medio a partir de las llamas de la guerra entre Israel y Hamas en Gaza.

«Lo sentimos y lo tememos», le dijo esta semana el ministro de Asuntos Exteriores del Líbano, Abdallah Bou Habib, a Christiane Amanpour, de CNN. «No queremos ninguna escalada en la guerra […]. No nos gusta una guerra regional porque es peligroso para todos. Peligroso para el Líbano, peligroso para Israel y los países que rodean a Israel», dijo, y agregó: “Una guerra regional es mala para todos».

Pero lo único que podría evitar tal desastre es que un conflicto más expansivo puede no ser de interés nacional vital para ninguna de las principales potencias de la región.

Y aunque los Estados clave y los grupos extremistas parecen estar caminando hacia el límite, todavía hay esperanza de que las consecuencias económicas, políticas y militares de una escalada sean tan graves que se detengan justo antes de llegar allí.

Casi cada día trae consigo otro incidente violento. Este jueves, por ejemplo, Estados Unidos llevó a cabo un ataque en Bagdad que mató a un líder de una milicia respaldada por Irán a la que Washington culpa de ataques contra militares estadounidenses en la región. Las tropas estadounidenses en Iraq y Siria encargadas de controlar a ISIS han sido objeto repetidamente de ataques con cohetes y drones por parte de representantes de Teherán.

Los combates se están intensificando entre Israel y otro grupo proiraní, Hezbollah, al otro lado de la frontera con el Líbano. En otra señal alarmante, el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, dijo este jueves al enviado estadounidense Amos Hochstein que se estaba acabando el tiempo para crear una «nueva realidad» en la frontera norte de Israel que permitiera a los residentes regresar a sus hogares. Mientras tanto, se sospecha que Israel llevó a cabo un ataque contra el líder de alto rango de Hamas, Saleh Al-Arouri, en Beirut, lo que provocó furia entre los líderes de Hezbollah que controlan el área donde murió.

En otro incidente alarmante, las fuerzas estadounidenses hundieron esta semana tres barcos pertenecientes a rebeldes hutíes en el mar Rojo, tras una serie de ataques a barcos comerciales. El Comando Central dijo que helicópteros estadounidenses fueron atacados primero y actuaron en defensa propia. Estados Unidos y alrededor de una docena de aliados han lanzado un grupo de trabajo marítimo para proteger los buques comerciales en rutas marítimas críticas en el área después de que algunas empresas navieras enviaron sus barcos por una ruta más larga y menos económica alrededor de África.

Un doble ataque con bomba esta semana, cerca de la tumba del exjefe de la inteligencia iraní Qasem Soleimani, –reivindicado por ISIS– sacudió mientras tanto una región ya tensa y puede aumentar la presión interna sobre el Gobierno de Irán, mientras planea sus movimientos más amplios en Medio Oriente.

Una mujer mira por la ventana de una casa frente al edificio donde se refugiaba la familia palestina desplazada Jabalieh tras ser alcanzado por un bombardeo israelí en Rafah, en el sur de Gaza, el 3 de enero de 2024, en medio del conflicto en curso entre Israel y el grupo extremista palestino Hamas. (Foto de AFP)

¿Por qué podría evitarse una guerra más amplia?

Muchos de los poderosos de la región –incluidos Israel, Irán y Hezbollah– pueden tener el mayor interés en que un alto nivel de tensión se detenga justo antes de la guerra. Sin embargo, la preocupación para Estados Unidos es que todo este juego con fuego pueda desencadenar otro conflicto en Medio Oriente, que podría arrastrar a los estadounidenses. Ese es un escenario que la administración Biden está desesperada por evitar, especialmente en un año electoral.

«No existen impulsores estratégicos para que los principales actores regionales o externos desencadenen una guerra regional, aunque solo sea porque los objetivos de tal conflicto no estarían claros y esto alteraría inmediatamente su significativa estabilidad política y económica”, dijo este miércoles Norman Roule, exdirector de Inteligencia Nacional de Estados Unidos para Irán, a Jake Tapper, de CNN. «Al mismo tiempo, Irán y sus representantes tienen múltiples incentivos para mantener e incluso aumentar la intensidad y frecuencia de las acciones actuales contra Israel».

«La preocupación debería ser que cualquiera de estas actividades produzca un evento que requiera represalias o participación de otros actores que luego se aprovechen entre sí, conduciendo al conflicto convencional que todos deseamos evitar».

La situación es muy traicionera porque un rápido deterioro podría ocurrir en cualquier momento en cualquier número de frentes. Hezbollah tiene miles de misiles que podrían apuntar a civiles israelíes, lo que significa que los enfrentamientos intensificados podrían volverse muy peligrosos rápidamente. Un ataque con bajas masivas por parte de representantes iraníes contra las fuerzas estadounidenses crearía imperativos políticos y militares para que el presidente Joe Biden adopte medidas militares mucho más enérgicas que las que ha adoptado hasta ahora. Si un barco estadounidense o aliado en el mar Rojo sufre daños graves, Biden enfrentaría decisiones similares. Y la entrada al mar Rojo esta semana de un destructor iraní planteó la posibilidad de errores de cálculo con armadas rivales que operan de cerca en aguas convulsas.

La escala y la barbarie de la operación de Hamas y la respuesta de Israel, que ha pulverizado vastas áreas de barrios civiles en Gaza, desencadenaron una cascada de acontecimientos incrustados en las fallas de Medio Oriente. Las conmociones posteriores pusieron fin a un período de relativa calma en la región, durante el cual las administraciones de Trump y Biden, y sus aliados, habían intentado forjar vínculos más estrechos entre los Estados del Golfo e Israel. Las tensiones resultantes parecen haber acabado con las esperanzas en la Casa Blanca de una reducción tácita e informal del antagonismo con Irán, aunque los enemigos políticos de Biden lo acusan de no ser lo suficientemente duro con la República Islámica y su programa nuclear.

¿Un disyuntor geopolítico?

El interés de los actores clave en evitar conflictos podría actuar como un disyuntor. Dado el costo probable de una guerra regional y las repercusiones económicas, militares y políticas globales que provocaría, cada potencia tiene buenas razones para evitar llegar a ese punto:

Israel ya está envuelto en una guerra candente en Gaza que, según su Gobierno, se prolongará por meses. Una guerra a gran escala con Hezbollah podría someter a los ciudadanos israelíes a bombardeos potencialmente mucho mayores que los que sufrieron las ciudades israelíes por los ataques con cohetes de Hamas el año pasado. En ese sentido, el ataque contra Arouri –del que Israel estaba detrás, confirmó un funcionario estadounidense a CNN este miércoles– puede haber sido una apuesta a que no provocaría una respuesta masiva de Hezbollah. Sin embargo, al mismo tiempo, mientras el resto del mundo se preocupa por la ampliación del conflicto, líderes israelíes creen que ya están involucrados en lo que en realidad es una guerra regional, dadas las amenazas en múltiples frentes que enfrentan.

Estados Unidos está intensificando una estrategia que ha estado empleando durante semanas: tratar de evitar que la situación se salga de control. El secretario de Estado, Antony Blinken, se dirige nuevamente a la región, enfrentando una presión cada vez mayor para enfriar las tensiones entre Israel y Hezbollah en una situación que tiene al Líbano, dominado por Hezbollah, temiendo una catástrofe que podría empeorar su ya frágil situación política, económica y humanitaria. Las fuerzas estadounidenses –en Siria, Iraq y en el mar– parecen dolorosamente expuestas. En cuanto a los representantes iraníes, la administración Biden parece estar buscando restablecer un nivel de disuasión sin activar el polvorín regional.

Washington y sus aliados también acaban de emitir una declaración advirtiendo a los rebeldes hutíes en Yemen de las consecuencias si continúan los ataques a la navegación en el mar Rojo, una ruta marítima que es vital para la economía global. Natasha Bertrand y Kevin Liptak, de CNN, informaron este jueves que la paciencia de la Casa Blanca está a punto de agotarse con los rebeldes. Pero los ataques directos contra sus sitios de lanzamiento en tierra no solo arrastrarían a las fuerzas aliadas más profundamente al conflicto, sino que también podrían amenazar una tregua que detuviera la sangrienta guerra civil de Yemen. Biden está en un aprieto político. Los republicanos lo acusan constantemente de ser demasiado blando con Irán y sus representantes. Pero cualquier empeoramiento de la situación regional también podría influir en las afirmaciones del Partido Republicano de que el presidente demócrata, de 81 años, carece de capacidad para liderar. El peligro para Biden es que los últimos 20 años estén llenos de repetidos fracasos de Estados Unidos a la hora de imponer su voluntad en Medio Oriente. Afirmar el poder estadounidense es más fácil de decir que de hacer.

Una guerra con Hezbollah sería brutal, dice comandante israelí 3:00

Irán puede tener más que ganar utilizando su extensa red de grupos proxy para imponer costos de menor nivel a Israel y Estados Unidos que si se hundiera en un conflicto directo. Esto último podría resultar desestabilizador militar y económicamente y aumentar la presión política hacia el régimen clerical, que ya está aumentando después de los ataques con bombas. Pero también existe el peligro de que esa tensión política obligue a líderes que podrían considerar que una postura más agresiva en el exterior aliviaría las dificultades internas. Hace solo 15 meses, los clérigos iraníes se enfrentaban a una ola de protestas antigubernamentales provocadas por la muerte de una mujer bajo custodia de la temida policía moral del país.

Vali Nasr, profesor de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins, le dijo a Becky Anderson, de CNN, este miércoles que estaba muy preocupado por las tensiones actuales. Pero añadió: “No creo que los iraníes quieran ampliar el conflicto”, al tiempo que señaló que algunos en Irán creían que Israel estaba tratando de incitar a Irán a enfrentamientos directos. «Creo que el cálculo, al menos entre los iraníes, Hezbollah y tal vez otros Gobiernos de la región, no necesariamente Israel, es que Estados Unidos no quiere una guerra mayor. El presidente Biden no quiere una guerra mayor», dijo Nasr.

Dicho esto, estos cálculos podrían cambiar si Washington no puede disuadir a Israel de ampliar el conflicto. El ataque contra el líder de Hamas en Beirut, del que Estados Unidos dijo no tener conocimiento previo, parece, por tanto, una medida arriesgada por parte del Gobierno de Benjamin Netanyahu. Se corre el riesgo de empeorar las relaciones cada vez más peligrosas con Estados Unidos, después de que la Casa Blanca pidiera una reducción de la intensidad de la operación en Gaza, que ha sido rechazada repetidamente.

Hezbollah es el actor político más poderoso del Líbano. Es efectivamente una extensión del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. Si bien tiene un enorme arsenal de cohetes dirigidos a Israel, su poder podría verse significativamente disminuido en caso de una guerra a gran escala. Un Hezbollah degradado significaría una disminución significativa de la influencia regional de Irán. El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, advirtió este miércoles que la muerte de Arouri, el líder de Hamas, no quedaría impune, y que si Israel libra una guerra en el Líbano, la respuesta sería “ilimitada”.

Pero Bou Habib, el ministro de Asuntos Exteriores libanés, dijo a CNN que creía que el grupo de milicias no llegaría a aumentar la intensidad de la guerra con Israel. «Tenemos muchas razones para pensar que esto no sucedería, que ellos [y] nosotros no queremos, como libaneses, todos nosotros, no queremos ninguna guerra», dijo. “No es que podamos ordenarlos. No pretendemos eso, pero podemos convencerlos. Y creo que está trabajando en esta dirección”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *