Internacionales

ANÁLISIS | Trump y Johnson construyen una alianza sobre la falsedad de las elecciones robadas

(CNN) — El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, se reunirá este viernes con Donald Trump en una comparecencia que amplificará la falsedad más dañina del expresidente: que las elecciones democráticas de Estados Unidos están catastróficamente manchadas por el fraude.


El republicano electo más poderoso del país, que busca salvar su puesto bajo la amenaza de miembros de su propio partido alineados con Trump en el Congreso, se reunirá con el verdadero poder en el Partido Republicano en el complejo Mar-a-Lago de Trump en Florida.

La visita se produce en un momento en que los aliados del expresidente están cuestionando su autoridad e incluso amenazan con derrocarlo.

También tiene lugar tres días antes de que Trump, el presunto candidato presidencial del Partido Republicano, se convierta en el primer expresidente en ir a juicio, con el inicio de la selección del jurado en un caso en Nueva York relacionado con un pago de dinero por silencio a una estrella de cine para adultos.

Y habrá otro giro este viernes en la saga legal sobre el próximo juicio de Trump en Florida por su acaparamiento de documentos clasificados.

La jueza designada por Trump, Aileen Cannon, cuya gestión sin prisas de los litigios previos al juicio significa que cada vez es menos probable que el caso se resuelva antes de las elecciones de noviembre, escuchará un intento de dos de los coacusados de Trump de que se desestime el caso.

El tema anunciado de la declaración pública conjunta de Johnson y Trump el viernes es la «integridad electoral», el término comodín para el conjunto de teorías conspirativas y mentiras sobre las elecciones de 2020 que Trump está utilizando ahora como base de su candidatura para un nuevo mandato en 2024.

El precio para los republicanos que buscan el apoyo del expresidente ha sido durante mucho tiempo la voluntad de promover su ficción de las elecciones robadas. Así que la visita de Johnson a la residencia de Trump puede sugerir que está dispuesto a hacer un pago inicial similar si el expresidente evita su destitución como presidente de la Cámara.

Se espera que los dos líderes del Partido Republicano llamen la atención sobre lo que dicen son propuestas estatales y demandas que permitirían a los no ciudadanos votar, informaron Kristen Holmes y Fredreka Schouten de CNN el jueves.

Algunas ciudades o jurisdicciones permiten a los no ciudadanos votar en elecciones no federales, por ejemplo, para puestos en consejos escolares. Pero la ley federal prohíbe a los no ciudadanos votar en las elecciones federales y los que lo hacen se arriesgan a multas, penas de prisión y deportación. Dados estos castigos, muchos grupos de defensa del derecho al voto consideran que no hay un problema generalizado que abordar.

El estado de Georgia, con casi 8 millones de votantes registrados, llevó a cabo una auditoría en todo el estado y descubrió que 1.634 posibles no ciudadanos habían intentado registrarse para votar entre 1997 y principios de 2022, pero ninguno tuvo éxito.

Pero dados los incesantes intentos de Trump de difuminar las distinciones, y de afirmar falsamente que los inmigrantes indocumentados votan en las elecciones estadounidenses en gran número como parte de un complot demócrata, es probable que la distinción no sea clara para muchas personas que no están familiarizadas con las sutilezas de la cuestión.

La falsedad de las elecciones robadas que domina al Partido Republicano

La disposición de Johnson a prestar la autoridad de su oficina a la campaña de «integridad electoral» de Trump muestra cómo la teoría de la conspiración de las elecciones robadas de Trump ha consumido casi todos los pilares del poder en el Partido Republicano.

El Comité Nacional Republicano se ha vuelto aún más vociferante en la campaña y la recaudación de fondos sobre la falsa premisa de que las elecciones de 2020 fueron corruptas desde que Trump se hizo cargo e instaló a leales después de convertirse en el presunto candidato presidencial republicano.

KFile, afiliada de CNN informó que el CNR envió una llamada guionizada a los teléfonos de los votantes en nombre de la nueva copresidenta Lara Trump, nuera del expresidente, que decía que los demócratas cometieron «fraude» en las elecciones de 2020. Advertía que si «los demócratas se salen con la suya, tu voto podría ser anulado por alguien que ni siquiera es ciudadano estadounidense».

Las falsedades electorales de Trump también inspiraron a muchas legislaturas estatales del Partido Republicano a aprobar leyes en nombre de la seguridad electoral que pueden dificultar el voto y podrían facilitar que los funcionarios políticos interfieran en las elecciones.

Las múltiples demandas fallidas de Trump e incluso su propio secretario de Justicia, William Barr ofrecieron testimonio de la falta de evidencia de fraude electoral generalizado en 2020. Pero Trump sigue encerrado en su falsa realidad.

También se espera que Trump y Johnson vuelvan a litigar sobre las elecciones de 2020 durante la conferencia de prensa del viernes, dijo un asesor de Trump a CNN. El presidente de la Cámara de Representantes no es ajeno a satisfacer las ansias de Trump por validar su narrativa de elecciones robadas.

Después de las elecciones de 2020, Johnson, que entonces ocupaba un escaño republicano, envió un correo electrónico a todos los republicanos de la Cámara en busca de firmas para un informe amicus curiae en una demanda de Texas que buscaba invalidar los votos del colegio electoral de Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

Trump planteó por primera vez la falsedad de que los no ciudadanos corrompieran las elecciones estadounidenses allá por 2016, afirmando con cero pruebas que millones de inmigrantes indocumentados votaron por su oponente demócrata Hillary Clinton, lo que le costó la victoria en el voto popular aunque salió victorioso en el Colegio Electoral.

En las elecciones de 2024, el nuevo enfoque en la idea de que los no ciudadanos están corrompiendo las listas de votantes de EE.UU. proporciona una clara sinergia con uno de los principales temas electorales de Trump: que el país se enfrenta a una invasión de inmigrantes indocumentados que están trayendo delincuencia y enfermedades al país debido a los fracasos percibidos del presidente Joe Biden durante una crisis en la frontera sur.

El expresidente también cita con frecuencia un principio de la racista «teoría del gran reemplazo» según el cual los demócratas están importando extranjeros en masa para inscribirlos como votantes en las elecciones de 2024. «ES PARA QUE PUEDAN VOTAR, VOTAR, VOTAR», dijo Trump en su red social Truth en diciembre. Ningún hecho respalda estas afirmaciones de un presunto candidato republicano que ha advertido que los inmigrantes están «envenenando la sangre» del país.

En una entrevista con la Christian Broadcasting Network esta semana, Johnson amplió el tema, describiendo un supuesto complot demócrata para arreglar el mapa electoral. «Suena a teoría de la conspiración, pero creo que en realidad es cierto, que el diseño final es convertir a algunos de estos ilegales en votantes para su causa y cambiar el resultado del censo en 2030», dijo Johnson. «Suena como una especie de loco, ya sabes, diseño criminal. Y en mi opinión lo es».

El impacto de las falsedades electorales de Trump

La narrativa de las elecciones robadas del expresidente cobró ritmo la noche de las elecciones de 2020, y al principio pareció un esfuerzo de aliviar su ego y ocultar su vergüenza por haber perdido ante Biden. Pero en cuestión de días, se había convertido en un esfuerzo en toda regla para anular un resultado que hizo de Trump un presidente de un solo mandato. Dos días después de las elecciones, Trump declaró: «Si se cuentan los votos legales, gano fácilmente. Si cuentas los votos ilegales, pueden intentar robarnos las elecciones».

Desde sus pequeños comienzos, la teoría de la conspiración causó enormes daños, incluida la incitación a un ataque multitudinario contra el Capitolio de EE.UU. por parte de los partidarios de Trump en un intento de frustrar la certificación de la victoria electoral de Biden el 6 de enero de 2021. El intento del expresidente de robarle las elecciones a Biden dio lugar a dos de sus cuatro acusaciones penales.

La campaña de falsedades de Trump convenció a millones de sus seguidores de que había sido destituido injustamente, dañando la confianza en la integridad de la democracia estadounidense.

Y la falsedad se ha convertido ahora en la espina dorsal de otra campaña presidencial de Trump, al desestimar los esfuerzos por exigir responsabilidades legales por sus presuntos delitos como un intento de los demócratas de interferir en las elecciones de 2024.

Johnson está en graves problemas políticos

Apenas hay un evento de Trump en el que no renueve sus falsas afirmaciones de fraude electoral. Por eso, una forma de que los republicanos ganen credibilidad ante él es dar crédito a su teoría de la conspiración.

Johnson necesita urgentemente la ayuda de Trump. Su presidencia, apuntalada por la más exigua de las mayorías, pende de un hilo. Esta semana, se vio humillado cuando 19 legisladores republicanos, incluidos algunos aliados clave de Trump como el representante de Florida Matt Gaetz, bloquearon una votación de procedimiento sobre la reautorización de las autoridades de vigilancia de extranjeros en el extranjero que las agencias de inteligencia de EE.UU. describieron como vitales en la batalla contra el terrorismo. Actuaban por orden de Trump, que afirma que fue espiado por agencias de espionaje estadounidenses en su campaña de 2016. El proyecto de ley parece ahora a punto de ser aprobado después de que los líderes recortaran la duración de la autorización de cinco a dos años, en el supuesto de que Trump gane las elecciones de noviembre y pueda cambiarlo él mismo. «Acabamos de comprarle un bate al presidente Trump», dijo Gaetz a CNN.

Johnson se enfrenta a un desafío aún más serio por parte de otra acólita de Trump, la legisladora por Georgia Marjorie Taylor Greene, que ha amenazado con destituir al presidente de la Cámara si permite una votación sobre el paquete de armas y municiones para Ucrania de US$ 60.000 millones, ampliamente retrasado por Biden. Greene está en contacto regular con Trump y se la ve a menudo en sus mítines. Johnson mantuvo una tensa reunión con Greene esta semana que hizo poco por aliviar sus críticas, y puede que esté esperando que la influencia de Trump pueda ayudar.

Pero Greene advirtió el jueves que incluso si el expresidente respaldaba a Johnson en Mar-a-Lago el viernes, ella continuaría su campaña contra el presidente de la Cámara, argumentando que cualquier votación que convocara para reemplazar a Johnson era un asunto interno de la Cámara. «Son dos cuestiones totalmente separadas. Espero que mañana tengan una gran reunión», dijo Greene a Manu Raju, de CNN. Presionada sobre si daría marcha atrás si Trump se lo pidiera, la republicana de Georgia esquivó la pregunta. «Apoyo al presidente Trump, soy una de sus mayores luchadoras aquí en el Congreso. Él lo sabe, amo al presidente, él me ama a mí, estamos luchando duro para que gane y eso es todo lo que importa».

No está claro de inmediato por qué Trump daría la bienvenida al caos de otra lucha de poder en la mayoría del Partido Republicano en la Cámara, que podría desviar la atención de su campaña electoral presidencial y potencialmente obstaculizar las posibilidades tanto de él como de los republicanos de la Cámara en las elecciones de noviembre.

Así que puede tener un incentivo para estabilizar de momento el liderazgo de Johnson, aunque los favores políticos del expresidente son notoriamente volubles y pueden cambiar en cualquier momento dependiendo de lo que mejor convenga a sus propias necesidades políticas.

Una persona que lo descubrió a gran costo es Kevin McCarthy, el ex presidente de la Cámara de Representantes que fue expulsado el año pasado en una revuelta de miembros republicanos ultraderecha. El californiano hizo más que nadie para rehabilitar la imagen política de Trump, viajando a Florida para reunirse con el expresidente mientras estaba en desgracia semanas después del motín del Capitolio de EEUU. Pero cuando McCarthy, que hizo todo lo posible por agradarle a Trump, cayó en un peligro político mortal el año pasado, Trump hizo pocos esfuerzos por salvarlo.

El eco ominoso de la visita de un presidente de la Cámara a la ornamentada finca Mar-a-Lago de Trump resonará sobre la peregrinación de Johnson este viernes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *