Internacionales

ANÁLISIS | Los estadounidenses se han gastado sus ahorros. Para los economistas esto es preocupante

(CNN) — Los estadounidenses ahorraron bastante dinero durante la pandemia: US$ 2,1 billones, para ser exactos.

Ese colchón extra hizo que los consumidores siguieran gastando en los años siguientes y que la economía se mantuviera robusta a pesar de la subida de los tipos de interés y de una inflación persistente, aunque gradualmente decreciente.

Pero ahora que ese dinero extra ha desaparecido, los economistas están preocupados por el futuro.

Lo que está ocurriendo: Las estimaciones más recientes del exceso de ahorro en pandemia en la economía estadounidense se han vuelto negativas, según Hamza Abdelrahman y Luiz Edgard Oliveira, economistas de la Reserva Federal de San Francisco.

Esto significa que muchos estadounidenses tienen más deudas que ahorros y sugiere «que los hogares estadounidenses habrán gastado por completo sus ahorros de la era pandémica a partir de marzo de 2024», escribieron en un informe reciente.

El gasto de los consumidores desempeña un papel crucial a la hora de impulsar el crecimiento económico en Estados Unidos, y ha mostrado una notable fortaleza en los dos últimos años. Pero ahora que el exceso de ahorro se ha reducido a la nada, eso podría perjudicar al gasto y suponer un problema para la economía estadounidense.

De forma alarmante, la deuda también se está acumulando. El presidente de la Reserva Federal de Chicago, Austan Goolsbee, declaró el mes pasado que, aunque los niveles de endeudamiento de los consumidores aún no son «especialmente» elevados, la Reserva Federal está preocupada por la tasa de morosidad de los consumidores, es decir, el impago o el retraso en el pago de gastos como préstamos para automóviles, facturas de tarjetas de crédito y alquileres.

Los estadounidenses ahorraron unos US$ 2,1 billones durante la pandemia. Ahora todo ha desaparecido. (Crédito: Charly Triballeau/AFP/Getty Images)

«Si la tasa de morosidad de los préstamos al consumo empieza a aumentar, suele ser un indicador adelantado de que las cosas están a punto de empeorar», dijo en una mesa redonda moderada por la Society for Advancing Business Editing and Writing.

El PIB real -una medida amplia de la economía estadounidense- creció solo un 1,6% anualizado en el primer trimestre del año, muy por debajo de las previsiones de los economistas. Algunos analistas ya están rebajando sus expectativas de crecimiento para este año.

Fitch ratings escribió en un informe reciente que «espera que el crecimiento se ralentice a un ritmo significativamente por debajo de la tendencia a finales de este año».

Los minoristas también están nerviosos.

Los consumidores ya no compran como antes, y en las últimas semanas muchos minoristas han anunciado recortes de precios para atraer a la gente a las tiendas y animarla a gastar dinero en ropa nueva, artículos de decoración para el hogar y kits de manualidades o pasatiempos.

Los compradores llevan un año retrayéndose, ya que los costos han subido más que hace tres años y los ingresos no han podido seguir el ritmo, según Sarah Wyeth, directora gerente de comercio minorista y consumo de S&P Global Ratings.

Los resultados financieros dejan al descubierto las preocupaciones: Las acciones de Tyson Foods, una de las mayores empresas cárnicas del mundo, se desplomaron casi un 6% el lunes, después de que el envasador de carne informara de que los consumidores estaban presionados por la inflación, los altos costes y poco dispuestos a gastar como antes.

Starbucks también experimentó una fuerte caída de sus acciones después de que la cafetería recortara sus previsiones para todo el año, citando un descenso de las ventas y unas duras condiciones macroeconómicas.

El consejero delegado de McDonald’s, Chris Kempczinski, señaló que los consumidores mantenían sus carteras cerradas en la llamada de resultados de la empresa a principios de este mes. «Los consumidores siguen siendo aún más exigentes con cada dólar que gastan, ya que se enfrentan a precios elevados en su gasto diario, lo que está ejerciendo presión sobre la industria [de restaurantes de servicio rápido]», dijo.

El lado positivo: El exceso de ahorro de los hogares construido en 2020 y 2021 sin duda jugó un papel en el fortalecimiento de la economía, dijo Abdelrahman y Oliveria, pero fue «sólo uno de los muchos factores posibles que ayudaron a los consumidores a mantener los niveles de gasto robusto».

El mercado laboral estadounidense, aunque se está enfriando un poco, sigue siendo increíblemente fuerte, con una tasa de desempleo que sigue cerca de mínimos históricos. «Un mercado laboral que sigue fuerte podría ayudar a los consumidores a mantener patrones de gasto similares a los observados recientemente, incluso sin los ahorros de la época de la pandemia», escribieron.

Lo que viene a continuación: Disney, Airbnb, Uber, Anheuser-Busch, Tapestry y Dillards presentan sus resultados esta semana. Los inversores estarán atentos a cualquier comentario sobre cómo el gasto de los consumidores, o la falta del mismo, está alterando las previsiones de ingresos para 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *