Internacionales

ANÁLISIS | Incluso las acusaciones de Trump no han roto el punto muerto en los partidos en EE.UU. Esta es la razón

(CNN) — El creciente riesgo legal del expresidente de Estados Unidos Donald Trump plantea una dura pregunta política: ¿puede algo romper el estancamiento electoral sostenido que ha dejado al país dividido casi exactamente a la mitad entre las coaliciones republicana y demócrata?

Trump se enfrenta a un enjambre de acusaciones penales sin precedentes para un aspirante presidencial en activo, y mucho menos para un expresidente. Pero durante esta terrible experiencia, su ventaja en las primarias presidenciales republicanas de 2024 se ha solidificado. Y aunque las encuestas han resaltado algunas señales de advertencia claras para él como candidato a las elecciones generales, en su mayoría apuntan a otra contienda muy reñida, con el presidente Joe Biden por lo general con una pequeña ventaja y un pequeño puñado de estados indecisos precariamente equilibrados que probablemente decidirán el resultado.

Varias dinámicas importantes están convergiendo, incluida una desaceleración de la inflación y la aceleración de los problemas legales de Trump, que podrían proporcionar a los demócratas un viento de cola el próximo año, particularmente en la carrera presidencial. Pero todas estas fuerzas se enfrentan al objeto inamovible de las arraigadas divisiones demográficas y geográficas que han producido uno de los períodos más largos de la historia estadounidense en el que ninguno de los partidos ha podido establecer una ventaja duradera o decisiva sobre la otra.

Los partidos ahora representan coaliciones con visiones tan divergentes del futuro de Estados Unidos, particularmente si acepta o se resiste al cambio racial y cultural, que no está claro qué podría permitir que un lado se salga de la estrecha competencia entre ellos. Y eso incluye la posibilidad de que los republicanos elijan a un candidato presidencial que podría estar yendo y viniendo entre la campaña electoral y la sala del tribunal.

“Los dos partidos políticos están más separados en promedio de lo que han estado en nuestra vida”, dijo Lynn Vavreck, politóloga de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y coautora de libros sobre las elecciones de 2016 y 2020. “Eso hace que sea más difícil para las personas pensar en cruzar al otro lado”.

Lo que dicen las encuestas

Los demócratas ganaron el voto popular en siete de las últimas ocho elecciones presidenciales, algo que ningún partido ha hecho desde la formación del sistema de partidos moderno, en 1828. Eso sugiere que la coalición demócrata, a nivel nacional, es un poco más grande que la del Partido Republicano.

Pero la dificultad de los demócratas para competir fuera de las grandes áreas metropolitanas, así como el sesgo de estado pequeño en el Senado y el Colegio Electoral, ha permitido que el Partido Republicano siga siendo altamente competitivo en esta era. En casi todas las dimensiones críticas, el sistema político ahora se define por la estasis y el estancamiento. En este siglo, por ejemplo, las mayorías de ambos lados en la Cámara de Representantes y el Senado han sido consistentemente mucho más pequeñas que a fines del siglo XX. Cada partido ahora ha establecido una esfera de influencia virtualmente inexpugnable a través de un gran número de estados en los que dominan las elecciones arriba y abajo de la boleta electoral, desde la contienda presidencial hasta el Congreso y las carreras estatales. Cuarenta de los 50 estados, o el 80 % de ellos, han votado de la misma manera en cada una de las últimas cuatro elecciones presidenciales; ese es un porcentaje más alto de estados que votaron de la misma manera incluso en las cuatro elecciones consecutivas ganadas por Franklin Roosevelt, desde 1932 hasta 1944.

La última medida de este punto muerto se produjo la semana pasada en una encuesta conjunta de Tony Fabrizio y John Anzalone, los principales encuestadores en 2020, respectivamente, para Trump y Biden. En un estudio de AARP, el gigante grupo de defensa de los estadounidenses mayores, ambos midieron actitudes en los 40 distritos del Congreso considerados los más competitivos por el informe político no partidista de Cook.

Los resultados apuntaban a una competencia electoral en la que lo concreto se ha asentado con mucha firmeza. La encuesta encontró que los votantes estaban divididos exactamente a la mitad sobre si tenían la intención de votar por los demócratas o los republicanos en las próximas elecciones para el Congreso. Y encontró que Biden aventajaba a Trump por cuatro puntos porcentuales en estos 40 distritos: esa era exactamente la ventaja de Biden sobre Trump en estos escaños en 2020.

La encuesta de Anzalone/Fabrizio para AARP es solo una encuesta, por supuesto, pero es consistente con la amplia corriente de recientes encuestas de opinión pública. Si bien las encuestas ahora generalmente muestran a Biden llevándole la delantera a Trump, el margen del presidente rara vez supera su margen de victoria de cuatro puntos desde 2020. La última encuesta nacional de NBC, realizada por otro equipo bipartidista de destacados encuestadores republicanos y demócratas, también encontró que Biden le lleva la delantera a Trump por el exacto mismo margen de cuatro puntos porcentuales que acumuló en 2020.

Bill McInturff, el principal encuestador republicano en la encuesta, señala que  Trump lideró 93 %-1 % entre quienes votaron por él en 2020, mientras que Biden lideró 93 % – 3 % entre sus seguidores de 2020. “Las dos coaliciones partidistas están bloqueadas y son difíciles de mover”, dijo McInturff.

Los cambios inesperados en la composición del electorado, por ejemplo, si la participación de los jóvenes es mayor o menor de lo anticipado, tendrían más probabilidades de cambiar el resultado en una revancha que el movimiento hacia o desde cada hombre entre los grupos de votantes clave, cree McInturff.

Los 5 presidentes más viejos en la historia de EE.UU. 1:29

La política estadounidense, una cuestión de «identidad»

Vavreck, la politóloga de la UCLA, y sus coautores John Sides y Chris Tausanovitch, argumentan en «The Bitter End», su libro sobre las elecciones de 2020, que es probable que la política estadounidense permanezca así de equilibrada durante años. Ellos creen que la razón es que los votantes ahora eligen entre los partidos principalmente en función de sus puntos de vista sobre los cambios en la identidad fundamental de Estados Unidos, en lugar de su evaluación de las condiciones actuales, o incluso las diferencias en las prioridades económicas y de política exterior. Y en esos temas centrados en la identidad, desde el aborto hasta los derechos LGBTQ, el abismo entre los partidos ha crecido tanto que muy pocos votantes pueden imaginar cambiar de bando, incluso para registrar una protesta por la dirección inmediata del país.

“Tal vez en la década de 1980”, dijo Vavreck, los votantes podían “dar una oportunidad al otro lado” cuando estaban desencantados con el desempeño del presidente en ejercicio “porque no estaban tan separados en esos temas [de identidad]”. Pero ahora, agrega, el abismo entre los partidos en temas culturales y raciales es tan grande y “son fundamentales para el tipo de sociedad y comunidad en la que la gente quiere vivir, que no puedes cruzar porque piensas, digamos, que las tasas de interés son demasiado altas. Porque si pones al otro lado, van a construir un mundo en el que no quieres vivir, incluso si puedes comprar una casa”.

Vavreck dijo que nada demuestra más la durabilidad de esta alineación política que el impacto político de la pandemia de covid-19, o la falta del mismo. A principios de la década de 2000, señala, los analistas políticos podrían haber predicho que un evento tan disruptivo podría haber reorganizado al público en nuevas lealtades, como lo hicieron otros eventos trascendentales como la Gran Depresión. En cambio, la pandemia se convirtió rápidamente en otro frente más en las líneas de división de guerra cultural preexistentes entre las partes. “Se politizó y quedó subsumido por esta dimensión existente de conflicto sobre las cosas de identidad muy rápidamente”, dijo.

Los problemas legales de Trump no modifican su favoritismo entre los republicanos

Es posible que suceda lo mismo con la cascada de problemas legales de Trump. Una encuesta nacional detallada, publicada la semana pasada por Bright Line Watch –una colaboración de politólogos que estudian las amenazas a la democracia estadounidense– encontró que estos desarrollos trascendentales también encajan casi por completo en la división partidista existente.

En esa encuesta, solo una cuarta parte de los republicanos dijo que Trump había cometido un delito en su manejo de documentos clasificados, mientras que solo alrededor de la mitad de los republicanos cree que violó la ley el 6 de enero de 2021o en su esfuerzo más amplio para anular el resultado de las elecciones de 2020. Solo uno de cada seis republicanos pensó que cometió un delito al pagarle dinero para mantener el silencio de la estrella de cine para adultos Stormy Daniels, durante la campaña de 2016. La gran mayoría de los republicanos dijo que los fiscales estaban señalando a Trump por cargos que no presentarían contra otros acusados y tres quintas partes de los partidarios del Partido Republicano dijeron que ahora consideran que los disturbios del 6 de enero de 2021 son una “protesta legítima”. La gran mayoría de los demócratas, por el contrario, tomó la posición opuesta en todas esas preguntas.

La mejor noticia para Trump en la encuesta de Bright Line Watch fue que en cada tema específico en torno al cual enfrenta una investigación criminal, menos de la mitad de los independientes cree que ha cometido un delito. En una pregunta menos específica, una encuesta de NPR/PBS NewsHour/Marist, publicada el domingo, encontró que solo alrededor de la mitad de los independientes estuvo de acuerdo en que él ha “hecho algo ilegal” en cualquiera de las conductas que los fiscales están investigando.

Pero estos hallazgos pueden subestimar el riesgo potencial para Trump si los casos en su contra pasan a juicio antes de las elecciones de noviembre de 2024. Una encuesta anterior de NPR/PBS NewsHour/Marist encontró que, si bien una mayoría sustancial de los republicanos dijo que les gustaría ver un segundo mandato de Trump, incluso si es condenado por un delito, las tres cuartas partes de los independientes dijeron que no querrían que volviera a la Casa Blanca en esas circunstancias. También lo hicieron alrededor de las tres cuartas partes de los adultos menores de 45 años y las personas de color y las cuatro quintas partes de los votantes blancos con educación universitaria.

Anzalone dijo que la encuesta que realizó con Fabrizio en los 40 distritos del Congreso más competitivos mostró que el comportamiento de Trump ya estaba reprimiendo su apoyo. (Fabrizio no estuvo disponible para comentar sobre la encuesta). Sorprendentemente, los votantes de esos distritos le dieron a Trump un índice de aprobación notablemente más alto por su tiempo en el cargo (49 %) que el que ahora le dan a Biden (solo 43 %). Sin embargo, Biden, como se señaló anteriormente, aún mantuvo su ventaja de 2020 sobre Trump en estos escaños de cuatro puntos porcentuales.

“Puedes ver que [Trump] tiene un desempeño inferior al de su trabajo y eso se debe a que hay personas a las que les puede gustar su agenda, pero no quieren volver al caos”, dijo Anzalone. “Hay un factor de caos aquí, un factor de comportamiento, una preocupación de que en realidad pueda ir a prisión”.

La posible reacción pública a las acusaciones de Trump es una de varias dinámicas emergentes que podrían inclinar, si no romper, el equilibrio de poder entre los partidos hasta las elecciones de 2024. En general, muchos demócratas confían en que es más probable que estos factores fortalezcan a Biden que al eventual candidato republicano, especialmente si es Trump.

Los retos que enfrenta DeSantis para ser candidato presidencial republicano 2:23

Las oportunidades de Biden para ganar ventaja

Simon Rosenberg, el estratega demócrata de mucho tiempo que demostró tener razón como el escéptico público más destacado de la teoría de la “ola roja” en 2022, argumenta que es poco probable que Trump, en particular, iguale su 47 % de los votos de 2020 si el Partido Republicano lo postula de nuevo. “Estamos comenzando en un lugar donde es mucho más probable en mi mente que llegue al 45 % que al 49 %”, dijo Rosenberg. “Y si llega al 45 %, tenemos la oportunidad de llegar hasta el 55 %. La clave para los demócratas es que tenemos que imaginar crecer y expandir nuestra coalición para que eso suceda”.

Más allá de las dudas personales sobre Trump entre los votantes fuera de la coalición republicana, los demócratas como Rosenberg y Anzalone ven varios otros factores que le dan a Biden la oportunidad de ampliar su margen de victoria en las últimas elecciones. Quizás los más importantes sean la desaceleración de la inflación, la fortaleza continua del mercado laboral y las señales de una recuperación acelerada en el mercado de valores, todo lo cual ya está generando algunas ganancias en la confianza del consumidor. Los demócratas también se sienten alentados por las recientes disminuciones en la cantidad de inmigrantes indocumentados que intentan cruzar la frontera sur y la disminución de la tasa de criminalidad en las grandes ciudades, dos temas en los que las encuestas muestran una decepción sustancial en el desempeño de Biden.

El fiscal Smith presenta nuevos cargos contra Trump e incluye a otro acusado

Otro cambio desde 2020 es la amplia reacción pública, especialmente en los estados de tendencia demócrata y los estados indecisos, contra la decisión de la Corte Suprema de 2022 que puso fin al derecho constitucional al aborto, que Trump se atribuyó directamente el mérito de la ingeniería a través de sus designaciones a la Corte. Finalmente, en comparación con 2020, el electorado en 2024 probablemente incluirá significativamente más jóvenes en la generación Z, un grupo que apoya predominantemente a los demócratas, y menos blancos sin título universitario, ahora el mejor grupo del Partido Republicano.

Todos estos factores, dijo Rosenberg, crean “una oportunidad” para que los demócratas acumulen una mayoría mayor el próximo año de lo que la mayoría considera posible. Pero para llegar allí, argumenta, el partido deberá pensar en grande, particularmente en sus esfuerzos por movilizar a los votantes más jóvenes que envejecen en el electorado. “Es el tipo de mentalidad de un hombre en la Luna”, dijo Rosenberg. “Tenemos que querer ir allí para llegar allí. Tenemos que construir una estrategia para quitarles el terreno político a los republicanos porque nos están dando la oportunidad de quitárselo a ellos”.

Muchos estrategas republicanos coinciden en privado en que el efecto combinado de la insurrección del 6 de enero y la decisión del tribunal sobre el aborto dificultará que Trump amplíe su apoyo de 2020, si el Partido Republicano lo postula nuevamente. Pero señalan que el hecho de que Trump se haya mantenido tan cerca de Biden en las encuestas, a pesar de todas sus dificultades, muestra cuán reacios son los votantes a reelegir al presidente en ejercicio para un segundo mandato.

Las encuestas han encontrado una preocupación generalizada entre los votantes de que Biden es demasiado viejo para manejar efectivamente la presidencia. Y, a pesar de las mejores noticias financieras, las encuestas continúan mostrando un desencanto generalizado con su desempeño económico: la encuesta de Fabrizio/Anazlone, por ejemplo, encontró que los votantes en esos distritos competitivos preferían al Partido Republicano sobre los demócratas en la economía y la inflación al imponer márgenes de casi 20 puntos de porcentaje. Si un tercero desvía a los votantes negativos sobre Trump y Biden, o si la participación cae entre los votantes jóvenes que no están entusiasmados con el presidente, algunos republicanos ven un camino para que Trump gane incluso si no puede ampliar su voto a partir de 2020.

Anzalone, sin embargo, dijo que en los pocos estados indecisos que decidirán el 2024, los demócratas pueden reducir la ventaja económica del Partido Republicano con publicidad paga que haga que los votantes sean más conscientes de los logros de Biden en cuestiones económicas clave, incluido su éxito en la promoción de la inversión privada en energía limpia y otras instalaciones de fabricación, las medidas que ha aprobado para reducir los precios de los medicamentos y su impulso por la ayuda federal que permitiría que más personas mayores vivan de forma independiente en el hogar, una idea que, según muestra la encuesta de AARP, es muy popular entre los estadounidenses mayores. Rosenberg señala que en esos pocos estados clave, incluidos Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, los demócratas obtuvieron resultados inesperadamente buenos en 2022, ya que una cantidad inusualmente grande de votantes insatisfechos con la economía o en contra de Biden todavía votaron por el partido de todos modos porque consideraron que la alternativa republicana era demasiado extrema.

Sin embargo, otra cuestión es si alguno de estos factores podría proporcionar a Biden un colchón lo suficientemente grande como para respirar tranquilo en cualquier momento, incluso si el Partido Republicano postula a Trump mientras está atrapado en múltiples procesos penales. “Su mejor apuesta sobre cómo se verán las encuestas electorales en ‘x’ cantidad de meses”, dijo Vavreck, “es lo mismo que se ve hoy”.

Aun así, McInturff predice que una revancha entre Biden y Trump podría generar giros inesperados, no porque divida al electorado de nuevas maneras, sino porque muchos votantes no están entusiasmados con ninguno de los dos hombres. “En realidad, es más probable que la repetición de Biden/Trump produzca resultados sorprendentes ya que los votantes han dejado en claro que no quieren ver esta revancha”, dijo.

Esa reticencia, sostiene McInturff, podría desencadenar todo tipo de resultados inusuales, como una participación más baja o un apoyo más alto de lo habitual para los candidatos de terceros partidos. Pero incluso cuando las acusaciones se acumulan alrededor de Trump como ventisqueros, la evidencia hasta el momento sugiere que algo que otra carrera Biden-Trump no puede hacer es permitir que cualquiera de las partes salga de la guerra de trincheras que ha definido a su competencia moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *