Internacionales

ANÁLISIS | Biden intenta dejar de lado las preocupaciones sobre la edad, pero puede haberlas exacerbado

(CNN) — Una investigación que libró al presidente Joe Biden de ser acusado penalmente, paradójicamente, le asestó un golpe político amenazador.

El informe del fiscal especial Robert Hur publicado este jueves sobre el manejo de documentos clasificados por parte de Biden puso fin efectivamente al asunto. Pero las afirmaciones del fiscal de que Biden es un anciano y olvidadizo encendieron una tormenta política que llegó directamente al corazón de la principal vulnerabilidad del presidente en las elecciones de 2024.

La Casa Blanca sabía que tenía un enorme problema político entre manos.

Después de horas de afirmaciones republicanas de que el informe demostraba que no era capaz de desempeñarse como presidente, Biden apareció en una conferencia de prensa programada apresuradamente este jueves por la noche, aparentemente buscando pasar página de lo que se convirtió en un día desastroso.

“Sé qué diablos estoy haciendo”, enfureció Biden en la Sala Diplomática de la Casa Blanca, mientras defendía sus facultades y se erizaba de ira. Biden también señaló que el informe de Hur trazó distinciones entre su manejo de material clasificado y la conducta supuestamente criminal y obstructiva de Donald Trump en el mismo tema por el que el expresidente enfrenta un futuro juicio penal.

Biden parecía entusiasmado y apasionado. Pero al mismo tiempo, su comportamiento enojado y un evento que rápidamente pareció escaparse de su control, con reporteros gritando preguntas mientras él luchaba por interrumpir, pueden haber terminado exacerbando las mismas preguntas sobre su edad que pretendía disipar.

Cuando MJ Lee de CNN señaló que muchos votantes tienen preguntas sobre su edad, Biden señaló con el dedo y dijo con fuerza: “Ese es tu criterio”.

El evento de prensa también generó nuevas preguntas sobre su agudeza en una semana en la que ha confundido dos veces los nombres de un líder europeo reciente y en servicio con aquellos con quienes interactuó en la década de 1980. En un momento de su aparición del jueves por la noche, Biden se refería al presidente de Egipto en un comentario sobre la crisis de Medio Oriente pero dijo erróneamente “el presidente de México”. Este es el tipo de error que podría cometer cualquier político con exceso de trabajo. E incluso cuando era mucho más joven, Biden tenía fama de máquina de meteduras de pata y de errores verbales. Pero en el contexto de la declaración de Biden de que su “memoria está bien”, su responsabilidad política por su edad y su ocurrencia durante un evento destinado a demostrar vitalidad y memoria precisa, fue un tropiezo no deseado, por decir lo menos.

Un momento emotivo

También hubo un momento conmovedor en el que un dolor palpable salió a la superficie cuando el presidente condenó a Hur por sugerir que en una entrevista le costaba recordar la fecha de la muerte de su amado hijo Beau. Es difícil pensar en algo más doloroso para Biden que tener que leer eso, ya que sigue profundamente afectado por el fallecimiento de su hijo por cáncer cerebral en 2015. “¿Cómo diablos se atreve a plantear eso?”, preguntó Biden, antes de interrumpirse, aparentemente al borde de las lágrimas.

En general, Biden dejó la impresión de un presidente que se siente profundamente perjudicado, está amargado por la forma en que lo cubren los medios y lo tratan los republicanos y todavía cree profundamente que es la mejor opción para vencer a Trump en noviembre: un oponente que considera un anatema antidemocrático para todo lo que representa Estados Unidos. Los defensores del presidente a menudo se sienten frustrados cuando la conversación política está dominada por la edad de Biden, en lugar de los repetidos desafíos de Trump al Estado de derecho.

Pero al mismo tiempo, su edad y su agudeza realmente importan a los votantes y está bajo una presión cada vez mayor para abordar esto y demostrar su capacidad a medida que se acercan las elecciones generales. Claro, el probable oponente republicano de Biden es un hombre de 77 años con un temperamento volcánico que fue acusado dos veces y que enfrenta 91 cargos y trató de frustrar la democracia estadounidense hace tres años. Pero Biden es el presidente ahora y, a pesar del marco preferido de su campaña de que 2024 es una comparación directa entre él y Trump, será juzgado por su propio historial y su capacidad para servir como comandante en jefe durante cuatro años completos. especialmente porque la vicepresidenta Kamala Harris tiene sus propias preguntas que responder sobre su experiencia, popularidad e idoneidad para ocupar la Oficina Oval.

En una encuesta de CNN/SSRS publicada en noviembre, sólo el 25% de los estadounidenses creía que Biden tenía la resistencia y la agudeza para servir con eficacia, mientras que el 53% dijo que Trump sí la tenía. En otra encuesta de CNN la semana pasada, el 46% de los demócratas estaban preocupados por la edad de Biden.

Este es un tema delicado que no ha sido abordado plenamente ni por la Casa Blanca ni por la campaña de Biden y que a menudo es racionalizado por los demócratas y en Washington de una manera que no refleja completamente la profundidad del sentimiento al respecto en la nación entera. El hecho de que Biden pronunció sus comentarios el jueves por la noche muestra que su equipo ahora reconoce que el presidente tiene una responsabilidad significativa en esta área, pero su desempeño también sugiere que aún tiene que resolver completamente cómo tranquilizar a los votantes.

Una cuestión dolorosa

La edad y la cuestión de las capacidades disminuidas a medida que una persona se dirige a sus años crepusculares es una cuestión profundamente dolorosa y sensible. Es algo con lo que muchas familias tienen que luchar y, por lo tanto, entender intuitivamente, un factor que puede reflejarse en la opinión pública sobre el asunto en lo que se refiere a las elecciones.

Muchos de los ataques a Biden por parte de los republicanos ciertamente apestan a discriminación por edad y parecen crueles. Sin embargo, como bien sabe Biden, la política es un asunto personal y desagradable. Para mitigarlo, ha mantenido un cronograma riguroso durante la campaña electoral en las últimas semanas viajando de costa a costa y el año pasado realizó varios viajes agotadores al extranjero que habrían cansado a un hombre mucho más joven. Pero las presiones de la presidencia son implacables y ofrecen poco tiempo para un verdadero alivio mental. Esto se ve subrayado por el hecho de que Biden está lidiando, por ejemplo, con dos guerras en Ucrania y Gaza que constantemente amenazan con descontrolarse y enredar al mundo en un conflicto mucho más amplio.

Los seguidores de Biden también pueden tener argumentos de que lo están comparando injustamente con Trump. El expresidente (a pesar de algunas meteduras de pata recientes, en particular mezclar a su rival republicana Nikki Haley con la expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi), no ha sido objeto del mismo escrutinio sobre la edad, a pesar de que tendría más de 80 años a finales de este año en su segundo mandato si gana en noviembre.

Los comentarios a menudo sin sentido, las meteduras de pata verbales y el comportamiento frecuentemente desquiciado de Trump son citados a menudo por los demócratas y plantean dudas sobre su edad y capacidad. Pero la energía maníaca de Trump tiende a disipar esas preguntas entre sus partidarios, aunque podría decirse que hay grandes señales de alerta sobre su idoneidad para el cargo planteadas por sus cuatro juicios penales inminentes y sus abiertas tendencias autocráticas y sus promesas de utilizar un segundo mandato para implementar una “retribución” personal contra sus enemigos políticos.

El informe de Hur reprendió a Biden por retener intencionalmente información clasificada, incluidos documentos ultrasecretos después de que dejó la vicepresidencia. Pero dijo que no se presentaron cargos porque no había pruebas suficientes de intención deliberada para demostrar la culpabilidad sin dudas razonables. También hizo una distinción entre el manejo de material clasificado por parte de Biden después de que se encontraron documentos en su casa, su garaje y en una oficina que usaba y el acaparamiento de material clasificado por parte de Trump en su resort de Mar-a-Lago. Biden cooperó con su investigación, mientras que Trump supuestamente hizo lo contrario, según una acusación penal que también lo acusa de obstrucción.

Los hechos muestran que existen enormes diferencias en los casos de Biden y Trump, incluso si los matices se desdibujan en el fragor de una campaña cuando los líderes republicanos se quejan de los dobles estándares en el sistema judicial.

Pero la verdadera apertura del Partido Republicano se produjo cuando Hur sugirió que Biden se presentaría ante un jurado como un anciano comprensivo y bien intencionado “con mala memoria”. Hur sugirió que tenía frecuentes lapsos de memoria durante sus entrevistas con los investigadores, incluido el hecho de no poder recordar cuándo murió Beau o exactamente cuándo Biden era vicepresidente. El fiscal especial también dijo que el presidente no podía recordar los detalles de un debate sobre Afganistán que le parecía muy importante.

Los abogados de Biden criticaron esos detalles por considerarlos inapropiados. Los aliados de Biden sugirieron que, dado que Hur fue nombrado fiscal de distrito en Maryland por Trump, podría tener un interés político en el que trabajar.

Muchos de los ataques republicanos a Biden fueron mordaces. El senador de Florida Marco Rubio sugirió en Twitter, por ejemplo, que padecía demencia.

El senador republicano de Carolina del Norte, Thom Tillis, fue más amable, pero sus comentarios sobre la edad de Biden también fueron cortantes. “No soy alguien que se pone personal. Pero cuando es tan profundo que un fiscal toma nota, creo que es algo a lo que hay que prestar atención”, dijo Tillis. “No estoy tratando de dar un golpe bajo. … Digamos que era el director general de una empresa. ¿Qué pediría su junta directiva esta noche?»

La realidad de una elección sin precedentes

Los demócratas actuaron rápidamente para descartar las preocupaciones sobre Biden.

“En mis interacciones con el presidente, que tengo regularmente, no he experimentado nada parecido”, dijo el senador de Arizona Mark Kelly. «Cuando regresé de Ucrania la última vez, pasé mucho tiempo con él por teléfono, hablando sobre Ucrania y los detalles, y él fue inteligente».

Pero el hecho de que los demócratas incluso tengan que abordar esto señala el gran problema político de Biden.

Y toda la situación está llena de ironía.

Biden actuó agresivamente este jueves para tratar de impedir un informe que le quitó la amenaza de un proceso penal pero que ya parece haberlo dañado políticamente debido a preguntas sobre su edad. Mientras tanto, Trump enfrenta cuatro juicios penales que, paradójicamente, parecen haberlo beneficiado políticamente, al menos con su base profundamente leal que ha aceptado sus afirmaciones de que es víctima de persecución política.

Eso puede no parecer justo. Pero para Biden, se trata de ser un presidente en ejercicio de unos 80 años que enfrenta preguntas genuinas del público sobre su capacidad para servir.

Esto también refleja la realidad a veces deformada de la política en la era de Trump y una elección sin precedentes entre dos probables oponentes mayores en noviembre, cada uno de los cuales ha cumplido un mandato en la Oficina Oval y ha desafiado los esfuerzos de una generación más joven para sucederlos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *