Internacionales

A días de su ejecución, Iván Cantú, condenado a muerte en Texas, insiste en que es inocente de doble asesinato

(CNN) — Iván Cantú dice que ha insistido durante más de 20 años en que es inocente de los dos asesinatos que lo llevaron al «corredor de la muerte» de Texas. Pero a una semana de su ejecución, se le acaba el tiempo para presentar su caso.

“El tiempo corre”, dijo Cantú en una entrevista este miércoles, una semana antes de su ejecución programada para el 28 de febrero. Expresó su esperanza de que los tribunales suspendan su ejecución o que el gobernador Greg Abbott le conceda un indulto, dándole tiempo para explicar que fue privado de un juicio justo y acusado por los verdaderos asesinos.

Sin embargo, también consideró “el peor de los casos”: “ignoran todo, me ponen en esa camilla y me matan”.

Casualmente, Ed Lavandera de CNN asistió a la escuela primaria con Cantú. Antes de la entrevista de esta semana, no habían hablado en casi cuatro décadas.

Las esperanzas de Cantú descansan en una serie de litigios ante los tribunales y una petición de clemencia, que colectivamente reclaman innumerables problemas con su condena por los asesinatos en 2000 de su primo, James Mosqueda, y la prometida de Mosqueda, Amy Kitchen.

Iván Cantú, antes de una entrevista el 21 de febrero de 2024. 

Cantú y su abogado argumentan que los testigos clave del estado –la entonces novia de Cantú y su hermano– dieron falso testimonio en el juicio. Además, dicen que la evidencia recientemente descubierta corrobora una historia que él contó en el momento de los asesinatos, sugiriendo que su primo fue asesinado por narcotraficantes rivales que amenazaron a Cantú la noche anterior.

Cantú ha pedido una audiencia y una sentencia menor o un indulto de 120 días. Se espera que la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas vote sobre su recomendación de indulto dos días antes de la ejecución, dijo a CNN la abogada de Cantú, Gena Bunn. Pero la decisión final es del gobernador, y él no está obligado a seguir la recomendación de la Junta.

Está previsto que Iván Cantú sea ejecutado en Texas el 28 de febrero por los asesinatos de su primo y la prometida de su primo en 2000. Cantú dice que es inocente, y nuevas pruebas descubiertas en los últimos años plantean dudas sobre su caso. Ashley Killough/CNN

Muchas de las pruebas que se argumentan hoy nunca se han presentado en una audiencia judicial. Argumentos similares se incluyeron en una presentación en abril pasado, poco antes de la última fecha programada para la ejecución de Cantú. Posteriormente, un juez retiró la fecha de ejecución, pero en agosto pasado, la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas desestimó la solicitud de Cantú “sin considerar los méritos de los reclamos”.

Tres de los miembros del jurado de Cantú esperan que su ejecución se detenga mientras se revisan las pruebas, dice su petición, además de partidarios de alto perfil como la hermana Helen Prejean y Kim Kardashian, quien instó a sus seguidores en X a firmar una petición para la retirada de la fecha de ejecución. Hasta este viernes, había recogido más de 100.000 firmas.

Quizás su aliado más importante sea Matt Duff, quien descubrió gran parte de la evidencia que ahora sustenta la afirmación de inocencia de Cantú y documentó su revisión independiente en un podcast. Bunn calificó la información de Duff como “crítica” y una “bendición” para el caso de Cantú.
“No se puede decir que no merece un nuevo juicio”, dijo Duff, quien le dijo a CNN que quiere que las pruebas se presenten en una audiencia antes de la ejecución de Cantú. Si eso sucediera, dijo, “la gente vería este caso de una manera completamente diferente con dudas razonables. Muchas dudas razonables”.

La investigación de Duff muestra que “el sistema está roto”, dijo Cantú, señalando los casos de Rodney Reed y Melissa Lucio, otros presos condenados a muerte en Texas que afirman haber sido condenados injustamente. De hecho, al menos 196 personas condenadas a muerte desde 1973 han sido exoneradas posteriormente, 16 de ellas en Texas, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

«Si estás cerca de las 200 exoneraciones en todo el país y sabes que hay personas inocentes condenadas a muerte con posibilidades de ser ejecutadas, debes detener esto», dijo.

Por su parte, los fiscales rechazaron los argumentos de Cantú y escribieron en un expediente judicial este jueves que él no ha presentado “ninguna nueva evidencia” y que sus presentaciones recientes no “imponen la integridad del veredicto de culpabilidad”.

En una declaración, el fiscal de distrito del condado de Collin, Greg Willis, dijo que seguía “plenamente convencido de que Iván Cantú asesinó brutalmente” a Mosqueda y Kitchen, señalando las “evidencias innegables presentadas en el juicio”, incluidos análisis de ADN, huellas dactilares, balística y testimonios de testigos.

«Creo firmemente», dijo Willis, «que se ha hecho justicia en este caso y que el veredicto del jurado del condado de Collin debería ejecutarse el 28 de febrero».

CNN no ha podido comunicarse con las familias de Mosqueda y Kitchen para hacer comentarios.

Los asesinatos de James Mosqueda y Amy Kitchen

Los cuerpos de Mosqueda (un conocido traficante de drogas, según los documentos judiciales de Cantú) y Kitchen fueron descubiertos dentro del dormitorio de su casa en Dallas el 4 de noviembre de 2000, ambos con múltiples heridas de bala. Cuando se encontraron los cuerpos, Cantú y su novia, Amy Boettcher, estaban en Arkansas para un viaje planificado previamente para visitar a su familia, después de haber salido de Dallas ese mismo día.

La evidencia clave en el juicio incluyó el Corvette de Mosqueda, que fue encontrado el 5 de noviembre estacionado afuera del departamento de Cantú y Boettcher, no lejos de la casa de las víctimas. Dentro del apartamento, la policía recuperó jeans y calcetines ensangrentados, dijo el estado. El análisis de ADN reveló que la sangre pertenecía a Mosqueda y Kitchen.

Cantú y su abogado afirman que el caso del estado se desmorona ante nuevas pruebas, algunas de las cuales muestran que el testimonio de Boettcher estuvo “plagado de falsedades”. Boettcher murió en 2021.

La ejecución de Iván Cantú está prevista para el 28 de febrero. Crédito: Bob Owen/Houston Chronicle/AP

Los fiscales en el juicio dijeron al jurado que podían condenar a Cantú basándose únicamente en el testimonio de Boettcher, que detallaba la noche de los asesinatos y los días siguientes.

Ella testificó que los asesinatos ocurrieron entre las 11:30 p.m. del 3 de noviembre y a las 00:18 a. m. del 4 de noviembre, y tiró los jeans ensangrentados a la basura. Cantú “quería mostrarme lo que hizo”, dijo, y la llevó a la escena del crimen y se fueron, según afirmó, con Cantú conduciendo el Corvette de Mosqueda.

De vuelta en su apartamento, Boettcher dijo que Cantú le propuso matrimonio con un anillo de compromiso que luego supo que era de Kitchen, y que poco después llevaron el Corvette a un club. En el camino, dijo Boettcher, Cantú arrojó por la ventana un reloj Rolex que le había quitado a Mosqueda.

Cuando regresaron de Arkansas el 7 de noviembre, testificó Boettcher, Cantú recuperó el anillo de compromiso y se deshizo de las botas que había usado en la escena del crimen. Pasaron la noche con la exnovia de Cantú, dijo. Cuando Cantú se reunió con los detectives al día siguiente, fue arrestado por los asesinatos.

Boettcher decidió regresar a Arkansas. Antes de abordar su vuelo, dijeron los fiscales, le dijo a la exnovia de Cantú que registrara su apartamento, en caso de que él dejara algo atrás.

Debajo de su sofá, dijeron los fiscales, la exnovia encontró el arma homicida. En el cañón del arma había sangre que coincidía con el ADN de Mosqueda, y el cargador del interior contenía la huella digital de Cantú.

«Mi declaración no debería contar», dijo un testigo clave

Cantú y su abogado sostienen que gran parte de este testimonio fue falso. El reloj Rolex, una reliquia familiar, no estaba desaparecido, sino que estaba en posesión de la familia de Mosqueda desde antes del juicio, según documentos judiciales. La madre de Mosqueda confirmó que tenía el reloj en una entrevista con un investigador de la fiscalía en 2019.

Los documentos presentados por Cantú también alegan que Boettcher proporcionó un testimonio falso sobre el anillo de compromiso: dos testigos vieron a Boettcher usando un anillo de compromiso una semana antes de los asesinatos, dicen los documentos, por lo que el anillo no pudo haber sido de Kitchen (ese anillo nunca ha sido recuperado). Y las botas de Boettcher no fueron arrojadas a un contenedor de basura, sino recuperadas del auto de Cantú, afirman él y su abogado.

Jeff Calhoun, el presidente del jurado en el juicio de Cantú, asiste a una manifestación en apoyo del condenado a muerte en el juzgado del condado de Collin y dice que le gustaría que Cantú tuviera un nuevo juicio para repasar las pruebas recientes. Crédito: Ashley Killough/CNN

Ambos también creen que han desacreditado el cronograma de Boettcher. En documentos judiciales, citan a dos patólogos forenses que creen, basándose en su revisión de las pruebas, que Mosqueda y Kitchen fueron asesinados menos de 12 horas antes de ser encontrados. Eso haría que el momento de la muerte fuera más tarde, la mañana del 4 de noviembre, fuera de la ventana temporal descrita por Boettcher.

El estado, sin embargo, rechaza la acusación de que Boettcher brindó falso testimonio y dijo en su presentación del jueves que sus declaraciones fueron corroboradas por otras pruebas del caso. En ese momento, escribió el fiscal Willis, Boettcher “fue víctima de abuso” bajo el control de Cantú. Boettcher, escribió Willis, “sigue siendo la víctima (de Cantú) al ser llamada continuamente mentirosa y manipuladora, o que es parte de una supuesta conspiración elaborada con una persona desconocida para incriminar” a Cantú.

Cantú y su abogado también han cuestionado el testimonio de Jeff Boettcher, hermano de Amy Boettcher, quien testificó en el juicio que Cantú le dijo que planeaba matar a Mosqueda por drogas y US$ 13.000 que creía que estaban en posesión de su primo, y que Cantú le preguntó si ayudaría a limpiar arriba. Jeff Boettcher también relacionó a Cantú con el arma homicida, un arma que, según los fiscales, disparó todas las balas y casquillos recuperados en el caso.

Pero Jeff Boettcher se retractó de su testimonio en 2022, después de la muerte de su hermana, según la nota de presentación de Cantú. En una entrevista con investigadores de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Collin, Jeff Boettcher confesó que estaba drogado en el momento de los asesinatos y cuando testificó. La conversación en la que Cantú supuestamente le pidió que limpiara “nunca sucedió”.

“Mentí”, dijo Jeff Boettcher, y luego agregó: “Mi declaración no debería contar”.

Willis dice que este argumento “malinterpretó” la entrevista de Jeff Boettcher de 2022 con la oficina del fiscal del distrito. Willis escribió que, “una vez confrontado con su testimonio real en el juicio, sus preocupaciones (de Jeff Boettcher) sobre ese testimonio se aliviaron”.

Jeff Calhoun, quien sirvió como presidente del jurado de Cantú, dijo a CNN en una entrevista que el testimonio de Amy y Jeff Boettcher fue «persuasivo», y la retractación de Jeff Boettcher «me golpea hasta la médula».

«Creo que el debido proceso debería ser concluyente, pero hay errores», dijo Calhoun. “Y me temo que este es uno de esos, y realmente lamento que haya sido en el que estuve involucrado. Pero estoy convencido de que hay algunos agujeros en esto”.

En apelaciones anteriores, Cantú argumentó sin éxito la asistencia ineficaz de un abogado, señalando las decisiones de sus abogados litigantes de no llamar a un solo testigo durante la fase de culpabilidad-inocencia del juicio.

En una declaración jurada de 2005 en la que explicaba su estrategia legal, uno de los abogados litigantes de Cantú escribió que él y su co-abogado se concentraron en la fase de pena del juicio, cuando el jurado decidiría si lo sentenciaría a muerte, con la esperanza de obtener una sentencia de cadena perpetua.

Además, escribió el abogado, Cantú había admitido una vez haber matado a Mosqueda “por ‘estafarlo’ en un negocio de drogas” y haber matado a Kitchen para no dejar ningún testigo.

Bunn dijo que Cantú “niega vehementemente” haber hecho tal confesión.

Otra teoría

Además, en presentaciones presentadas esta semana, Cantú y su abogado afirman que hay nuevas pruebas que respaldan una historia que él contó en el momento de los asesinatos, sugiriendo que Mosqueda y Kitchen fueron asesinados por narcotraficantes rivales.

Según Cantú, dos días antes de que se encontraran los cuerpos, un hombre con uniforme de repartidor de pizzas que conducía un Lincoln llegó a su apartamento. Cuando abrió la puerta, afirma Cantú, el hombre dijo que Mosqueda le debía US$ 250.000 y luego disparó una bala contra la pared del apartamento de Cantú. La bala recuperada de la pared coincidía con las extraídas de los cuerpos de las víctimas, según notas de Cantú en el expediente judicial.

Los fiscales descartaron esta historia como una mentira, y Amy Boettcher testificó que Cantú le disparó durante una discusión esa noche.

Pero ahora, Cantú y su abogado dicen que nueva evidencia muestra que el repartidor era una persona real, es decir, uno de los proveedores de medicamentos de Mosqueda, según documentos judiciales. Citan a un testigo que trabajaba para Mosqueda, quien afirma que la descripción del repartidor coincide con la de un conocido que visitaba a Mosqueda y conducía un Lincoln.

Sylvia Cantú, la madre de Iván, habla durante una manifestación en apoyo de su hijo en el juzgado del condado de Collin el jueves. Ed Lavandera/CNN

En la misma línea, Cantú y su abogado plantearon preguntas anteriormente sobre los jeans ensangrentados encontrados en su bote de basura. Un oficial de policía que ingresó al apartamento de Cantú el 4 de noviembre para un control de bienestar a pedido de la madre dijo en una declaración jurada que no recordaba haber visto la ropa manchada de sangre, a pesar de la afirmación de Amy Boettcher de que la había tirado la noche anterior.

Los documentos judiciales de Cantú señalan esto (junto con una llamada telefónica de larga distancia que se dice se hizo desde el interior del apartamento la noche del 4 de noviembre, después del control de bienestar) como prueba de que alguien más estaba dentro del apartamento, “lo que apoya la conclusión de que el señor Cantú fue incriminado por la persona o personas verdaderamente responsables del asesinato de James Mosqueda”.

Una vez más, los fiscales rechazaron el jueves la teoría de Cantú. En su presentación, Willis dijo que no había podido demostrar que Mosqueda le debía dinero al supuesto pizzero, o que el hombre tenía alguna razón para acercarse a Cantú en un intento por recuperar la supuesta deuda de Mosqueda. Y Cantú “no pudo demostrar mediante preponderancia de la evidencia que estos hechos establezcan que no podría haber sido declarado culpable del delito”, escribió Willis.

“Además, cualquier evidencia de que Mosqueda tenía un socio que coincidía con la descripción del pizzero no tiene absolutamente ningún impacto en la abrumadora evidencia de la culpabilidad (de Cantú)”, dice el documento.

Cantú no sabe exactamente quién mató a su primo y a Kitchen, dijo, y la gente le ha dicho durante mucho tiempo que la historia del pizzero suena “muy extraña”. En ese momento, dijo, “no sabíamos” lo que significaba.

«Pero sabemos lo que eso significa hoy y cómo todo tiene sentido y encaja», dijo, y le dio crédito a Bunn por haber elaborado el argumento para «mostrar que estaba diciendo la verdad y que no estaba mintiendo».

«Haz justicia, no ejecutes a Iván»

Al acercarse la fecha de su ejecución, Cantú no duerme bien. En lugar de ello, está esperando saber si los tribunales le han concedido ayuda o se la han negado. Y aunque está «preocupado y asustado», no se permite pensar en tumbarse en la camilla dentro de la cámara de ejecución.

“Esa no es mi forma de pensar”, dijo. «No creo que eso vaya a suceder».

Nikki Pratt, vieja amiga de Iván Cantú, aparece en una manifestación en apoyo de Cantú en el juzgado del condado de Collin. Crédito: Ashley Killough/CNN

Los partidarios de Cantú se reunieron este jueves frente al tribunal del condado de Collin para una manifestación en su honor y pidieron al fiscal de distrito que retirara la fecha de su ejecución.

Entre ellos estaba Nikki Pratt, quien se describió a sí misma como la mejor amiga de Cantú durante 39 años y dijo que estaría “devastada” si lo ejecutaban.

“Ellos necesitan hacer justicia”, dijo Pratt, “no ejecutar a Iván”.

Ed Lavandera y Ashley Killough de CNN informaron desde West Livingston, Texas, mientras que Dakin Andone informó y escribió esta historia en Nueva York.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *