Implicado en red del Abusador se declara culpable en EEUU de lavar US$80 millones

El hombre depositaba cheques en cuentas bancarias de EEUU para que el dinero pudiera ser transferido de nuevo a organizaciones internacionales de tráfico de drogas en la República Dominicana.

El líder de una organización internacional de lavado de activos en la República Dominicana admitió hoy viernes, su rol en una conspiración para cometer lavado de activos, anunció el fiscal de los Estados Unidos Philip R. Sellinger.  

Luis Velázquez-Cordero, alias El Pequeño, de 37 años, ciudadano de la República Dominicana, se declaró culpable ante el juez de distrito estadounidense Brian R. Martinotti del primer cargo de una acusación que le imputa haber formado una conspiración para cometer lavado de activos. Velázquez-Cordero fue extraditado a Estados Unidos tras su detención en la República Dominicana el 28 de julio del 2020. 

El Pequeño, fue fichado como un “lavador” de dinero proveniente del narcotráfico para la red de César Emilio Peralta (César el Abusador).

Según los documentos presentados en este caso y las declaraciones realizadas en el tribunal:  

Velázquez-Cordero era el líder de una organización de lavado de activos que utilizó el sistema bancario de los Estados Unidos para convertir más de 80 millones de dólares en efectivo procedentes de la venta ilegal de drogas en cheques de caja y luego depositar los cheques en cuentas bancarias de los Estados Unidos para que el dinero pudiera ser transferido de nuevo a organizaciones internacionales de tráfico de drogas en la República Dominicana y otros países. Velázquez-Cordero dirigía a los conspiradores en Nueva Jersey, Nueva York y Florida para que recogieran las ganancias de la droga en efectivo y las cambiaran por cheques de caja en bancos de los Estados Unidos. Velázquez-Cordero facilitaba el importe de cada cheque, el beneficiario y las cuentas bancarias en las que debían depositarse los cheques.  Los cheques se depositaban entonces en las cuentas de los beneficiarios, muchas de las cuales estaban controladas por empresas ficticias y se utilizaban como medio para facilitar el lavado de las ganancias de la droga ilegal. El esquema de los cheques de caja estaba diseñado para ocultar la naturaleza, el origen, la propiedad y el control de las ganancias de la droga ilegal con el fin de evitar el escrutinio de las fuerzas del orden y de las instituciones bancarias.

Como parte de su declaración, Velázquez-Cordero también aceptó entregar 1,4 millones de dólares en moneda estadounidense incautada durante la investigación, así como cinco propiedades en la República Dominicana y 10 vehículos, entre ellos un Ferrari.

Infografía

El cargo de lavado de activos del que Velázquez-Cordero se declaró culpable conlleva una pena máxima de 20 años de prisión y una multa de 500.000 dólares o el doble de la cantidad implicada en el delito, lo que sea mayor. La sentencia está prevista para el 14 de septiembre del 2022.

  El fiscal de los Estados Unidos Sellinger reconoció a los agentes especiales de la División de Nueva Jersey de la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos, bajo la dirección de la agente especial a cargo Susan A. Gibson; la División de Operaciones Especiales de la DEA y la oficina de Santo Domingo, bajo la supervisión de la agente especial a cargo Renita D. Foster; los agentes especiales de IRS-Criminal Investigation, bajo la dirección de la agente especial encargada Tammy Tomlins; los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, Nueva York. Aduanas y Protección Fronteriza, Oficina de Campo de Nueva York, bajo la dirección del Director de Operaciones de Campo Frank Russo; el Departamento de Policía de Morristown, Nueva Jersey, bajo la dirección del Jefe Darnell Richardson; el Departamento de Policía de Clifton, Nueva Jersey, bajo la dirección del Jefe Tom Rinaldi; el Departamento de Policía de Passaic, Nueva Jersey, bajo la dirección del Jefe Luis A. Guzmán; el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, bajo la dirección del Comisario Keechant L. Sewell; la Oficina del Fiscal Especial de Narcóticos de la Ciudad de Nueva York, bajo la dirección de la fiscal especial de Narcóticos Bridget G. Brennan; la Oficina del Fiscal del Condado de Passaic, bajo la dirección de la fiscal del Condado de Passaic Camelia M. Valdes; la Oficina del Fiscal del Condado de Bergen, bajo la dirección del fiscal del Condado de Bergen, Mark Musella; la Policía Estatal de Nueva Jersey, bajo la dirección del superintendente coronel Patrick J. Callahan; la Oficina del Fiscal General de Nueva Jersey, bajo la dirección del fiscal general en funciones, Matthew J. Platkin, con la investigación que ha conducido a la declaración de hoy. La Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia prestó una valiosa ayuda para conseguir la detención y extradición de Velázquez-Cordero. El fiscal Sellinger agradeció a los funcionarios de la República Dominicana su ayuda en la investigación.  

El gobierno está representado por el fiscal adjunto Jonathan M. Peck de la Unidad de Seguridad Nacional en Newark.  

Este caso forma parte de una operación del Grupo Especial de Lucha contra la Droga y la Delincuencia Organizada (OCDETF, por sus siglas en inglés). El OCDETF identifica, desarticula y desmantela las organizaciones delictivas de más alto nivel que amenazan a los Estados Unidos utilizando un enfoque multi institucional dirigido por los fiscales e impulsado por los servicios de inteligencia. Puede encontrar más información sobre el programa OCDETF en https://www.justice.gov/OCDETF.