Gobierno español defiende rescate económico a aerolínea Plus Ultra

La vicepresidenta del Gobierno español y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, defendió este jueves el rescate económico con fondos públicos de la aerolínea Plus Ultra, mediante un crédito de 53 millones de euros (63 millones de dólares), criticado por la oposición.

En una entrevista en la televisión privada Antena 3, Calviño insistió en que esa compañía cumplía todos los requisitos para acogerse al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas golpeadas por la pandemia, que gestiona la entidad pública Sociedad española de Participaciones Industriales (Sepi), al pertenecer a un sector estratégico y haber sufrido las consecuencias de la pandemia.

La aerolínea, que comenzó a operar en junio de 2015 y ofrece vuelos regulares desde Madrid y la isla española de Tenerife (Atlántico) a varias capitales latinoamericanas, firmó el pasado 12 de marzo el contrato con la Sepi para recibir dicho crédito.

Desde su creación el pasado julio, ese fondo de rescate español concedió créditos de mucha mayor cuantía a otras tres compañías, dos de ellas del sector turístico, uno de los más golpeados por la pandemia.

Se trata de la aerolínea Air Europa (475 millones de euros) y Ávoris, la red de turoperadores del grupo Barceló (320 millones de euros), además de a Duro Felguera (120 millones), un grupo que trabaja en el sector industrial y energético.

Calviño reclamó hoy que “no se demonicen las ayudas” públicas, ya que es “un poco contradictorio que tengamos una enorme presión para dar ayudas a las empresas” y al mismo tiempo se pongan en duda las concedidas.

Mientras, la oposición ve irregular que se haya rescatado a una aerolínea de un tamaño reducido (afirman que solo tienen cuatro aviones) y que siempre ha estado en pérdidas (no sólo a raíz de la pandemia, que es para lo que se diseñó el fondo de rescate), al tiempo que sospecha que su accionariado tenga vínculos con el chavismo a través de empresarios venezolanos.

El conservador Partido Popular, principal grupo de oposición, pidió ayer la creación de una comisión de investigación sobre este rescate, al considerar que es una empresa española con gran peso de capital venezolano y panameño, y que no cumple con los requisitos para poder obtener ayudas públicas puesto que “no es estratégica”.

Por su parte, el ultraderechista Vox interpuso una querella por presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.