Girón: Implicados en Operación Coral venden la idea de que “vuelven al poder y la gloria en el 2024”

Entre las acusaciones que hizo la noche del jueves el mayor del Ejército Raúl Alejandro Girón sobre los implicados en la Operación Coral, está la de advertir a los militares y policías que formaban parte del grupo que debían mantenerse favoreciéndolos porque el actual Gobierno solo duraría cuatro años y ellos retornarían al poder en el año 2024.

Girón dijo esas personas intimidaban con la idea de que el gobierno del presidente Luis Abinader duraría solo un período por “la mala gestión que hace”.

“Honorable magistrada, estas personas han sabido vender la idea de que este Gobierno es de cuatro años nada más, por lo supuestamente malo que lo está haciendo y que ellos vuelven al poder y gloria en el año 2024 y pobre el que no esté alineado con ellos, por eso honorable magistrada, no quiera usted saber que aún estando yo detenido, mi familia ha sentido la presión ahí afuera”, sostuvo.

Girón era programador de nóminas del Cusep y encargado de tecnología del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística “Cestur” y es también uno de los acusados en la red que estafó al Estado con más de 3,000 millones de pesos.

Es parte de los acusados en el caso, en el que también aparecen como cabezas -según el Ministerio Público- el general Adán Cáceres Silvestre, exdirector del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep), el coronel Rafael Núñez de Aza, la asimilada policial Rossy Maybelline Guzmán Sánchez (la Pastora), el cabo policial Tanner Antonio Flete Guzmán, hijo de la citada imputada, y el sargento de la Armada Alejandro José Montero Cruz.

Indicó que es difícil denunciar a un alto oficial activo porque aunque no esté en su Gobierno puede que en otro sí se encuentre en buena posición y puso el ejemplo del actual ministro de Defensa, Carlos Luciano Díaz Mora, quien tenía el mismo cargo de Cáceres Silvestre en el 2000 con el presidente de Hipólito Mejía.

Mafia operó en otras instituciones

El mayor del Ejército declaró también que un modo de operación similar al que había en el Cusep y en el Cestur, de nombrar policías y militares que no hacían ninguna función para que gran parte del salario fuera a la red, estuvo en el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), el Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol).

“En esas instituciones las normas eran una vez que nos íbamos de ahí era blanquear las informaciones porque así el que llega nada encuentra, esa era la norma, la costumbre”, afirmó.

Recordó que dentro de sus funciones estaban los pagos, gastos, depósitos, transferencia de “estas personalidades (Adán Cáceres, Núñez de Aza y Juan Carlos Robles Robiu, exdirector del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur).

Explicó que después de recolectar el dinero que se le descontaba a los supuestos empleados de las dos instituciones, se encargaba de hacer los depósitos a los ya citados.

“Entonces yo tenía que hacer un cuadre general, donde yo por ejemplo, tenía que debitar todo el dinero que había gastado y entregar el excedente al señor Rafael Núñez de Aza. Mire, estas gentes son interesados con su dinero, para que usted sepa, desde que esa nómina se paga, eso es una presión, eso es ‘los cuartos, los cuartos’”, afirmó el mayor del Ejército Raúl Alejandro Girón.