Girón describe los privilegios de cárceles militares para que no envíen a ellas a imputados en caso Coral

El mayor del Ejército Nacional Raúl Alejandro Girón explicó casi a la medianoche de este jueves a la magistrada Kenya Romero, de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, la forma en que operan las cárceles militares, razón por la cual aseguró que a los miembros de las instituciones castrenses no les importa estar presos y por las que no debería enviar a los imputados del caso a ellas.

La jueza es quien conoce la medida de coerción a los acusados de corrupción en la Operación Coral, de la cual Girón aceptó los cargos que el Ministerio Público le imputa. Los acusa de distraer del Estado más de tres mil millones de pesos a través de un entramado de corrupción que incluía lavado de activos, falsificación de documentos, testaferrismo, y otros ilícitos a través del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) y el Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep), este último dirigido por el mayor general del Ejército Adán Benoni Cáceres, durante ocho años y hasta que concluyó el pasado Gobierno.

Señaló que en esas prisiones les ponen a los de alto rango, como él y otros, cuartos con aire acondicionado, televisión, computadora con internet y celular full las 24 horas del día.

Señaló que por eso a los militares no les importa caer presos, porque saben que esa privación de libertad no es tal, ya que mientras el tribunal y la sociedad creen que están presos “fácilmente están de vacaciones en una villa un fin de semana”.

“Y si me deprimo hasta una jovencita me llevan”, dijo.

Girón expuso que revelaba dando esos datos a la magistrada, aunque sabía “que se estaba metiendo al medio”, para que tuviera en cuenta dónde iba a enviar a los imputados.

El miércoles el Ministerio Público solicitó que, además de la prisión preventiva de 18 meses y que el caso fuera declarado complejo, que los encartados fueran enviados a cárceles normales “para evitar privilegios irritantes”.

El oficiail también dijo temer por su vida y responsabilizó a los acusados si le pasa algo a él o su familia.

La audiencia fue recesada para este viernes a las 2:00 de la tarde.

Los imputados

Por el caso, están acusados el mayor general del Ejército Adán Benoni Cáceres, exdirector del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep); Rossy Guzmán Sánchez (la Pastora), el coronel del Ejército Rafael Núñez de Aza, supuesto cerebro financiero del grupo y exdirector financiero del Cusep y del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur); el teniente coronel del Ejército Raúl Alejandro Girón; el cabo policial Tanner Flete Guzmán (hijo de la alegada pastora); y el mayor de la Armada Alejandro José Montero Cruz.