¿Fue Romeo el “malo” en Aventura? Promotor da su versión sobre las polémicas

Recientemente, Julio Cesar García, quien se define como “padre artístico” de Romeo Santos, habló de los orígenes y posterior división del Grupo Aventura. Él reveló en una entrevista con Colombia Alcántara, para el programa Al tanto, los secretos del grupo.

Aseguró que no se le ha pagado una supuesta deuda por concepto de la creación del grupo y señaló a Santos como el malo.

Tras estas declaraciones, Franklin Medina, actual promotor artístico de Romeo, fue cuestionado por el mismo espacio televisivo sobre la razón por la que no ha intervenido para que se le pague la supuesta deuda a Julio César García por concepto de la creación del grupo y que pueda solucionar su situación con Romeo a lo que respondió que “él no se mete en pleitos de padre e hijo”.

Franklin destacó que se siente agradecido con Romeo Santos, que “sin necesitar de su trabajo para promocionar un disco” siempre lo tiene presente y le abre las puertas donde quiera que se encuentre.

También arremetió con la actual asistente de Romeo Santos, acusándola de estar enamorada del artista y no dejar que nadie se le acerque y que según relató “teme que al intérprete de La Diabla le pase igual que a la fallecida artista Selena Quintanilla”.

[embedded content]

Otras versiones

En 2018, Henry Santos, exintegrante de Aventura, confesó en Alofoke Sin Censura las que a su juicio, fueron las verdaderas causas de la separación de “Los Reyes de la Bachata”. Explicó que ni él ni Anthony “Romeo” Santos fueron responsables individuales de la ruptura.

Reconoció que una de las principales causas de la separación fue el anuncio de su álbum solista, una decisión que tomó porque estaba a punto de tener un hijo. Agregó que sus compañeros también tenían en mente proyectos solistas porque el contrato de Aventura estaba por terminar, pero él dio un paso al frente porque necesitaba asegurar el futuro de su hijo.

La agrupación tenía un manejo independiente, podían hacer lo que les viniera en gana, pero el empresario Franklin Romero era dueño del nombre “Aventura” y quería llevar el negocio de una manera distinta. No llegaron a un acuerdo y pusieron fin a la relación de negocios.