Finjus solicita revisión del plan de desarme para evitar contradicciones

La Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) solicitó este martes al ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez, verificar y socializar nueva vez el contenido del Plan de Seguridad Ciudadana en lo relativo al programa de desarme y recuperación de armas ilegales.

A través de una carta enviada al ministro, el vicepresidente ejecutivo de Finjus, Servio Tulio Castaños Guzmán, indicó que hizo la solicitud sobre el plan de desarme con el objetivo de evitar contradicciones con normas del ordenamiento jurídico penal.

Explicó que la Ley 631-16 para el Control y Regulación de Armas, Municiones y Materiales Relacionados dispone la facultad de establecer programas para la recolección de armas y que “las personas que en el marco de este mecanismo voluntariamente entreguen a Interior y Policía armas de fuego, municiones, partes o accesorios en su posesión según las especificaciones establecidas previamente y aún sin licencia, serán inimputables por tenencia ilegal de armas de fuego según los términos definidos en la ley”.

“A pesar de la facultad legal que otorga la norma referida, quedan cuestiones a verificar. Una de ellas se refiere a la realidad material de que una parte considerable de los crímenes y delitos cometidos a mano armada dentro del territorio nacional, ha sido por la utilización de armas ilegales”, indicó.

Castaños Guzmán advirtió que en ese sentido parecería fácil utilizar el referido programa para dar apariencias de licitud a la prueba por excelencia de la comisión de determinado delito.

Finjus sostuvo que valora la iniciativa del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana, propuesto desde el Poder Ejecutivo, que promueve políticas públicas orientadas a dotar de respuestas integrales a los retos que plantea la inseguridad al país.

“Valoramos el compromiso e intenso trabajo de esta gestión del Ministerio de Interior y Policía de dar curso a estas iniciativas que incidirán positivamente en la necesaria reducción de los niveles de la violencia y criminalidad de la República Dominicana”, indicó.

El pasado 22 de marzo, el presidente Luis Abinader informó que a partir del 6 abril iniciará un programa de compra de armas ilegales en manos de civiles, a fin de reducir la violencia y el crimen en el país.