Finjus rechaza perfiles con vínculos en sectores de poder para Cámara de Cuentas y defensor del pueblo

La Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) exhortó este lunes al Congreso Nacional que la escogencia de los miembros de la Cámara de Cuentas y del defensor del pueblo (titular y adjuntos) sea por meritocracia, transparencia e idoneidad.

“La selección de los nuevos miembros de estas instancias debe alejarse de cualquier viso de arbitrariedad”, señaló en un comunicado de prensa Servicio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de Finjus.

En el caso específico de la Cámara de Cuentas, dijo que no se puede “pretender jugar” a poner obstáculos en su selección, al considerar la institución “sustancial” para el ejercicio democrático institucional.

Castaños Guzmán indicó que resulta “imprescindible” que los nuevos integrantes de la Cámara de Cuentas tengan perfiles sustentados en capacidad e idoneidad.

Afirmó que las auditorías de la Cámara de Cuentas no han generado, de manera constante, los mecanismos de régimen de consecuencias civil, administrativo y penal.

“La ciudadanía percibe entonces que las respuestas a la corrupción son ineficaces”, resaltó.

Sobre el Defensor del Pueblo, dijo que se trata de una figura que surgió “como una necesidad del control social de los gobernados en contra de las arbitrariedades y el incumplimiento de las obligaciones asignadas a la administración pública”.

“Se trata, entonces, de órganos que, de conformidad a la configuración que le otorga la ley, son de carácter sustancial en lo concerniente a velar por el correcto funcionamiento del Estado”, destacó.

Finjus afirmó que la vía para garantizar la legitimación del defensor del pueblo, así como de la Cámara de Cuentas, es mediante un proceso de selección transparente y basado en los méritos de quienes postulan, dejando de lado posibles vínculos con el gobierno u otros sectores de poder.

Por tanto, exhortó a garantizar los criterios referidos en torno a la escogencia de los nuevos integrantes de la Cámara de Cuentas, el titular del defensor del pueblo y adjuntos.

“La ciudadanía espera un proceso diáfano mediante el cual resulten designados los mejores candidatos de trayectoria incuestionable, competencias y aptitudes adecuadas, moral intachable y que inspiren respeto de parte de la población”, apunto.

Además, de que “es necesario” que los criterios de selección legales sean respetados, técnicamente depurados y públicamente explicitados.