Exaspirante a miembro de la Cámara de Cuentas exhorta adoptar nuevo paradigma de la fiscalización superior

Cesáreo R. Guillermo, representante actual de la Liga de Cooperativas de los Estados Unidos de América en RD y exaspirante a miembro de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana (CCRD), aseguró que no deben dilatarse los cambios que ese órgano Rector del Control Externo amerita, en tanto actualmente presenta un “rezago” de unos 15 años con relación al rol que está llamado a cumplir.

Guillermo puntualizó en una nota de prensa que hay que entender que las Entidades de Fiscalización Superior (EFS) han evolucionado, mientras que buena parte de la CCRD se encuentra “anquilosada en esquemas del pasado”.

“Ya la configuración de las principales EFS del mundo se basan en equipos multidisciplinarios: por ejemplo, y sin pretender desmeritar a ninguna profesión en tanto todas son relevantes, la EFS de México tiene casi dos décadas reconfigurando su planilla de auditores, a tal punto que a 2014 de 367 auditores que tenían tan solo el 19% eran contadores y un 5%, abogados; el resto eran gestores públicos, planificadores, economistas, ingenieros TIC, ambientalistas, matemáticos, estadígrafos, sociólogos, entre otros.

“En los Estados Unidos de América, de 2,900 empleados que tenía la GAO a esa fecha, solo 200 eran contadores. Lo mismo acontece en las mejores EFS de América Latina y el resto del mundo”, indicó mediante un documento de prensa.

Recientemente, la Cámara de Diputados remitió al Senado de la República una propuesta de ternas, tanto para la Cámara de Cuentas como para el Defensor del Pueblo, que han generado reacciones encontradas en la sociedad dominicana.

Guillermo, quien es gestor público, ingeniero TIC y abogado, con experiencia en los sectores Estatal y privado, con una importante trayectoria con organismos de cooperación internacional, agregó que “todo esto es debido para poder abrazar el denominado “Nuevo Paradigma de la Fiscalización Superior”, según el cual las EFS ya no deben centrarse en auditorías financieras sino en aquellas de gestión, que junto a las de cumplimiento, de TIC, forenses, ambientales, de obras públicas, de subsidios sociales y hasta de género, brindan mayor información relativa al desempeño de los administradores de la cosa pública.

Esto, sobre la base de la creación de valor público, la participación social efectiva, la rendición de cuentas, la transparencia y la buena gobernanza, donde el apego a las normas ISSAI y el seguimiento al logro de los ODS de Naciones Unidas resulta también preponderante”.